Geek

'Scott Pilgrim vs. The World: The Game'; como regresar a 2010 (RESEÑA)

Scott PilgrimUbisoft

'Scott Pilgrim vs. The World: The Game' es un gran viaje a la década pasada.

La historia de 'Scott Pilgrim vs. The World: The Game' es un tanto curiosa, pues es el juego de culto, de un cómic de culto, que inspiró una película de culto, que fue borrado de la existencia por varios años debido a problemas de licencias entre Ubisoft, Bryan Lee O'Malley, Universal y Oni Press.

Aún así el mundo no lo olvidó y para conmemorar el décimo aniversario del filme, todos los involucrados decidieron olvidar sus diferencias, trayendo de regreso a 'Scott Pilgrim vs. The World: The Game' para casi todas las consolas actuales.

Básicamente estamos hablando del mismo juego que saliera en la época del PS3 y Xbox 360, aunque con algunos agregados interesantes, como dos nuevos personajes, multiplayer online y algunos modos extra; que mantienen el juego divertido, aunque honestamente ya no es tan fresco como en antaño.

Scott PilgrimUbisoft

'Scott Pilgrim vs. The World: The Game' y su tosca jugabilidad

'Scott Pilgrim vs. The World: The Game' es un título de acción en 2D, que se basa en los juegos más populares de los 90, como 'Final Fight', TMNT: Turtles In Time' o 'The Simpsons Arcade Game', donde tienes que derrotar a todos los enemigos en pantalla para llegar a un jefe final.

En este caso, deberemos de pasar varios escenarios derrotando a los "7 Ex-Novios Malvados" de Ramona Flowers, para esto podremos elegir a 6 personajes: Scott, la misma Ramona, Kim, Stephen, y los agregados, Wallace y Knives. Todos comparten las mismas habilidades, aunque tienen ciertos elementos que los diferencian.

Scott PilgrimUbisoft

En otras palabras, si jugaste el título en el 2010, en realidad no hubo ningún cambio real; tanto para bien como para mal, ya que el interactivo se mantiene divertido, con un buen reto, lleno de referencias y que se disfruta mucho con amigos.

Lamentablemente la movilidad se mantiene muy toscas, sea que uses la cruz (D-Pad) o el stick para moverte, no importa el personaje que uses, siempre sentirás que tu avance no es fluido, lo que también impide que puedas ejecutar tus ataques de manera adecuada, cosa que es frustrante en más de una ocasión.

Los nuevos modos le dan variedad a 'Scott Pilgrim vs. The World: The Game'

Además de la batalla en contra de la Liga de Ex-Novios Malvados, 'Scott Pilgrim vs. The World: The Game' tiene 4 nuevos modos de juego, los cuales le dan un poco de variedad a la obra, por si ya te aburriste de la campaña principal.

Tenemos el Boss Rush, donde te enfrentas a todos los jefes uno tras otro; Survival Horror, que consiste en resistir lo más posible en embate de hordas de zombies; Battle Royale, 4 jugadores se enfrentan y el último en pie gana; y Dodge Ball, una versión virtual de quemados.

Scott PilgrimUbisoft

Todos estos modos (con excepción de Battle Royale) se pueden jugar sólo o con amigos de manera local. Tocado este punto, no podemos olvidar la opción de multijugador online, la cual le agrega un cierto toque a la obra, permitiéndote jugar con tus amigos sin necesidad de que estén en tu casa.

En general todos y cada uno de los nuevos modos están muy bien pensados, haciendo una pequeña diferencia con respecto a la versión original, lo cual agradará mucho a los veteranos que en su momento llegaron a explorar toda la obra.

Ubisoft nos da un agradable golpe de nostalgia

'Scott Pilgrim vs. The World: The Game' no ha cambiado mucho en realidad, eso no es malo, el mover mucho de la obra hubiera afectado su esencia que trata de hacer referencia a los juegos clásicos; lo curioso es que se ha vuelto una especie de meta referencia, pues esta obra en sí misma ya es un juego clásico.

Eso sí, no tiene el mismo efecto que cuando fue lanzado: su gameplay ha sido superado y sus elementos "cool" ahora se ven descontextualizados, lejos está ese juego curioso e interesante de hace 10 años; basta decir que también afecta el que no tenga ahora un material base, como lo fue en su momento la película.

A pesar de todo, el título sigue valiendo por sí mismo, dando mucha diversión. Es como reencontrarte con un amigo al cual ya no sabes cómo tratar; aunque después de un rato entras en confianza, recordando el por qué te agradaba tanto.