viernes 20 de julio de 2018 | 12:12
Internacional

ONGs y no autoridades de EU, son quienes han reunido a familias de migrantes separadas

Redacción SDPnoticias.com mar 10 jul 2018 00:27
Foto propiedad de: Tomada de video

La administración del presidente Donald Trump ha dejado ver que no tiene un método ni estrategia para enfrentar este problema.

México.- El Gobierno de Estados Unidos dio a conocer que no cumplirá con el plazo que le fijó un juez para reunir a los niños migrantes menores de 5 años que fueron separados de sus padres en la frontera, pues mañana martes 10 de julio, cuando se cumple la fecha límite, sólo podrá entregar a entre 54 y 59 menores de edad a sus progenitores.

La administración del presidente Donald Trump tiene hasta el próximo 26 de julio para reunificar a los demás menores, situación que muchos dudan que se cumpla, ya que las autoridades han dejado ver que no tienen un método ni estrategia para enfrentar este problema y quienes van resolviendo caso por caso son las propias familias afectadas, apoyadas en su mayoría por organizaciones civiles, como ha sucedido con la familia Godínez, que narró su caso al noticiero En Punto, de Televisa.

El 1 de mayo la familia Godínez salió de Huhuetenango, Guatemala, hacia los Estados Unidos. Primero salieron Buenaventura, enfermera de profesión, con su hijo Pedro, de 8 meses de edad. En San Luis Arizona, la mujer fue detenida por el servicio de migración y aduanas (ICE, por sus siglas en inglés).

“Me detuvieron una semana en la cárcel […] Y el bebé, sí lo tuve conmigo. Por poco se muere el bebé porque le dio una gran infección […] y yo pedía auxilio, yo pedía ayuda a la migración. Llevaron a mi hijo al hospital pero sin medicación. Estuvo 3 días con fiebre y yo lloraba porque pensaba que mi hijo se iba a morir”, recordó Buenaventura Martín Godínez.

El 16 de mayo la mujer fue liberada bajo una amnistía y le permitieron viajar a Miami, donde tiene familia. Ese mismo día, su esposo Pedro fue detenido en el mismo punto fronterizo con su hija Jeanete, de 9 años y enviado a una cárcel en Atlanta, la niña fue trasladada a un centro de detención en Michigan.

Buenaventura no supo de ella hasta que un mes después una trabajadora social llamó a la familia de Miami.

“Cada vez que me acostaba me levantaba pensando en mi hija, en mi esposo. […] A veces me pongo a llorar un buen tiempo para sacar lo que llevo adentro”, comento Buenaventura.

La mujer logró contactar a Nora Sandigo, de Children Foundation, quien de inmediato buscó reunificar a madre e hija.

“En un tiempo récord, en una semana logramos conseguir abogado, conseguimos hacer la presión necesaria en el lugar donde se encontraba la niña Jeanete. […] Esta criatura estuvo mes y medio sin conocer a nadie, llorando, con dolor, con fiebre, con problemas en sus dientes”, señaló Nora Sandigo.

Tras dos meses sin verse, Buenaventura y Jeanete se reencontraron en el Aeropuerto de Miami el pasado 1 de julio.

“Mi hija llegó mal […] Le dio una gran infección en los dientes y cuando ella me llamaba me decía que lloraba porque tenía mucha fiebre, porque se le explotaba la cabeza […] y yo, ¿qué podía hacer?, lamentó Buenaventura.

Este fin de semana, Buenaventura y sus dos hijos tuvieron el valor de salir a la calle en Estados Unidos. 

“Me sentí muy feliz porque dije gracias a Dios que me dio la oportunidad otra vez de ver a mi hija, porque yo cuando ella estaba separada de mi, yo escuchaba en las noticias que decía que el presidente va a dar a los niños en adopción, entonces dije qué va a ser de mi hija. Yo empecé a pedir perdón a Dios por todo lo que estamos pasando”, recordó Buenaventura.

Ahora, la mujer y su familia esperan con miedo la sentencia de su esposo Pedro, quien sigue encarcelado en Atlanta y a la espera de ser deportado.