16 de septiembre de 2021 | 11:10
Coahuila

    Masacre de Allende será contada por Netflix

    Netflix contará la historia de la masacre de Allende desde la perspectiva de las víctimas.
    Netflix contará la historia de la masacre de Allende
    Compartir en

    El 11 de mayo de 2011 sicarios de Los Zetas entraron en un municipio de Allende, Coahuila y ocasionaron una de las masacres más cruentas de la historia de México.

    Los sicarios de Los Zetas irrumpieron en el municipio en busca de venganza debido a que líderes de la organización pensaban que había tres traidores en sus filas que colaboraban con Estado Unidos.

    Esta historia será llevada a la pantalla chica de la mano de Netflix con la Serie “Somos” basada en el reportaje de Ginger Thompson sobre la masacre de Allende.

    Netflix contará la historia desde la perspectiva de las víctimas

    La serie “Somos”, escrita por Monika Revilla y Fernanda Melchor y producida por James Schamus abordará la masacre de Allende desde la perspectiva de las víctimas, siendo la primera ocasión en que Netflix aborda el narcotráfico desde otro punto.

    “Somos” pretende recrear la vida de una comunidad rural que sufrió una gran tragedia causada por una operación fallida de la Administración de Control de Drogas (DEA por sus siglas en inglés).

    De acuerdo con Monika Revilla, con “Somos” se buscó contar la historia de la gente de Allende, en lugar de “glorificar las figuras de los capos”.

    James Schamus aseguró que las voces de las mujeres son muy importantes de “Somos” ya que fueron estas las que se encargaron de no dejar que la masacre de Allende quedara en el olvido y que se encontrara a los responsables.

    Además, los creadores esperan reflejar la sensación real de vivir en un estado de violencia.

    La serie Somos se estrenará en Netflix el 30 de junio y constará de 6 capítulos.

    ¿Qué ocurrió en Allende en 2011?

    El 18 de mayo sicarios de Los Zetas perpetraron una matanza en el municipio de Allende debido a que creían que había tres traidores dentro del grupo delictivo.

    La masacre fue tal que no se tiene claro el número de las víctimas pues desaparecieron 300 personas en Allende a pesar de que la Fiscalía informó solo sobre 42 desaparecidos entre enero de 2011 y agosto de 2012 en la localidad.

    Más de 50 camionetas con hombres armados pertenecientes a Los Zetas llegaron a Allende alrededor de las 7 de la noche el 18 de marzo en busca de todo aquel relacionado con los traidores.

    En 2011, la DEA amenazó a José Vázquez Jr “EL Diablo” con meter a la cárcel a su esposa y su madre a la cárcel su no les proporcionaba información de Miguel Ángel Treviño, el Z-40 y de Omar Treviño, el Z-42.

    “El Diablo” aceptó y convenció a otro miembro de Los Zetas, Héctor Moreno y a José Luis Garza de entregarle los números de rastreo de los celulares de los líderes de la célula criminal.

    La DEA compartió la información de los celulares con una unidad de la Policía Federal de México, sin embargo, agentes mexicanos filtraron información a Los Zetas lo que desencadenó en la masacre de Allende.

    Los sicarios de Los Zetas localizaron a las propiedades de los Garza y mataron a todos lo que se encontraban ahí sin hacer distinción.