17 de enero de 2022 | 03:49
Estilo de vida

    ¿Por qué no debes dejar de consumir trigo?

    “No hay alimentos malos o buenos. Eso depende de cómo se preparan o consumen”, señalan nutriólogas.
    Trigo y harina.
    Compartir en
    Por Liz

    Los cereales han sido consumidos por los humanos desde hace miles de año. El arroz y el maíz fueron la base de la alimentación de las culturas más importantes alrededor del mundo. Aunque sin dudar, el trigo ha sido el más exitoso de los cereales a través de la historia.

     Hoy se cultiva en casi todo el planeta; con la espiga dorada de la alimentación se hornean pan en general y galletas de todo tipo; se producen pastas, cerveza, cereales y pan de caja y hasta carne vegetal.

    Pero su consumo está sufriendo un embate en las sociedades occidentales por modas y movimientos en la nutrición sin sustento científico. Como la tendencia de comer productos sin gluten, la proteína del trigo y otros cereales. “El hecho es que no hay evidencia científica que avale que dejar de consumir el gluten de los cereales sea más saludable cuando no se está enfermo de celiaquismo”, explica el gastroenterólogo certificado Emilio Bermúdez.

     Como varias nutriólogas consultadas –Ana María González, Valeria Rubio y Mariana Velázquez- confirman: “No hay alimentos malos o buenos. Eso depende de cómo se preparan o consumen”.

    Es el caso del trigo, “que aporta una buena cantidad de carbohidratos, fuente de energía de nuestro cuerpo. Sin ellos no hay forma de que funcionemos. Más o menos el 50% de la energía que ocupamos en el día, proviene de los carbohidratos”, explica la nutrióloga Raquel Pérez de León.

    Además, este cereal aporta vitamina B y minerales a nuestra dieta y por supuesto, la importantísima fibra dietética, que protege la digestión y modula el azúcar en nuestra sangre, cuando se conserva la cascarilla o salvado del grano, como en el pan integral.

    Comer o no trigo no debe ser tema de un régimen alimenticio de moda. Es un grano que encaja perfectamente en nuestra dieta de muchas maneras. Un buen sándwich, con jamón de pavo o queso, un poco de mayonesa o mantequilla y algunos vegetales, como el jitomate y la lechuga, conforman un platillo saludable y equilibrado, tal cual recomiendan las autoridades de salud de México en el Plato del Bien Comer.

    Si volvemos a la polémica del gluten, habría que finalizar con lo publicado por la Fundación UNAM en su página web: “el gluten es un producto que se encuentra en los cereales y posee un gran valor nutricional. Tiene un alto índice de proteínas y un bajo contenido de carbohidratos”.

    Nada más qué discutir, inclúyelo en tu dieta, ya que tiene grandes beneficios.