22 de octubre de 2021 | 01:40
Internacional

Estados Unidos responde ataque en Afganistán y mata a “planeador” del Estado Islámico

Estados Unidos respondió al bombardeo suicida en el Aeropuerto de Kabul, Afganistán.
Atentado suicida en aeropuerto de Afganistán
Compartir en

Estados Unidos comenzó la respuesta contra el Estado Islámico por el ataque que sufrió en el Aeropuerto de Kabul, Afganistán, y de acuerdo con el gobierno del país, mató a “un planeador” del Estado Islámico-K.

El vocero del Comando Central de Estados Unidos, Bill Urban, indicó que la muerte del “planeador” del Estado Islámico-K se dio con un ataque con drones, en la provincia de Nangahar, de Afganistán.

No habría otras personas muertas tras la respuesta de Estados Unidos contra el Estado Islámico.

Este ataque fue la respuesta de Estados Unidos a un bombardeo suicida del Estado Islámico-K, considerado una facción alejada del Estado Islámico.

Dicho ataque suicida dejó un saldo total de 175 muertos. De estos, 160 son afganos, 13 personal militar y 2 personas del Reino Unido.

Se desconoce si la persona que murió en el ataque con drone de Estados Unidos tuvo que ver con el bombardeo suicida del Estado Islámico-K.

Atacan el Aeropuerto de Kabul

El ataque vivido en el Aeropuerto Internacional de Kabul es uno de los más letales en las casi 2 décadas de ocupación de Estados Unidos en el país asiático.

Estados Unidos ha comenzado a advertir a sus ciudadanos que se vayan del Aeropuerto Internacional de Kabul, ante otro posible ataque terrorista, en medio de las evacuaciones de personas por la toma de control del Talibán.

Estados Unidos está retirando sus tropas de Afganistán. Entre las acciones que ha realizado últimamente, con este fin, se encuentra la destrucción de una base de la CIA afuera del Aeropuerto de Kabul.

Esto con el fin de que cualquier equipo de los estadounidenses no caiga en manos del Talibán.

El Talibán ya tiene posesión de Kabul y con ello comenzarán a cambiar las cosas para el país asiático. Ante ello, miles de afganos buscan salir de la nación, por temor a un gobierno estricto.