Columnas

Siempre es un buen ejercicio revisar a fin de año la lista de propósitos que con vehemencia juramos alcanzaríamos en alguno de los 365 días que nos deparaba el calendario. Ese momento de colocar las palomitas y taches en los objetivos y proyectos que nos propusimos es comparable a una experiencia religiosa. Por ello, estando tan reciente el segundo aniversario de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), como presidente de México, quizá no sea exclusivo de pocos mexicanos preguntarnos si el tabasqueño habría revisado a conciencia y en un momento pleno de honestidad, las 45 promesas que hizo aquel 1 de diciembre de 2018 cuando teniendo como marco un pletórico Palacio Nacional y ya investido como presidente juró hacer cumplir como tesis de la Cuarta Transformación; esa en la que se acabaría la corrupción; se antepondría el beneficio de los pobres sobre los intereses de grupos de poder; se instauraría y mantendría un “auténtico Estado de Derecho”; y haría que los precios de las gasolinas bajasen muy pronto, entre otras promesas que vertió ese mediodía.

“Por mandato del pueblo iniciamos hoy la cuarta transformación política de México, puede parecer pretencioso o exagerado, pero hoy no sólo inicia un nuevo gobierno, hoy comienza un cambio de región político”, destacó frente a cientos de invitados.

De manera que, a dos años de distancia, bien vale recordar las promesas que el presidente hizo durante su toma de posesión para revisar qué tan cerca está el régimen a su cargo de cumplir esos objetivos que se trazó.

1.Promover una ley para convertir la corrupción en delito grave, que, aunque parezca increíble, no lo era.

2.Con apego a mis convicciones y en uso de mis facultades me comprometo a no robar y a no permitir que nadie se aproveche de su cargo o posición para sustraer bienes del erario o hacer negocios al amparo del poder público. Esto aplica para amigos, compañeros de lucha y familiares, dejo en claro que, si mis seres queridos cometen un delito, deberán ser juzgados como cualquier otro ciudadano. Yo sólo respondo por mi hijo Jesús por ser menor de edad.

3.En cuanto a mi persona, he promovido desde hace años la reforma al articulo 108 de la Constitución para eliminar la impunidad y el fuero de los altos funcionarios públicos, empezando por el presidente de México. Podré ser juzgado como cualquier ciudadano por el delito que sea aun estando en funciones. Un buen juez por la casa empieza.

4.Otro propósito del nuevo gobierno será la separación del poder económico del poder político. El gobierno ya no será un simple facilitador para el saqueo, como ha venido sucediendo.

5.Habrá un auténtico Estado de Derecho, tal como lo resume la frase de nuestros liberales del siglo XIX: Al margen de la ley nada, y por encima de la ley nadie.

6.Transitaremos hacia una verdadera democracia, se acabará la vergonzosa tradición de fraudes electorales. Las elecciones serán limpias y libres. Quienes compren votos o trafiquen con la pobreza de la gente irán a la cárcel sin derecho a fianza.

7.El combate a la corrupción nos permitirá liberar fondos como nunca nos imaginamos.

8.Se cancelará la mal llamada Reforma Educativa.

9.No aumentarán los precios de los combustibles más allá de la inflación. Hago el compromiso de que muy pronto, cuando terminemos la refinería y se rehabiliten 6 más, va a bajar el precio de la gasolina y de todos los combustibles.

10. Tampoco, que se oiga bien y lejos, tampoco vamos a endeudar al país.

11. No gastaremos más de lo que ingrese a la hacienda pública.

12. Se respetarán los contratos suscritos por los gobiernos anteriores, pero ya no habrá más corrupción e influyentismo.

13. Las inversiones estarán seguras y se crearán condiciones para obtener buenos rendimientos porque en México habrá estado de derecho.

14. Se respetará la autonomía del Banco de México (Banxico). Estamos elaborando el presupuesto del año próximo.

15. Vamos a impulsar proyectos productivos con inversión pública y privada, nacional y extranjera. Estos proyectos se crearán como cortinas de desarrollo de norte a sur del país. Queremos que la migración sea optativo no obligatoria.

16. Construiremos el Tren Maya.

17. Se sembrarán 1 millón de hectáreas de árboles frútales y maderables en el Sur-Sureste del país.

18. Se rehabilitarán las refinerías existentes y haremos una nueva refinería en Dos Bocas, Tabasco, para dejar de comprar la gasolina.

19. En el Itsmo de Tehuantepec se promoverá la creación de una nueva línea férrea para un tren de contenedores de carga y se ampliarán los puertos de Salinas Cruz y Coatzacoalcos. Habrá subsidios fiscales para la creación de fábricas. En tres años estará funcionando, me canso ganso.

20. Además del actual, el nuevo aeropuerto de Ciudad de México con dos pistas adicionales en la base aérea de Santa Lucía.

