21 de enero de 2022 | 03:24
Internacional

Suspenden funeral porqué el cuerpo dentro del ataúd ‘se movía’

Por cuestiones religiosas, la familia no permitió realizarle una autopsia al cuerpo antes de ser colocado en el ataúd.
Ataud
Compartir en

En Ecuador, un funeral tuvo que suspenderse debido a que el cuerpo que estaba dentro del ataúd, ‘se movía’.

La familia impidió que la ceremonia continuara luego de ver que, en contra del informe médico, Jaime Portilla Párraga podía estar vivo.

Los hechos ocurridos en el funeral, se volvieron virales en el país.

El funeral era de Jaime Portilla Párraga; tuvo una “muerte instantánea” por accidente automovilístico

El pasado fin de semana, Jaime Portilla Párraga, persona de quien se celebraba el funeral, sufrió un accidente en carretera mientras competía en una carrera clandestina de motocicletas.

Según se informó en medios locales, el joven de 26 años tuvo una “muerte instantánea” luego de ser impactado por otro vehículo.

Debido a que la familia tiene creencias cristianas, no se autorizó que los médicos realizaran una autopsia al cuerpo de Jaime.

Así, este fue colocado dentro del ataúd y llevado a la iglesia donde sería el funeral.

El cuerpo comenzó a ‘moverse’ durante el funeral

Mientras el sacerdote de la iglesia llevaba a cabo el funeral, testigos aseguraron que el cuerpo dentro del ataúd comenzó a ‘moverse’.

Cuando la familia se percató de los “movimientos extraños”, sacaron de inmediato el cuerpo y comenzaron a orar.

Pese a que los padres del joven pidieron a ‘dios’ que “hiciera resucitar a su hijo”, el cuerpo solo “presentaba ligeros movimientos musculares”; casi imperceptibles, según se dijo.

Durante un par de días, el ataúd fue puesto en una habitación de la iglesia. Toda vez que la familia esperaba que el joven ‘se levantara’ en una especie de milagro.

Finalmente, las autoridades locales exigieron trasladar el cuerpo a un hospital cercano para brindarle atención médica.

Pese a la fe de la familia, Jaime Portilla Párraga fue declarado muerto una vez más.

“Para dios no hay imposibles, mi hijo tenía signos vitales y cuando se accidentó los médicos dijeron que ya estaba sin vida, cuando no fue así, él tenía signos vitales, pero no lo quisieron atender en el hospital”, sentenció el papá del joven.