Columnas

200 niños migrantes cruzan la frontera cada día y miles de menores fueron retenidos en la frontera suroeste del país en las últimas semanas.

Sistema migratorio

Reformar el sistema migratorio estadounidense “tomando medidas urgentes" para acabar con las políticas de Donald Trump, fue uno de los principales compromisos que hizo durante su campaña electoral el presidente Joe Biden. Pero “reformar”, en el discurso que manejó el nuevo mandatario, nunca significó abrir las fronteras de par en par para recibir a todos los migrantes que desde el sur se desplazan de sus países de origen en busca del sueño americano. Y así lo ha dejado de manifiesto en los últimos días cuando ha tenido que salir gente de su gobierno a decir a los viajeros que sí serán bienvenidos, pero que esperen sentados en sus respectivos hogares porque en este momento no serán recibidos. “No vengan ahora”, fue el llamado de la Casa Blanca.

El presidente demócrata, al puro estilo de una legendaria canción mexicana de Emma Morel, “Ya no venga para acá”, ha enviado un mensaje contundente a los hermanos centroamericanos. En el tema de la canción para la popular película de “El Mil Usos”, se mencionaba al Distrito Federal, y solo habría que adaptar “United States” en su lugar:

Ya no vengan para acá
Quédense mejor allá
El Distrito Federal no es, no es, no es ya para habitar
Si usted no quiere fallar
No se vaya a alborotar
Ya no hay en qué trabajar
Ni a dónde ni a dónde poder llegar

El monstruo te va a comer
Éste ya sabes cuál es
El Distrito Federal éste es, éste es
Ya no vengan para acá
Es mas lindo por allá
No desprecies tu lugar
Allá a donde tienes todo
El campo, las flores, tu gente y el mar

Ya no vengan para acá
Quedénse mejor allá
El Distrito Federal no es, no es, no es ya para habitar
Si usted no quiere fallar
No se vaya a alborotar
Ya no hay en qué trabajar
Ni a dónde ni a dónde poder llegar.

Desde el pasado 20 de enero en que asumió como el presidente número 46 del país de las barras y las Estrellas, Joe Biden ordenó la reunificación de los niños migrantes con sus familias, puso fin a la construcción del muro fronterizo y pidió revisar los programas de inmigración legal cancelados por su predecesor.

Pero a aquellos que buscan ingresar por la frontera sur de Estados Unidos, el gobierno de Biden les ha pedido paciencia y dijo que su administración necesita tiempo para prepararse para gestionar la llegada de personas.

"No estamos diciendo 'no vengas'", dijo esta semana el principal funcionario de seguridad nacional de Biden, Alejandro Mayorkas. "Estamos diciendo 'no vengas ahora'", matizó.

De acuerdo con BBC Mundo, la presión está aumentando en la frontera sur y algunos informes sugieren que las cifras van camino de superar los máximos históricos del año pasado.

Hasta ahora, Biden sigue con la política de emergencia del coronavirus de la era Trump, que permite a las autoridades estadounidenses expulsar a casi todos los inmigrantes indocumentados que buscan ingresar al país, pasando por alto las leyes y protecciones migratorias habituales.

Pero a diferencia de Trump, Biden decidió permitir la entrada de niños y adolescentes migrantes.

En la actualidad, unos 200 niños migrantes cruzan la frontera cada día y miles de menores fueron retenidos en la frontera suroeste del país en las últimas semanas y enviados a centros de detención.

Los grupos de derechos humanos y miembros del propio partido de Biden criticaron la decisión de mantener a los niños bajo la custodia del gobierno durante las semanas o meses que lleva el proceso de selección de las familias de acogida. Algunos de los críticos de Biden aseguran que el proceso se remonta a las políticas de la era Trump y que el principal cambio es que los niños permanecen detenidos durante menos tiempo bajo el gobierno del presidente Biden.

En el primer día de mandato de Biden, el Departamento de Seguridad Nacional suspendió una polémica política de la era Trump que obligaba a los solicitantes de asilo a esperar en México sus audiencias de inmigración en Estados Unidos. Alrededor de 70.000 migrantes se inscribieron en los Protocolos de Protección al Migrante (PPM), conocido informalmente como el programa "Permanecer en México", desde que se puso en práctica en enero de 2019.

El mes pasado, el gobierno de Biden comenzó a procesar gradualmente a estas decenas de miles de personas que esperan en México, permitiéndoles ingresar a Estados Unidos mientras se realizan las audiencias de sus casos.

Aún así, funcionarios de Biden enfatizaron que los migrantes no deberían intentar ingresar a Estados Unidos en este momento, diciendo que se necesita más tiempo para reconstruir los sistemas de asilo que, dicen, fueron desmantelados por Trump.

"Un mensaje para las personas que están pensando en venir a nuestra frontera: deben esperar", aseguró Mayorkas el lunes. "Se necesita tiempo para reconstruir el sistema desde cero", agregó.

Dreamers

El gobierno de Biden tomó varias medidas para reformar el sistema legal de inmigración del país. Propuso un importante proyecto de ley de inmigración que ofrecería un camino de 8 años hacia la ciudadanía a los aproximadamente 11 millones de indocumentados que están en el país. La legislación también brindaría protección permanente a los jóvenes migrantes que se acogieron al programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (Daca, por sus siglas en inglés), conocidos como Dreamers.

Estas políticas a favor de la inmigración, que aumentarían en gran medida la inmigración legal basada en la familia y en el empleo, enfrentará una gran oposición en el Congreso, no solo de los republicanos sino también de algunos demócratas moderados.

El proyecto de ley con el que el presidente de Estados Unidos de América, Joe Biden, busca promover una ambiciosa reforma migratoria que otorgue una vía a la ciudadanía para 11 millones de indocumentados llegó hace dos semanas al Congreso, con el respaldo del senador de origen cubano Bob Menéndez y la legisladora Linda Sánchez, de raíces mexicanas, quienes son los patrocinadores de la Ley de Ciudadanía Estadounidense de 2021, la propuesta bandera con la que el Gobierno de Biden busca remodelar el sistema de migración del país, que desde hace más de 30 años no aprueba una reforma de este tipo.

La amplia iniciativa busca garantizar una solución a largo plazo para los "soñadores", a los beneficiados por el Estatus de Protección Temporal (TPS) -que en su mayoría proceden de Centroamérica- y los trabajadores agrícolas inmigrantes. Pero habrá qué revisar qué pasos se están dando bajo la égida Biden en el tema de la mencionada reforma migratoria, más allá de que por ahora el mensaje es contundente a migrantes mexicanos y centroamericanos: “Ya no venga para acá”.

Opinió[email protected]