Estilo de vida

Conoce a Rooney, el perro que tiene tos de fumador

A pesar de que su dueña no fumaba cerca de él, este can enfermó por el tabaco.PDSA

Debido a que la tos empeoraba, su dueña decidió dejar de fumar.

Las personas que fuman lo hacen conscientes de que el tabaco les hará daño y aún así, mantienen el vicio por muchos años pero, ¿qué pasa cuando se dan cuenta de que ese humo también le hace daño a las mascotas?

Está demostrado científicamente que el tabaco perjudica las mascotas. Varios estudios serios han demostrado que el humo del cigarrillo daña la salud de los animales, especialmente perros, gatos y pájaros, provocando enfermedades como rinitis aguda y cáncer de pulmón.

Aquellos animales con un hocico más grande, son más propensos a padecer alguna enfermedad relacionada con el tabaco, ya que se impregnan de sustancias nocivas que a la larga, pueden hacer que enferme e incluso que muera.

Existen estudios que confirman que un perro que habita con fumadores muy activos tiende a desarrollar cáncer de pulmón en 1 de cada 2 casos. Así que a la próxima que fumes cerca de tus mascotas, mejor ten en cuenta el caso de Rooney, un Jack Rusell que tosía como si hubiera fumado 20 tabacos al día.

Conoce a Rooney, el perro que tiene tos de fumador

Los veterinarios advirtieron a Kathleen, dueña de Rooney, que su vicio estaba enfermando al perro y empeorando su tos.

"Tomé su consejo y decidí dejar de fumar inmediatamente. Desde entonces no he vuelto a fumar y estoy muy contenta de haberlo hecho porque la diferencia de Rooney es increíble. Ahora la tos es casi inexistente y parece estar mucho mejor”, declaró la mujer de 68 años.

Los fumadores pasivos siempre se han relacionado con enfermedades potencialmente mortales, incluyendo el cáncer de pulmón y enfermedades del corazón. Veterinarios aseguran que el impacto del tabaquismo pasivo en los animales domésticos también es peligroso pero es menos reconocido.

Los gatos también desarrollan tumores malignos; si bien su incidencia es menor, tienden a intoxicarse debido a que su lengua se cubre de sustancias tóxicas y cancerígenas del tabaco y al lamerse, pueden contagiarse.

Con información de Metro.