Famosos

La actriz y cantante Lidia Ávila abrió su corazón y como nunca habló sobre este difícil momento de su vida.

Lidia Ávila abrió su corazón para compartir uno de los momentos más dolorosos de su vida; fue mediante una entrevista con Yordi Rosado que la cantante habló por primera vez de la muerte de su primera hija Sophia, quien falleciera en 2009 a los seis meses de edad.

Aunque la integrante de OV7 nunca ha ocultado lo doloroso que fue, tampoco había dado detalles sobre este duro golpe, hasta ahora, cuando entre lágrimas contó su experiencia a través del programa que se transmite en YouTube.

La cantante confesó que al inicio su embarazo iba de maravilla, pero los médicos se percataron que algo andaba mal con la bebé durante una de sus consultas de rutina, por lo que decidieron adelantar el parto.

“Fue un embarazo padrísimo, todo iba muy bien hasta un mes antes de que Sophia naciera; voy con el ginecólogo y me dice: ‘Qué crees, la bebé tiene un quiste en la panza'. Nace la bebé, la estabilizan y luego ya la operan y me dicen que no es lo que esperaban, porque el quiste era todo el intestino echo bola”Lidia Ávila

Lidia Ávila dijo que en un momento no entendió muy bien a que se referían los doctores, hasta que le dijeron que Sophia no iba a vivir por mucho tiempo, fue cuando le cayó el 20 y dijo “¿Cómo? mi hija se va a morir, y me dijeron ‘sí’”.

Tras esos difíciles meses internada, Sophia pudo irse con ella a su casa, pero tiempo después sufrió un paro cardiorrespiratorio en su casa, por lo que fue ingresada a terapia intensiva donde pasó sus últimos días. Lidia contó lo difícil que fue procesar la partida, sin embargo tuvo que reponerse y tratar de sacar algún aprendizaje.

“La vida me cambió totalmente. Soy una persona antes de eso y después de eso. No se lo deseo a nadie en el mundo. La muerte de un hijo… para mi fue muy difícil, no hay golpe más doloroso”Lidia Ávila

Pero el destino le daría una oportunidad de formar una familia y tras este duro momento, y el divorcio de su entonces esposo, pudo formar una familia nuevamente, ahora con su esposo, Isaac de Hita y sus dos hijos; sin embargo Sophia vive y siempre en su recuerdo y se le aparece mediante una líbelula.