Estilo de vida

Una ballena absorbe más de 30 toneladas de CO2 durante toda su vida

Una ballena absorbe más de 30 toneladas de CO2 durante toda su vida.Todd Cravens / Unsplash

Las ballenas no sólo absorben toneladas de CO2, también benefician la proliferación de fitoplancton que aporta 50% de todo el oxígeno en la Tierra.

Salvar a las ballenas de la extinción y lograr que su presencia en el mundo se multiplique ayudaría a reducir los efectos del cambio climático, ya que los cetáceos son capaces de absorber más de 30 toneladas de CO2, uno de los contaminantes con mayor presencia en el ambiente, según reveló un estudio reciente.

De acuerdo con un reporte presentado en la Cumbre del Clima realizada en Madrid, España, las emisiones de dióxido de carbono aumentaron 0.6 por ciento a nivel mundial en 2019.

Según investigadores del Fondo Monetario Internacional (FMI) este problema podría aminorarse con ayuda de las ballenas, ya que tan sólo un ejemplar de estos animales absorbe durante su vida al rededor de 33 toneladas de CO2, cantidad equivalente a la que sustraen mil árboles.

Las ballenas deben ser protegidas por el Acuerdo de París: investigadores

Cuando un cetáceo muere, su cuerpo se lleva al fondo del mar muchas de esas toneladas de co2 que ha absorbido, dejando el contaminante bajo las profundidades por cientos de años. 

Se calcula que cada año los cadáveres de especies como la ballena azul, jorobada y minke encierran hasta 30 mil toneladas de este gas.

Dado el insustituible papel de las ballenas es en la mitigación y el desarrollo de la resiliencia al cambio climático, los autores del estudio se pronunciaron a favor de que su supervivencia sea integrada a los objetivos de los 190 países que en 2015 firmaron el Acuerdo de París para combatir el riesgo climático.

“La coordinación de la economía de la protección de las ballenas debe estar a la cabeza de la agenda climática de la comunidad global”.Autores del estudio.

Heces de ballenas también benefician la proliferación de fitoplancton

Pero la importancia de las ballenas en el combate al cambio climático va más allá. Según el estudio del FMI, las gigantescas heces de estas especies promueven la proliferación de fitoplancton, organismos microscópicos que también ayudan a captar hasta el 40 por ciento de CO2 cada año, equivalente a cuatro bosques como el Amazonas.

Además, estos seres también aportan al menos el 50 por ciento de todo el oxígeno de la atmósfera de la Tierra

En se sentido, la investigación refiere que aumentar la producción de fitoplancton tan sólo un uno por ciento tendría el mismo efecto que si por arte de magia aparecieran 2 mil millones de árboles maduros.

Con información de En Punto y Bloomberg.