CDMX

Protestas en redes superan imágenes de violencia tras feminicidios de Ingrid y Fátima: Estudio

Protesta por Ingrid Escamilla.Mario Jasso / Cuartoscuro

Los mensajes de justicia para las víctimas han superado a aquellos que propagan imágenes de violencia. 

México.- Un reporte del laboratorio Signa_Lab del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Occidente (ITESO) reveló que los feminicidios de Ingrid Escamilla y de Fátima Cecilia, supusieron una nueva manera de protesta efectiva desde el discurso en redes sociales para combatir la violencia y el horror con los que ambos casos fueron exhibidos.

Hace algunos días, el laboratorio interdisciplinario para la comprensión multidimensional del mundo sociodigital, publicó su análisis “Ingrid Escamilla: apagar el horror” en el cual revisaron la actividad en Twitter con el caso de este feminicidio ocurrido el 9 de febrero pasado en la CDMX.

Como parte de los resultados, se obtuvieron dos momentos de movilización: primero cuando se filtraron algunas imágenes del feminicidio, las reacciones fueron de miedo, dolor y tristeza, pero otros comentarios fueron de personas “atravesadas por la normalización de la violencia” y viralizaron una “cultura del horror”.

El segundo momento de protesta en Twitter ocurrió cuando los usuarios comenzaron a compartir imágenes y discursos contra la revictimización de Ingrid, lo que “redireccionó de manera muy rápida la narrativa que se imponía con la circulación de imágenes de su cuerpo ultrajado”, dijo Signa_Lab.

Exigimos justicia para #IngridEscamilla. El año pasado se registraron alrededor de 3mil feminicidios. Ingrid, como todas las mujeres víctimas de violencia de género en este país, merecen un proceso de justicia digno. Signa_Lab monitorea la conversación en redes. Aquí un adelanto. pic.twitter.com/opDCpmzngw

— Signa_Lab ITESO (@Signa_Lab) February 11, 2020

Ingrid fue brutalmente asesinada. Entre el coraje y dolor, las redes se convirtieron en espacios de propagación del horror. La inteligencia y los afectos colectivos irrumpieron para apagar el horror y exigir justicia.

“Ingrid Escamilla: apagar el horror” https://t.co/To9y0kCYFG pic.twitter.com/LErJ46MOxj

— Signa_Lab ITESO (@Signa_Lab) February 17, 2020

En el informe, el laboratorio del ITESO señaló que con el caso de Ingrid Escamilla se exhaltó la capacidad de los usuarios para organizarse desde la colectividad y hacer frente a un discurso violento con paisajes e “imágenes bonitas” que se viralizaron.

Normalización de la violencia y cultura del horror

Signa_Lab enlistó tres aspectos que contribuyeron a la propagación y fortalecimiento de la normalización de la violencia con el feminicidio de Ingrid: la cobertura mediática “espectacularizante”, la reproducción de la violencia con comentarios de la burla o la condena a la víctima y las búsquedas de información en internet “que sólo capturan la brutalidad sin contexto estructural”.

En el caso de Fátima Cecilia, la organización analizó los hashtags utilizados desde que se hizo pública su aparición sin vida: #fátima, #justiciaparafátima y #justiciaparatodas, “que representan el dolor, enojo y exigencia de las mujeres hacia las autoridades por su falta de empatía y el tratamiento del tema de los feminicidios y la violencia contra las mujeres en el país”.

#JusticiaParaFátima: Compartimos un adelanto, en este breve reporte, del seguimiento a la discusión en redes sobre el caso de la pequeña Fátima. #JusticiaParaTodashttps://t.co/zDgMZjz6GI pic.twitter.com/oP5DReU5H3

— Signa_Lab ITESO (@Signa_Lab) February 20, 2020
“Destaca, la condición femenina y la edad de Fátima, como el eje principal para lamentar el asesinato; un segundo hilo es la exigencia de justicia y, el tercero en importancia, es el 'reparto' de culpas por lo sucedido”.Signa_Lab

Con sus informes, Signa_Lab tienen el objetivo de visibilizar un aspecto de más de la violencia contra las mujeres: la lucha que se hace desde redes sociales, y que repercuten en la exigencia de justicia, reparación del daño de las víctimas y colectividad para enfrentar el horror que significan los asesinatos de mujeres y niñas.