Consumo de sal podría causar demencia

Sal salero
El consumo de sal puede causar daños en el cerebro.Edi Libedinsky / Unsplash

La sal modifica la producción de una proteína vital para el funcionamiento neuronal. 

Prácticamente podría decirse que cualquier cosa que consumamos en exceso puede resultar nociva para la salud tanto a corto, como a largo plazo, pero definitivamente hay algunas cosas mucho mas dañinas que otras y cuyos estragos pueden notarse más pronto y en mayor medida. Una de ellas es la sal.

Ya sabemos que consumir sal en exceso y de manera prolongada puede causar problemas con la circulación, la presión arterial, los riñones y el hígado, pero recientemente una desventaja más se agregó a la lista: la sal puede afectar a las neuronas y causar demencia.

Una investigación realizada por científicos del Weill Cornell Medical College de Nueva York encontró que el consumo excesivo de sal causa deficiencia de óxido nítrico compuesto, una sustancia vital para la salud vascular del cerebro; además de producir cambios en la proteína tau, relacionada con el desarrollo de Alzheimer.

La proteína tau está encargada de crear la conexión entre las neuronas y a transportar materiales y nutrientes que les permiten funcionar correctamente y el estudio demostró que la disminución en la producción de óxido nítrico afecta estas proteínas.

Para llegar a tales conclusiones, el equipo científico liderado por Constantino Iadecola, director del Instituto de Investigación de Mente y Cerebro Feil Family, y de la profesora de Neurología en Weill Cornell Medicine, Anne Parrish Titzell, observaron los cambios que hubo en un grupo de ratones que fueron alimentados con dosis hasta 16 veces más altas que las recomendado.

En primera instancia, los científicos notaron que los ratones comenzaron a tener problemas para concluir ciertas tareas y que su memoria se deterioró, lo que indicaba una posible demencia en ellos. Creyeron que las dificultades a nivel cerebral se debían a que el flujo de sangre había disminuido, pero luego descubrieron que el cambio no era tan drástico como para conseguirlo.

Tras algunas pruebas más, los científicos descubrieron que no fue el flujo sanguíneo lo que causó la aparente demencia, sino los cambios en la tau.

0
comentarios
Ver comentarios