jueves 23 de noviembre de 2017 | 05:15
Estilo de vida

¿Viajas mucho en avión? Podrías desarrollar Síndrome aerotóxico

Redacción SDPnoticias.com mar 14 nov 2017 13:16
Debido a que aún no es reconocido como un problema de salud, su diagnóstico es difícil.
Debido a que aún no es reconocido como un problema de salud, su diagnóstico es difícil.
Foto propiedad de: Cuartoscuro

En 1999, 3 científicos sugirieron que una exposición a aire contaminado en cabina podría provocar enfermedades a largo plazo.

Si viajas constantemente en avión, podrías desarrollar el Síndrome aerotóxico, una enfermedad que afecta a pilotos, tripulantes de cabina y viajeros frecuentes. Resulta que al viajar en avión, te expones a aspirar aire contaminado que a la larga, puede tener efectos nocivos en la salud, especialmente en tus pulmones.

El síndrome aerotóxico fue descubierto en 1999 por los investigadores Harry Hoffman (doctor de la fuerza aérea estadounidense), Chris Winder (profesor de la Universidad de Nueva Gales del Sur, Australia) y el forense medioambiental francés Jean Christophe Balouet  y básicamente consiste en irritación y picor en la nariz y afonía, síntomas que podrían confundirse con el de una gripa que incluso se ha relacionado con la muerte.

Algunos dicen que este síndrome puede afectar el olfato haciendo que el ambiente huela como a ropa sucia, a humedad y lamentablemente, como no se ha reconocido de manera oficial por la Agencia Europea de Seguridad (EASA) , en cuestión médica es muy complejo su diagnóstico sin importar los casos existentes.

Para valorar la complejidad de la cuestión antes hay que comprender el desafío tecnológico que supone que un avión vuele a 12.000 metros de altura, donde la temperatura (-56,5Cº), la presión y la densidad del aire son incompatibles con la vida humana. Para superar estos escollos atmosféricos y lograr la presurización y climatización adecuadas, la industria aeronáutica utiliza desde hace décadas el sistema bleed air (aire de sangrado). Este consiste en recoger el aire gélido exterior y comprimirlo a través de un sistema instalado en los motores que elevan su temperatura considerablemente obteniendo oxígeno para garantizar la seguridad del humano, para ello, los motores se lubrican con aceite que contiene aditivos muy tóxicos y que de existir restos en las ventilas, podrían llegar al pulmón humano provocando envenenamiento.

Si quieres conocer las historias conocidas de este síndrome en todo el mundo, da click aquí. 

Con información de El Mundo