Aunque las llantas son uno de los elementos más importantes del automóvil, por lo regular no se les presta la atención que debería.

A veces por el tiempo que puede llevar el traslado a un taller mecánico o estación de servicio, otras por desconocimiento o incluso por querer ahorrar en su cuidado.

Otra situación es que las llantas pasan más tiempo de lo pensado en los autos, muchas veces en condiciones que pueden poner en riesgo la seguridad.

Considerando que las llantas de un auto son piezas fundamentales para su funcionamiento, pues proporcionan seguridad y estabilidad al momento de conducir, que se presente un desperfecto en alguna de ellas puede provocar serios accidentes, sobre todo a altas velocidades.

4 consejos para que las llantas duren más

Debido a que los neumáticos son piezas fundamentales en tu automóvil, hay que tomar una serie de consejos para mantenerlos en buen estado durante mucho tiempo.

  1. Comprobar la presión de los neumáticos con regularidad: La presión de los neumáticos debe ser la adecuada para el tipo de vehículo y las condiciones de conducción. Una presión incorrecta puede provocar un desgaste prematuro de las llantas, un aumento del consumo de combustible y una disminución de la estabilidad.
  2. Inspeccionar los neumáticos regularmente: Buscar signos de desgaste, daños o pinchazos. Si se encuentra algún problema, hay que llevar el coche a un taller para que lo revisen.
  3. No sobrecargar el vehículo: Esta situación puede provocar un desgaste prematuro de los neumáticos.
  4. Cambiar los neumáticos cuando sea necesario: La mayoría de las llantas tienen una banda de rodadura con una profundidad mínima de 1.6 mm. Si la banda de rodadura está por debajo de esta profundidad, es hora de cambiar los neumáticos.
[object Object]

Consejos adicionales

Además de lo anterior, es importante seguir esta serie de tips para hacer que las llantas tengan una larga vida útil:

Rotar las llantas cada 6,000-8,000 kilómetros: Esta acción ayuda a que se desgasten de manera uniforme.

Alinear las ruedas con regularidad: Una alineación incorrecta puede provocar un desgaste prematuro de los neumáticos.

Evitar conducir sobre superficies irregulares o con baches: Estas superficies pueden dañar los neumáticos.

Cuidar los neumáticos del sol y el calor: El sol y el calor pueden provocar un desgaste prematuro de los neumáticos.