26 de septiembre de 2021 | 01:44
Estilo de vida

Anticuerpos de infecciones previas "despiertan" ante Covid-19

Estos hallazgos servirían para diseñar vacunas o terapias de anticuerpos monoclonales capaces de proteger contra las mutaciones del coronavirus
Coronavirus
Compartir en

Antes del surgimiento del virus causante del Covid-19, se conocían seis coronavirus capaces de infectar a los humanos, algunos provocando enfermedades leves como el resfriado común; otros, evolucionando en  padecimientos potencialmente mortales. Las personas contagiadas con ellos habrían desarrollado anticuerpos que “despertarían” ante una infección con el nuevo coronavirus.

Así lo sostiene un estudio realizado por la Universidad del Norte de Arizona (NAU) y el Instituto de Investigación de Genómica Traslacional (TGen), en Estados Unidos, cuyo objetivo era entender cómo los coronavirus (CoV) encienden el sistema inmunológico humano y realizan una inmersión más profunda en el funcionamiento interno de la respuesta de los anticuerpos.

“Nuestros resultados sugieren que el virus COVID-19 puede despertar una respuesta de anticuerpos que existía en los humanos antes de nuestra actual pandemia, lo que significa que podríamos tener ya algún grado de inmunidad preexistente a este virus”

John Altin, autor principal del estudio

El estudio mapeó las respuestas de anticuerpos a todos los coronavirus

La investigación, publicada el 19 de enero en la revista Cell Reports Medicine, consistió en mapear finamente las respuestas de anticuerpos a todos los coronavirus que infectan a los humanos.

Para lograrlo se utilizó una herramienta llamada PepSeq, que se está desarrollando en TGen y NAU para la construcción de grupos de péptidos (cadenas cortas de aminoácidos) muy diversos unidos a etiquetas de ADN. Cuando se combina con una secuenciación de alto rendimiento, estos grupos de moléculas PepSeq permiten un interrogatorio profundo de la respuesta de los anticuerpos a los virus.

“Los datos generados mediante el uso de PepSeq permitieron una amplia caracterización de la respuesta de los anticuerpos en individuos recientemente infectados con SARS-CoV-2 en comparación con los de individuos expuestos sólo a coronavirus anteriores que ahora están muy extendidos en las poblaciones humanas”<br>

Jason Ladner, coautor de la investigación

Además del SARS-CoV-2, los investigadores examinaron las respuestas de anticuerpos de otros dos coronavirus potencialmente mortales:

  • MERS-CoV, que causó el brote de 2012 en Arabia Saudita del Síndrome Respiratorio del Medio Oriente
  • SARS-CoV-1, el primer coronavirus pandémico que causó el brote de 2003 en Asia del Síndrome Respiratorio Agudo Severo.

Además de caracterizar los anticuerpos que reconocen al nuevo coronavirus, también examinaron las respuestas de los anticuerpos de cuatro coronavirus más antiguos: 

  • Alfacoronavirus 229E
  • Alfacoronavirus NL63
  • Betacoronavirus OC43
  • Betacoronavirus HKU1

Estos coronavirus llamados “comunes” son endémicos en todas las poblaciones humanas, pero generalmente no son mortales y causan infecciones leves de las vías respiratorias superiores similares a las del resfriado común.

El Covid-19 "despierta" anticuerpos generados por otros coronavirus

Al comparar los patrones de reactividad, los investigadores encontraron que el virus causante del Covid-19 podía convocar anticuerpos del sistema inmunológico generados originalmente en respuesta a infecciones de coronavirus anteriores. Al respecto, John Altin, autor principal del estudio, explicó:

“Nuestros hallazgos destacan los sitios en los que la respuesta del SARS-CoV-2 parece estar conformada por exposiciones previas al coronavirus, y que tienen el potencial de generar anticuerpos ampliamente neutralizante"

John Altin, autor principal del estudio

Los investigadores sostienen que sus hallazgos podrían ayudar a combatir la pandemia de coronavirus de diferentes formas:

  • Con el diseño de nuevos diagnósticos
  • Para evaluar los poderes curativos del plasma convaleciente
  • Para desarrollar nuevos tratamientos terapéuticos
  • Para diseñar futuras vacunas o terapias de anticuerpos monoclonales capaces de proteger contra las mutaciones que pueden ocurrir en Covid-19.

Con información de Europa Press