Columnas

Preguntó hoy la inteligente y valiente youtuber Juncal en la conferencia mañanera al presidente, que cuál era su opinión al respecto de la publicación en días pasados en Financiero Bloomberg y demás medios donde supuestamente basado en cifras dadas por la OMS “México es el peor país para estar durante la pandemia”. Si me preguntan, es España el peor país para estar durante la pandemia, donde ni con las mayores restricciones de movilidad y amenazas de la guardia civil encima de la población, utilizando la fuerza y el cobro de penas monetarias a quien resulte culpable de faltar a las reglas instituidas forzadamente no han logrado el control. Y “El País”, ese periódico español antes un buen informativo con credibilidad, parece haber sido comprado por intereses turbios, se ha convertido en una monserga y curiosamente, ataca a México un día sí y otro también ¿por qué será? La verdad es que los españoles ya no creen en ninguno de sus informativos, están hartos de sus gobernantes y de sus medios pagados. 

El presidente expresó como respuesta a Juncal, que ese tipo de publicaciones solamente las lee una franca minoría porque el pueblo ni se entera y si se entera no le da relevancia pues la considera una nota falsa. También dijo que el publicar algo así de exagerado que además no es verdad en comparativa con otras regiones del orbe pandémico, puede ser producto de la desinformación, de la falta de profesionalidad o hasta de la falta de ética. Pero pienso le faltó agregar o especificar al presidente una cuarta probabilidad contenida en la tercera: la maiceada. Los enemigos de la 4T poseen todo el poder económico para continuar con esta conocida práctica de ataque para intentar dañar al gobierno elegido democráticamente simplemente pagando por ello a quien tengan que pagar sin miramientos, desde luego que sin considerar el daño que hacen a su país porque van tras motivos personales, el bienestar de la nación o del pueblo les importa un pepino. 

Algunos países se las han visto muy duras por la falta de camas hospitalarias, se ha colapsado su sistema de infraestructura en el sector salud, pero en México no ha sucedido esto porque al tomar el mando en 2018 lo primero que hizo la 4T antes de darse esta terrible crisis sanitaria, fue atender el abandono en el que se recibió la secretaría de salud, ordeñada indiscriminadamente por la impresionante corrupción que prevaleció en este rubro, donde astutos traficantes de la salud de los mexicanos hicieron fortunas con ello. Para cuando nos pegó aquí el virus letal, la administración de la 4T ya había detectado y puesto en marcha el rescate y terminación de obra hospitalaria dejada a medias por el conocido flagelo neoliberal que padecimos de una administración a otra: el de los elefantes blancos abandonados por doquier. 

AMLO contó que conoció hace tiempo en una ocasión al señor Bloomberg en NY. Le hicieron en ese viaje una entrevista para esa agencia de noticias, así como otra más para la TV. Estuvo el dueño--quien se postuló luego para la presidencia-- presente en dichas citas y le observó trabajando sin formalidad, con ropa del diario, lo que llamó la atención del hoy presidente de México, expresando finalmente que la razón primordial para esta nota publicada en Financiero Bloomberg y otros, es que fue un claro exceso con el propósito de afectar a México. 

La realidad que no publican ni Bloomberg ni otros pero que deberían, son los resultados del tercer trimestre de este año en cuanto a crecimiento económico en el país a pesar de la crisis mundial; de haber perdido un millón de empleos en abril lo que no fue poca cosa, retomamos el camino de inmediato con 600,000 empleos recuperados actualmente a partir del mes de agosto. Esto lo conocen Bloomberg y otros muy bien, aunque no desean darle gran difusión ¿será porque las buenas nuevas no venden o por la falta de ética como lo puntualizó el presidente? Pero, como son las cifras las que mandan y no los dichos malandrines, nuestra moneda no se ha depreciado, su fortaleza se consolida, se mantiene, además de que los grandes retos económicos y de seguridad nacional heredados se están enfrentando, se están atendiendo, y se está trabajando proactivamente para irlos resolviendo. Esto, la mayoría de México lo sabemos y lo apreciamos.

Viva la 4T.