Geek

Detectan onda gravitacional de dos agujeros negros; expertos no pueden explicarlo

Agujero negroNASA/JPL-CALTECH

Este choque entre agujeros provocó una explosión con la fuerza de 142 soles.

Un grupo de científicos ha detectado una colisión entre dos agujeros negros que ocurrió hace 7 mil millones de años; no obstante, sus señales apenas fueron recibidas en la Tierra. 

Los agujeros negros, que eran 66 y 85 veces más grandes que el Sol, se acercaron girando uno alrededor del otro hasta que inevitablemente chocaron haciendo una enorme explosión.

Los expertos aseguran que se trata de una de las colisiones más grandes jamás observadas, misma que fue captada por los detectores LIGO en Estados Unidos y Virgo en Italia, además de provocar ondulaciones en el espacio-tiempo, tal y como Einstein decía hace más de un siglo.

Estas ondulaciones provocadas viajan a la velocidad de la luz en todas direcciones; sin embargo, al llegar a la Tierra las ondas son muy débiles, por lo que se requiere mucho tiempo de estudio para determinar su origen.

La clasificación de los agujeros negros

El estudio recién publicado, determinó que el choque se produjo antes de que la Tierra y el Sistema Solar se formara; pero aun incluso con las leyes de la física y relatividad, los expertos aún no han podido explicar este fenómeno.

Hasta el momento, los astrofísicos solo habían sido capaces de detectar dos tipos de agujeros negros: los estelares que eran entre cinco y 100 veces mas masivos que el Sol, y los supermasivos, que viven en el centro de las galaxias y son miles de millones de veces mas grandes que una estrella.

Aunque investigadores estaban seguros de que debía existir algo intermedio, aún no tenían las pruebas para afirmarlo. Hay que recordar que los agujeros negros son objetos muy densos y que su fuerza atrae cualquier cosa que caiga en ellos, incluida la luz.

Al chocar estos dos agujeros negros, crearon un monstruo de una masa 142 soles, mientras que la onda expansiva curvó el espacio y el tiempo al viajar a la velocidad de la luz.

Este descubrimiento ha sido declarado como el mayor y más importante en el campo desde el 2016, cuando se detecto por primera vez una onda gravitacional; pues pone de cabeza todas las teorías conocidas hasta el momento sobre los agujeros negros y las ondas.

Con información de El País y Xataka.