Estados

Gobernador Francisco Domínguez es el primer donador de plasma en Querétaro

Francisco Domínguez Servién.Cortesía

Francisco Domínguez Servién, gobernador queretano, se vuelve el primer donador de plasma en la entidad

Querétaro.- Francisco Domínguez Servién, gobernador del estado de Querétaro, es el primer donador de plasma en la entidad, ya que su condición de convaleciente de Covid-19, lo convierte en donante idóneo.

Una vez que Servicios de Salud del Estado de Querétaro (SESEQ), enviaron un protocolo de investigación a las instancias federales para su aprobación, se autorizó que el mandatario donara su plasma que servirá en el tratamiento de otros pacientes de la misma enfermedad.

El gobernador aclaró que lo que se pretende es hacer uso de los recursos disponibles y que puedan servir en apoyo al tratamiento de los enfermos graves a consecuencia de coronavirus.

El protocolo de investigación autorizado por las instancias federales está basado en el uso de plasma hiperinmune de donadores convalecientes, de Covid-19, como Domínguez Servién para utilizarlo en tratamiento de los pacientes graves.

Este mecanismo de la autoridad sanitaria estatal, está comunicado con las instancias federales del ramo a través del Centro Estatal de la Transfusión Sanguínea y del Hospital General de Querétaro.

Cabe destacar que junto al gobernador Domínguez Servién, también como donador acudió el subcoordinador general médico de SESEQ, Luis Juan Ostos Mondragón, quien también fue víctima de la enfermedad.

Luis Juan Ostos donó junto al gobernador.Cortesía

Este procedimiento científico busca mejorar la calidad de vida y recuperación más pronta de pacientes de Covid-19 y necesita de la participación voluntaria de pacientes dados de alta de manera satisfactoria.

Los donantes deben contar con pruebas de PCR polimerasa en tiempo real, negativas y pruebas de anticuerpos neutralizantes con títulos adecuados, así como otros protocolos.

Las donaciones se ejecutan en estricto apego a normas oficiales mexicanas (NOM-253-SSA1-2012), las cuales rigen los estándares de calidad en los bancos hemáticos, así como a los protocolos establecidos de seguridad y sanitarios.

Fuentes médicas consultadas recordaron que en años pasadas, las terapias con plasma de convalecientes fue gran auxiliar contra enfermedades que generaron pandemias, como el AH1N1, el SARS, o el MERS.