Columnas

Sahara Occidental zona de guerra abierta, Marruecos invasor

Desierto del SaharaJörg Peter / Pixabay

La República Democrática Saharaui está viviendo una guerra atroz; según lo ha confirmado MINURSO La Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental, por sus siglas en francés: ("Mission des Nations Unies pour l'Organisation d'un Référendum au Sahara Occidental") Fue creada en 1991, con la finalidad de observar el alto al fuego y organizar un referéndum entre el pueblo saharaui,( el cual no se ha llevado a cabo) determinando con ello el status quo y con ello el derecho a la autodeterminación, produciéndose la renovación desde entonces.

El 06 de noviembre pasado, según confirmación de MINURSO, las fuerzas marroquíes comenzaron a desplazarse rumbo a la zona restringida, hablamos del muro que divide a Marruecos de La República Árabe Saharaui Democrática, todo parecía indicar que las tropas marroquíes se preparaban a entrar violentamente en la franja de amortiguación de Guerguerat; no se equivocaron…

Al percatarse de tales acciones El Frente POLISARIO dio alerta a la ONU, en particular al Consejo de Seguridad, lo que se avecinaba vaticinaba fatales consecuencias, la paz en la región peligraba intensamente y con ello todos los acuerdos anteriormente firmados. Al percatarse de la situación, el Secretario General de la ONU advertía sobre las violaciones de alto al fuego; seis días después de la alerta, el Presidente de la Unión Africana, Excmo. Sr. Cyril Ramaphosa, Presidente de la República de Sudáfrica, también solicitaba a sus Estados miembros y Marruecos “aliviar tensiones y mantener alto al fuego”.

Marruecos haciendo caso omiso de tales recomendaciones lanza un brutal ataque el día trece de noviembre sin importar las consecuencias ni los indefensos civiles del pueblo saharaui asentados en Guerguerat, como era de esperarse, el Frente POLISARIO se vio obligado a defender a los suyos y tratar de repeler la flagrante agresión.

Al ser avisado del artero ataque; el Excmo. Sr. Brahim Ghali, Presidente de la República Saharaui y Secretario General del Frente POLISARIO dirige cartas con carácter de urgentes al Secretario general de la ONU, António Guterres, y a la Presidencia del Consejo de Seguridad. La petición es simple y llana, condenar en términos enérgicos el acto realizado por Marruecos y la intervención URGENTE, para poner fin a los ataques.

Un detalle que no podemos dejar pasar es que el ataque perpetrado por Marruecos el 13 de noviembre 2020 fue claramente premeditado con la finalidad de entorpecer las relaciones entre la misma ONU y el Frente POLISARIO, ya que ese mismo día, 13 de noviembre en el mismo instante que se estaban llevando a cabo conversaciones telefónicas fue lanzado. El mismo rey marroquí ya admitió haber lanzado la operación militar, también se atribuye haber construido otro muro de arena dentro de territorio saharaui que se extiende hasta la frontera Mauritano-saharaui con la finalidad de rodear el territorio recién ocupado, llenándolo de minas explosivas para evitar regreso del pueblo. Sin embargo hasta el momento la ONU no ha hecho responsable oficialmente a Marruecos de la violencia ocurrida; y a su vez, éste le resta importancia.

Desde 1991, casi tres décadas lleva el pueblo saharaui esperando pacientemente el referéndum prometido por la ONU, a pesar de las continuas provocaciones, violaciones a sus derechos humanos, y los intentos de socavar su condición jurídica como territorio NO autónomo. Marruecos bloquea, expulsa, viola con toda impunidad… en el año 2016 pasado, 84 miembros de personal civil internacional de la MINURSO incluidos observadores de la Unión Africana fueron desterrados, expulsados con alevosía.

La importancia del territorio que a toda costa quiere robar, porque esa es la palabra, radica principalmente en la inmejorable posición geográfica, ya en una entrevista realizada, el entonces embajador en nuestro país, me compartía la historia del pueblo saharaui y sus padecimientos por décadas: https://www.sdpnoticias.com/columnas/ahmed-mulay-ali-hamadi-viaje-a-la-sabiduria-del-desierto-saharaui.html.

  La comunidad internacional, los organismos y las instituciones dedicadas a preservar la paz en el planeta no puede hacer como : “aquí no pasa nada”… el pueblo saharaui tiene derecho a su tierra y a su paz, ya basta de inacción y de atropellos, arrasar a los pueblos no es la solución, la situación de la pandemia y las elecciones en países de primer mundo parecen eclipsar lo que pasa en el norte del continente africano, donde un pueblo nos hermana con el idioma español…

En rueda de prensa realizada hoy 3 de diciembre en la embajada de la República Árabe Saharaui Democrática en la Ciudad de México, el Embajador y Director General para América Latina y el Caribe, Excmo. Ahmed Mulay Alí Hamadi responde a mi pregunta sobre el papel que la prensa, los medios informativos juegan en la tensa situación que su pueblo vive, pues es raquítica la información al respecto…

“La prensa internacional; creo que lo que debe hacer en estas circunstancias es buscar, indagar todo lo que lleva a la justicia, todo lo que llevaría a la estabilidad de las zonas que están en conflicto a nivel internacional, y en cualquier punto; enterarse y publicar sobre el conflicto que está y lleva más de cincuenta años en el norte de África, buscar sus raíces, el por qué existe y empujar a la comunidad internacional, sobre todo a las Naciones Unidas y al Consejo de Seguridad a buscar una solución definitiva, pero basada en la justicia, y como dice el Derecho Internacional Humanitario: “Darle al Pueblo Saharaui su derecho a la autodeterminación e independencia”, eso podría resolver un gran problema y podría hacer del Norte de áfrica un bloque sociopolítico económico que ayudaría a desarrollar a África y entablar relaciones extraordinarias para con Europa y avanzar hacia delante…” Emb. Ahmed Mulay Alí Hamadi; Director General para América Latina y el Caribe.

Un pueblo está en vilo, sufre mucho más que la pandemia, la sombra de la guerra se posicionó en el desierto saharaui y abrazo violentamente a sus habitantes, no podemos cerrar los ojos ante tal aberración.