Columnas

Tengo otros datos. Apoyo a las Mipymes con créditos e inclusión financiera: buena estrategia pero insuficiente

Tarjetas de programa social de las Tandas para el Bienestar.Especial

Las Mipeymes necesitan financiamiento del sector publico pero también tiene que participar el sistema Bancario privado

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dijo durante su conferencia matutina que apoyará a las pequeñas empresas ante la emergencia por el coronavirus. “Se entregarán créditos para comercios de la economía informal y comercios de la economía formal”, aseguró el mandatario.

El jefe del ejecutivo informó que su gobierno tiene 400 mil millones de pesos en fondos extras para enfrentar la emergencia por el Covid-19, mismos que se ocuparán para otorgar créditos sin intereses o tasas bajas a pequeños negocios.

El gobierno de la Cuarta Transformación ha entregado cerca de 500 mil créditos a micro empresas en las llamadas "Tandas para el Bienestar", que son préstamos a la palabra, sin intereses.

La administración federal otorgará además un millón de créditos a la palabra a pequeñas empresas por 25 mil pesos cada uno; el 50 por ciento para empresarios que estén en la economía informal y la otra mitad para las empresas informales, lo que significa un desembolso por 25 mil millones de pesos.

El mandatario dio esbozos de cómo sería el funcionamiento del programa: “la mecánica de entrega es buscar el mismo mecanismo de las Tandas de Bienestar, nada más con el respaldo de Nacional Financiera, de la banca de desarrollo, que va a cumplir con esa función a tres años el crédito con tres meses de gracia; o sea, se entregan los 25 mil, no abonan en los tres meses y empiezan a abonar en promedio mil pesos mensuales hasta que terminen de pagar los 25 mil, con el interés del Banco de México, 6.5 anual en este caso”.

La ayuda que está proporcionando la actual administración está enfocada a las micro, pequeña y medianas empresas (Mipymes) que son la columna vertebral de la economía mexicana, ya que estás generan 72 por ciento del empleo y 52 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) del país. En México hay más de 4.1 millones de microempresas que aportan 41.8 por ciento del empleo total.

La iniciativa presidencial para contener los efectos adversos a la economía de las Mipymes por la expansión de la epidemia del coronavirus es correcta pero insuficiente debido a que 25 mil pesos de crédito no es una cantidad suficiente para resolver los problemas que está dejando la contingencia sanitaria.

La Banca comercial tendría que tener una acción más efectiva para financiar a las micro, pequeñas y medianas empresas para un mejor desarrollo del país.

Los problemas económicos sobre todo para conseguir fuentes de financiamiento para las empresas no son solamente por la pandemia COVID-19, sino que hay dificultades estructurales. El 85 por ciento de estas no tiene acceso al financiamiento o no lo quieren pedir y, del 15 por ciento de las que sí tienen financiamiento, solo el 85 por ciento lo hace con el sector Bancario, mientras que el otro 15 por ciento obtiene financiamiento de sus proveedores. De las Mipymes, casi ninguna tiene acceso a créditos por parte de la Banca comercial.

Durante la pasada Convención Bancaria celebrada en el Puerto Acapulco el pasado 12 y 13 de marzo, tuve la oportunidad de entrevistar al Subsecretario de Hacienda y Crédito Público, Gabriel Yorio González, quién me comentó que muchas de las empresas que tienen acceso al financiamiento “no lo quieren pedir y hay muchas razones por las cuales no la quieren pedir; desconoce con quien lo puede pedir, la tasa de interés le parece alta o no tiene confianza en el sector financiero”.

El funcionario hacendario explicó la importancia para el gobierno federal de la inclusión financiera de las Mipymes, las cuales representan 95 por ciento del total del país y emplean el 60 por ciento de la población. Agregó que el hecho de que “no estén incluidas o no puedan tener acceso al financiamiento las limita en su expansión y su crecimiento”, por ello la Secretaría de Hacienda diseño una estrategia para que estas sean sujetas de crédito de la Banca comercial.

Yorio González dice que el proyecto de la Secretaría de Hacienda para que las Mipymes puedan acceder a créditos del sistema Bancario en buenas condiciones se basa en dos vertientes:

Buscar la forma generales historial financiero y crediticio a las Mipeymes, para lo cual se usarían datos de pago puntual de impuestos, luz y agua; que son compromisos que no son tomados en cuenta hasta ahora por el Buró de Crédito.

La otra estrategia facilitar garantías para que disminuya el riesgo de las entidades que otorgan los créditos.

El subsecretario también dijo en la entrevista que no hay una cultura en México sobre finanzas y que por eso en la Política Nacional de inclusión Financiera presentada recientemente por la Secretaria de Hacienda se contempla agregar contenidos de educación financiera en libros de texto gratuitos con la colaboración de la Secretaria Educación Pública. Esto es un gran cambio en la educación de las personas.

Las Mipeymes necesitan financiamiento del sector publico pero también tiene que participar el sistema Bancario privado en el otorgamiento de créditos a estas compañías que les permitan un mejor desarrollo.

Algunos columnistas hablan de que el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador no está apoyando al sector empresarial en esta difícil coyuntura, pero estos analistas están en un error ya que no entienden que los dueños de fondas, salones de belleza, pequeños talleres, estanquillos, etcétera son también empresarios y existe un plan para apoyarlos. Estos periodistas solo ven como empresarios a los patrones de grandes corporativos.

El programa de créditos para las micro, pequeñas y medianas empresas del que habló el Presidente en la conferencia mañanera no es su programa de reactivación económica. La estrategia para reactivar la economía será presentada en unos días.

Los créditos ofrecidos por el presidente a las Mipymes son insuficientes y haría falta más apoyo por parte de la Secretaria de Economía en organización, pago de impuestos entre otros a estas compañías y un compromiso efectivo de parte de las instituciones de la Banca para una verdadera inclusión de financiera. .

Las grandes empresas también necesitan en mi opinión un plan fiscal para reactivar la economía y no se pierdan empleos.

Esperemos que estos créditos tengan un balance y que no solo sean para el sector servicios sino también para el actividad secundaria y que más empresas se integren a la formalidad.