Chiapas

Dotan a comunidades de Chiapas con sistemas de captación de agua

Captación de agua.Cortesía.

Se han construido 39 plantas tratadoras de aguas residuales en los últimos tres años, destacando la de Tuchtlán, con capacidad para sanear 320 litros por segundo.

Oxchuc, Chiapas.- El gobierno de Chiapas implementa una política integral de gestión de recursos hídricos bajo principios de manejo sustentable, enfocada al cuidado del medio ambiente y al desarrollo social y económico, lo que se traduce a mayor infraestructura y mayor participación ciudadana.

Ejemplo de lo anterior, son las inversiones realizadas en la construcción de 39 plantas tratadoras de aguas residuales en los últimos tres años, destacando la de Tuchtlán, con capacidad para sanear 320 litros por segundo.

Asimismo, con la inversión conjunta entre el gobierno estatal, la Comisión Nacional del Agua (Conagua), la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) y la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), de 981 millones 279 mil pesos se amplía la red de agua potable para la construcción de 75 sistemas y la red de drenaje mediante 17 sistemas.

En el último trienio, además, se ha concretado la instalación de 46 mil 322 tomas domiciliaras de agua y más de 17 mil conexiones de drenaje.

Y, específicamente, en las localidades de difícil acceso, principalmente por estar ubicadas en las zonas montañosas, en el último año se construyeron dos mil 353 tanques de captación pluvial, con unas inversión de 98 millones de pesos, con los que suman cinco mil 27 tanques de 2013 a la fecha.

Asimismo, se han instalado cinco plantas purificadoras y construido 18 ollas de captación pluvial, con una inversión de 16.5 millones de pesos.

La construcción de la olla de captación pluvial ha cambiado drásticamente la vida de los habitantes de la localidad de Buenavista, en el municipio de Oxchuc, a poco más de cien kilómetros de Tuxtla Gutiérrez, también en los Altos de Chiapas. Y de eso, da testimonio el indígena Daniel Méndez.

Años atrás, las 60 familias de Buenavista caminaban dos horas para ir por agua a una vertiente. Ahora reciben el suministro desde una olla de 25 por 25 metros construida sobre las faldas de uno de los cerros más altos del municipio, donde se desarrollaban enfermedades como el tracoma, consecuencia de la carencia hídrica.

“Ahora estamos bien”, dice Daniel, y dos hombres jóvenes que lo acompañan al mediodía de este sábado, asienten con la cabeza. “Tenemos la olla, y en cada casa tenemos un tinaco de 10 mil litros”, agrega Santiago López.

“Aún nos queda agua en los tinacos; por eso todavía no abrimos las llaves de la olla”, comenta Daniel.

Hace poco, mediante una estrategia implementada entre el gobierno federal y el del estado, se dotó a las familias de tinaco por casa.

En un estado con una precipitación promedio anual de mil 800 milímetros, el adecuado manejo de las aguas de lluvias ha pasado a ser uno de los factores principales para impulsar el desarrollo social en las comunidades más necesitadas.

Por ello, aquí en Buenavista, cada casa, aparte de beneficiarse con el agua que llega de la olla, está equipada con un sistema de captación pluvial.

“Son cosas que nos han enseñado, en estos años” –dice sonriente Daniel.

Y Santiago López lo secunda: “Con agua, ya podemos trabajar mejor en las siembras. Tenemos agua, para beber, para vivir. Y ahora, a un mes de que empiece a llover, ya estamos preparando las tierras para sembrar, maíz y frijol”.

Con el 38.1 por ciento de su Población Económicamente Activa (PEA) inmiscuido en el sector primario, Chiapas en los últimos tres años ha creado una sinergia entre la gestión responsable de los recursos hídricos y la producción agrícola, porque este es el sector que más agua demanda.

Esto ha llevado a la construcción de 86 obras, entre ollas de agua, tanques de almacenamiento y presas de mampostería, mediante el componente Conservación y Uso Sustentable de Suelo y Agua (Coussa), en beneficio de casi mil hectáreas, con una inversión de más de 132 millones de pesos.

En tres años se han invertido 447 millones 531 mil pesos para la instalación de 112 sistemas de riego en ocho mil 566 hectáreas de cultivos; asimismo, se le ha dado mantenimiento a 128 unidades de riesgo con una inversión superior a los 137 millones de pesos.

Asimismo, a través de los programas de modernización y tecnificación de unidades de riego; estabilización de cuencas y acuíferos y rehabilitación; modernización y equipamiento se han mejorado otras infraestructuras de riego, con una inversión superior a los 82 millones de pesos.

Cabe destacar que estas acciones ejecutadas en Chiapas en favor del desarrollo sostenible a partir del buen uso, aprovechamiento y cuidado del agua, alineadas a los Objetivos de Desarrollo del Milenio y a la Agenda del Agua 2030, están acompañadas de estrategias relacionadas con el fortalecimiento de una nueva cultura en el manejo del vital líquido y la conservación.

Una de ellas es el trabajo coordinado entre las Juntas Intermunicipales de Cuencas, que involucra a los ayuntamientos, académicos y organismos civiles en tareas de restauración ecológica y manejo de las áreas naturales protegidas, que también impactan en el cuidado y la conservación del agua, como en el caso Cuenca del Cañón del Sumidero.

Asimismo, mediante la suma de esfuerzos con la Comisión Nacional del Agua (Conagua), se han realizado estudios y la reconstrucción de infraestructura de protección en 14 ríos y dos arroyos, con una inversión de 223 millones 11 mil pesos, principalmente en las regiones Costa y Soconusco.

En tanto que, con una inversión de superior a los 16 millones de pesos se han fortalecido las acciones desarrolladas por las gerencias operativas de dos consejos, una comisión y 11 comités de cuenca, y dos comités de playas limpias.

El gobierno de Manuel Velasco Coello ha sostenido que para lograr un verdadero cambio en la participación individual y social en torno al uso sustentable del agua, es necesario dejar en claro entre la sociedad la importancia que tiene el agua en el bienestar colectivo; en el desarrollo económico, y en la preservación de la riqueza ecológica.

En este tenor, se ha implementado el programa Educar con Responsabilidad Ambiental (ERA), así como la apertura de Espacios de Cultura del Agua (ECA) y la construcción de la Sala del Agua en la capital del estado, a fin de generar una conciencia ambiental en las nuevas generaciones de chiapanecos.

Estas acciones no tendrían eco en el estado sureño sin la participación de personas como Agustín, quien desde su paraje, en San Juan Chamula, cuida el uso del agua. De modo que la administración chiapaneca, en alianza con los tres órdenes de gobierno, y con la participación activa de la sociedad, trabaja para que el vital líquido esté al alcance de quien más lo necesita, para bien de su salud, de su economía y del desarrollo de todo el estado.