21. El primero de enero entrará en vigor la zona libre a lo largo de los 3,180 kilómetros de frontera con Estados Unidos. Esta franja de 25 kilómetros de ancho se convertirá en la zona libre más grande del mundo. En esta franja el primero de enero, se reducirá el IVA del 16 al 8%. EL impuesto sobre la renta bajara en 20%. La gasolina, el gas y la electricidad, costarán menos que en el resto del país y se aumentará al doble el salario mínimo.

22. El estado se ocupará de disminuir las desigualdades sociales. No se condenará a quienes nacen pobres a morir pobres. Todos lo seres humanos tienen derecho a vivir y ser felices.

23. Se instalará un nuevo modelo económico.

24. Se creará el Instituto Nacional para la Atención de los Pueblos Indígenas.

25. Iniciará de inmediato el programa de Intención Medica de Medicamentos gratuitos en las zonas marginadas y se volverá universal en todo el país a la mitad del sexenio.

26. Los aumentos al salario mínimo no volverán a fijarse por debajo de la inflación.

27. 3 millones de jóvenes serán contratados para trabajar como aprendices en talleres, empresas y comercios. Se les pagará un salario de 3,600 pesos mensuales.

28. Se otorgarán 10 millones de becas a estudiantes de cualquier nivel escolar.

29. Se fomentará el deporte y las actividades artísticas, la ciencia y la tecnología.

30. La pensión a los adultos mayores se duplicará y tendrá carácter universal, también van a recibir el apoyo los jubilados del ISSSTE y del IMSS. 1 millón de personas con discapacidad tendrán una pensión igual.

31. Se atenderá de inmediato a los damnificados por los sismos.

32. Se darán créditos a la palabra a los agricultores, ganaderos, pescadores, a dueños de talleres y comerciantes.

33. Se ayudará a productores del campo con subsidios y precios de garantía y se venderá a precio justo una canasta de alimentos básicos para combatir la desnutrición y el hambre.

34. Se crearán 100 universidades públicas en todo el país.

35. No se permitirá el fracking, ni los transgénicos.

36. Bajarán los sueldos de los altos funcionarios públicos.

37. No habrá servicio medico privado de los altos funcionarios. Se gastaban cerca de 5,000 mdp.

38. Estará prohibido viajar en primera clase a cualquier funcionario público o en cualquier avión o helicóptero privado.

39. Desde el lunes próximo se pondrá en venta el avión presidencial y toda la flotilla de aviones y helicópteros para uso personal de los altos funcionarios. No habrá compra de vehículos.

40. El presidente de la república ganará 40% menos que el ultimo mandatario.

41. Se reducirá en 50% el gasto de publicidad del gobierno.

42. Se van a disminuir las unidades administrativas y no habrá oficinas del gobierno en el extranjero, salvo consulados y embajadas.

43. Los 8,000 elementos del estado mayor presidencial que cuidaban al presidente y los 3,200 agentes de gobernación que se dedicaban al espionaje pasarán a formar parte de la guardia nacional.

44. No viviré en los Pinos. Esa residencia oficial ya se abrió al público y se convertirá en un espacio para el arte y la cultura.

45. Crearemos la Guardia nacional si lo autoriza el pueblo y el poder legislativo. Es en la actualidad un agrupamiento de 20,000 efectivos.

A principios de este año, AMLO también prometió un cambio sustancial en la prestación de los servicios de salud.

“El 1º de diciembre de este año va a estar funcionando el sistema de salud pública con normalidad, con servicio de calidad, atención médica y medicamentos gratuitos. Va a estar funcionando, ese es el propósito, como los servicios de salud que hay en otras partes del mundo, como en Dinamarca, así aspiramos, como en Canadá, como en el Reino Unido”, dijo en su conferencia mañanera del 16 de enero.

Esta declaración ocurrió antes de que el virus del COVID-19 llegara a México desencadenando la terrible crisis sanitaria que se vive, por lo tanto sería injusto emitir una severa crítica, aún cuando todos sabemos que de cualquier forma no habríamos alcanzado tan ambiciosa altura en los servicios sanitarios de nuestro país, simple y sencillamente porque no existe nivel de comparación entre las condiciones que privan en los países citados por López Obrador y el estado que guarda la estructura, los servicios y los recursos económicos en nuestro país.

Debemos reconocer que nada está más lejos para nuestro país que llegar a cristalizar esa promesa de López.

A 11 meses de distancia de dicha declaración. México suma más 106 mil muertes tan solo derivadas de la pandemia, es el país con la letalidad más alta por cada millón de habitantes y ostenta el primer lugar en decesos de personal médico atendiendo covid. Aunado a ello, escasean vacunas para atender VIH, no se cuenta con los antivirales para la tuberculosis, y más de 1,600 niños fallecieron de cáncer por falta de quimioterapias, sin contar las muertes de mujeres derivadas por el mismo motivo al no contar con sus tratamientos para atender el cáncer de mama.

Así que no, no estamos como Dinamarca y, siendo realistas, nunca lo vamos a estar bajo la égida del régimen actual.

[email protected]

@salvadorcosio1