August 15, 2019 03:27

¿Subiste de peso? Dormir con la tele o la luz prendida podría ser la razón

luz encendida
luz encendidaChristopher Jolly / Unsplash

Algunos hábitos a la hora de dormir son más dañinos de lo que crees.

Los malos hábitos de sueño son bastante comunes y es probable que nadie se salve de tener al menos uno a lo largo de su vida. ¿O vas a decir que tú nunca revisas el celular antes de dormir o que jamás dejas prendida la tele? 

El problema es que aunque no te des cuenta, estos pequeños comportamientos causan estragos en tu salud y hablando específicamente de la costumbre de dormir con la televisión o la luz prendida, un estudio encontró que esto aumenta las probabilidades de que las mujeres aumenten de peso. 

Puedes leer: ¿Quieres bajar de peso? El mal humor es tu peor enemigo

El estudio realizado por las investigadoras Dale Sandler y Yong-Moon Mark Park del Instituto Nacional de Ciencias de la Salud y el Medio Ambiente, en Carolina del Norte, realizó una encuesta a casi 4 mil mujeres y llevó un seguimiento de 5 años, tiempo en el que se hicieron preguntas sobre el lugar de residencia (ambiente rural o urbano), nivel de ingresos y peso.  

A partir de los primeros datos, las mujeres fueron clasificadas según su nivel de exposición a la luz artificial durante la noche; esto incluía las luces que podrían entrar por una ventana, pequeños focos de aparatos dentro de la habitación, televisión y focos encendidos. 

¿Subiste de peso? Dormir con la tele o la luz prendida podría ser la razón

Foto: Martim Braz / Unsplash

Fue así que al analizar los datos, las investigadoras encontraron que las voluntarias expuestas a luz artificial durante el sueño, tuvieron 17% más probabilidades de subir 5 kilos o más durante el lapso del estudio. 

Recomendamos: Comer pastel de chocolate ayuda a bajar de peso

¿Qué tiene qué ver la luz con el peso?

Aunque es bien sabido que si quieres bajar de peso el descanso es tan importante como el ejercicio, quizá la relación de la luz con todo esto no parezca muy clara. 

Resulta que la luz podría actuar como un factor de estrés crónico que interrumpe la liberación de las hormonas que se encargan de regular la ingesta de alimentos y el ritmo cardiaco. 

Por otro lado, la exposición prolongada a la luz artificial hace que los relojes internos de nuestro cuerpo se alteren. 

Ahora que lo sabes, busca bloquear cualquier entrada de luz al lugar en donde duermes, no sólo por el peso sino por tu salud en general. 

Con información de AFP. 

0
comments
view comments