A Televisa y TV Azteca las detesto, y les diré porqué

La mayoría  de sus programas son banales, ofensivos, retrogradas, falsos, monocromático, arcaicos, ilusorios, irracionales, pomposos, y si alguno de esos falla a alguna descripción antes mencionada, es porque es extranjero. Podríamos analizar cada uno de sus programas y acomodarle a gusto varios adjetivos peyorativos. Habrá quien no esté de acuerdo, pero seguramente no estará leyendo este medio sino viendo la pantalla. Lo que escribo, no es para plasmar mi enemistad, ni mi hartazgo, ni para compartir mis descalificaciones con ustedes. Lo hago para compartir esta desesperación que me provoca el no tener más opciones de entretenimiento en la televisión abierta de nuestro país; pero no sólo de entretenimiento, sino de información, de debate, de cultura, de ciencia y tecnología, de educación, de contenidos infantiles. Es un duopolio televisivo (aunque parezca monopolio por la semejanza de contenidos, la falta de competitividad y las alianzas entre ambas empresas); podrían decir que un oligopolio (cuando un número reducido de vendedores acapara el mercado), pero no es así porque entre Televisa y TV Azteca acaparan el 98% del mercado, sin permitir a un tercero -o cuarto o quinto- que les haga competencia. 
La falta de aplicación a las leyes, provoca un mercado enfermizo, el disgusto de otros competidores y un rezago en tecnologías primordiales. Los medios de comunicación son el cuarto poder, se podría poner a opinión si por encima del Legislativo, Ejecutivo y Judicial, aunque yo aseguro que sí. Pues no hay nadie que se atreva a llevar la contra a las televisoras. No le temen a las leyes, ellos las mandan a hacer a gusto y conveniencia. No hace falta recordar aquella “Ley Televisa”, la cual fue aprobada en menos de siete minutos.

Ahora la Secretaría de Comunicaciones y Transportes busca quitar la concesión 2.5 Gigahertz a MVS Comunicaciones, por presiones de Televisa al gobierno Calderonista, y con esto desembarazar aún más la “cancha” de los pocos competidores incómodos del duopolio. A un modo fácil de explicar de qué se trata todo esto, lo explicaré: un espacio que nos pertenece a todos los mexicanos, se concesiona (renta) a empresas particulares para que le saquen un beneficio; éstos lo utilizan para vender servicios como son: de telefonía celular, fija, internet y/o televisión. Este espectro es muy grande, con él se podría revolucionar y avanzar en mayor capacidad de banda ancha (por la fibra óptica), y penetrar en lugares (rurales) que no cuenten con este servicio, para tratar de ponernos a la par con países de Primer Mundo, además de ofrecer televisión digital, telefonía fija y celular: el famoso “cuádruple play” a muy bajo costo.

Muchos problemas se derivan de la concentración de los medios masivos de información, entre ellos, la desinformación y su manipulación: las personas que sólo ven las noticias que pasan por estas frecuencias, creen en una verdad absoluta que no es ciertamente real. No hay un medio poderoso que desmienta o contradiga lo que estas dos grandes empresas profieren, y así continuamos en la desinformación. El gobierno por la misma razón se hace cómplice y negocian dar preferencias en el mercado a cambio de buena imagen gubernamental. El famoso clientelismo. Así el regulador se vuelve regulado y viceversa. Todos felices y contentos, excepto quienes conocemos la verdad y luchamos en contra de un mar de ignorancia.  Todos alegres, menos los millones de ciudadanos que pagamos tarifas onerosas por servicios deficientes. Todos jubilosos, por supuesto, me refiero a Emilio Azcarraga Jean y Ricardo Salinas Pliego. Por eso detesto a esas dos empresas, porque sus dueños se creen, y al parecer lo son, dueños del país, y nadie hace nada para evitarlo. Nosotros tendríamos el poder de hundirlos, simplemente no viendo sus canales.

Termino con estas preguntas: ¿Qué gana el gobierno encareciendo el servicio de banda ancha a los mexicanos, cuando nuestro país es de los más rezagados en el mundo? ¿Por qué Televisa es la más favorecida en el gobierno de Calderón? ¿Por qué no se gobierna para favorecer al pueblo de México?

Ya sabemos las respuestas ¿no?

0
comentarios
Ver comentarios