jueves 17 de enero de 2019 | 08:21
Estilo de vida

Tus miedos podrían sumirte en la más profunda tristeza

Redacción SDPnoticias.com jue 10 ene 2019 12:26
Foto propiedad de: Alex Iby / Unsplash

Aracnofobia, aerofobia y agorafobia son algunas de las fobias más comunes.

Las fobias son más comunes de lo que crees, de hecho el Instituto Nacional de Psiquiatría estima que en México entre el 7 y el 12 por ciento de la población padece al menos una. Sin embargo, este es un tema que muchas veces dejamos pasar y no atenderlo de forma adecuada puede tener consecuencias graves. 

Sentimientos de inferioridad, culpa, autoestima baja, aislamiento y depresión, son algunas de los problemas que pueden verse desencadenados por las fobias, a pesar de que como explica Diana Patricia Guízar Sánchez, académica de la Facultad de Medicina de la UNAM, no son un padecimiento psquiátrico grave. 

Foto: Alexander Mils / Unsplash

Una fobia es un "conjunto de síntomas desproporcionados de autodefensa, que se manifiestan ante un suceso u objeto en particular", aclara Guízar y explica que las personas que las padecen, "aunque sean conscientes de que su miedo no representa peligro, sufren de palpitaciones aceleradas, problemas de respiración, deseos de huir y pérdida de control”. 

Aunque muchas fobias afectan mínimamente o nada a algunas personas, hay otras, como la fobia social, que perjudican gravemente la calidad de vida causando condiciones como el aislamiento y la depresión. 

Foto: Alex Iby / Unsplash

Definitivamente uno de los puntos más preocupantes con las fobias es que las personas tienden a restarle valor a sus miedos y no acuden a tratarse con un especialista, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Psiquiatría, sólo cuando la existe otro trastorno de ansiedad o afectivo  que pudiera generar problemas sociales o familiares, la gente se acerca a los servicios médicos. 

Las fobias más comunes son: la aracnofobia (miedo a las arañas), aerofobia (temor a viajar en avión), agorafobia (a los espacios abiertos), cinofobia (a los perros), tripanofobia (a las inyecciones), claustrofobia (a los espacios cerrados) y glosofobia (a hablar en público). 

Foto: Sharon McCutcheon / Unsplash