Tamaulipas

El obispo Antonio González generó controversia al señalar que “usar cubrebocas era no confiar en dios”; renunció por motivos de salud

El obispo de la Diócesis de Ciudad Victoria, Antonio González Sánchez presentó su renuncia al cargo por motivos de salud.

Previamente, el obispo Antonio González había generado controversia al señalar durante una ceremonia religiosa que usar cubrebocas era no confiar en dios”.

La renuncia del obispo, de 73 años, se dio por padecimientos de salud relacionados con el Alzheimer.

En espera del nombramiento del nuevo obispo queda asignado como Administrador Apostólico el monseñor Rogelio Cabrera López.

Papa Francisco acepta renuncia del obispo Antonio González Sánchez

Papa FranciscoAFP

El papa Francisco aceptó el 30 de marzo la renuncia como obispo de Victoria, Tamaulipas, del monseñor Antonio González Sánchez.

La decisión fue anunciada este martes por la oficina de prensa de la Santa Sede; sin embargo, no especificó las razones de la renuncia.

Dicha noticia fue publicada este martes en L’Osservatore Romano al mediodía hora local de Roma.

En la misiva, firmada por Alfonso G. Miranda Guardiola, Obispo Auxiliar de Monterrey y Secretario General de la CEM “se agradece el servicio pastoral de Monseñor Antonio, pedimos a dios por su salud, de igual manera oramos por esta nueva encomienda y servicio Episcopal de Mons. Rogelio en la Diócesis de Ciudad Victoria”.

Durante la ceremonia en febrero de este año, González Sánchez indicó que su postura es en contra del uso de cubrebocas, pues dijo que la utilización del aditamento para prevenir un contagio de Covid-19, significa no confiar en dios.

Fue durante la misa dominical de ayer 14 de febrero, que el obispo de la diócesis de Ciudad Victoria se pronunció acerca del uso del cubrebocas, el cual dijo, personalmente no utiliza, aunque ello signifique estar expuesto a un posible contagio de Covid-19.

Al respecto, el obispo indicó que está consciente de que no es inmune a ninguna enfermedad, no obstante afirmó que el recurrir a la medida sanitaria significa que no se confía en dios, aunque afirmó que su mensaje no significaba que otras personas tampoco deban utilizarlo.