domingo 17 de diciembre de 2017 | 07:25
Estilo de vida

Universidad de Oxford dice haber encontrado los restos de Santa Claus

Redacción SDPnoticias.com jue 07 dic 2017 09:52
Analizaron un micro-fragmento de hueso perteneciente a la colección religiosa de un padre.
Analizaron un micro-fragmento de hueso perteneciente a la colección religiosa de un padre.
Foto propiedad de: Cuartoscuro

El Santa de carne y hueso se llamaba Nicolás y nació en el siglo III en la aldea de Patara, cerca de la actual costa de Turquía.

Aunque en México no se acostumbra tanto la llegada de Santa Claus; al parecer, este personaje navideño si existió y la Universidad de Oxford acaba de realizar un estudio aparentemente con sus restos.

Aparentemente Santa Claus, no es el gordito vestido de rojo que conocemos, tampoco entra a las casas por las chimeneas dejando regalos. Sino de un hombre llamado Nicolás que nació en el siglo III en la aldea de Patara, cerca de la actual costa de Turquía, quien dedicó su vida a ayudar a los más necesitados y debido a su gran bondad, fue canonizado por la iglesia católica.

Nicolás sirvió de inspiración para crear a Santa; razón por la que también se le conoce como San Nicolás y sus restos se encuentran en la Basílica de San Nicolás en Bari, Italia.

Los historiadores y científicos tenían duda de que dichos restos fueran auténticos, por lo que decidieron realizarles una serie de pruebas; entre ellas, la de radiocarbono.

La investigación a cargo del profesor Tom Higham y el doctor Georges Kazan reveló que la muestra, la cual pertenece a la colección religiosa del Padre Dennis O'Neill, quien vive en Illinois, Estados Unidos, podría ser genuina.

El microfragmento analizado pertenece a un hueso de una pelvis, el cual data de alguien que falleció en el siglo IV, igual que San Nicolás. Lo más curioso es que en la Basílica de Bari no se encuentran los restos completos de la pelvis del santo, sólo la parte superior izquierda de dicho hueso. Mientras que el tesoro del Padre O'Neill es la sección inferior izquierda.

Lo último que falta para corroborar los resultados, es realizar un estudio de ADN para comparar los restos de la Basílica de San Nicolás y el de la colección de O'Neill.

Con información de VIX