Salinas Pliego se cuelga del debate presidencial para apuntalar su fallido rating

No hay que darle tanto crédito a Ricardo Salinas Pliego, dueño de TV Azteca, por bajarse a discutir con los tuiteros y a mofarse de ellos, como consecuencia de su obtusa decisión de programar un partido chafa de fútbol a la misma hora que el debate presidencial. No se trata de un golpe de estado mediático ni nada de eso.

En realidad, lo que Salinas –el otro Salinas- busca es levantar de cierta manera su rating, el cual ya es rebasado exponencialmente por Televisa.

Como lo comenté en mi columna pasada, Tigres y Morelia son dos equipos medianitos, ultra locales, que a gran parte de la afición en México y en EU no les importan en lo más mínimo, con la excepción de la nada despreciable colonia de michoacanos que existe en una ciudad norteamericana como lo es Chicago.

Lo que busca Salinas Pliego es despertar interés para su partido de fútbol. Una burda decisión comercial de un tipo que perdió a su gran generador de rating, José Ramón Fernández y cuyas otras “cartas fuertes”, Paty Chapoy y el empedernido habitante del clóset de cristal, Javier Alatorre desde hace buen tiempo no logran acercársele en audiencia a la temible Televisa.

0
comentarios
Ver comentarios