Columnas

¿Quién se ha llevado tu queso?

Quesos "fake".Rogelio Morales / Cuartoscuro

La noticia que revolucionará la industria alimenticia en nuestro México querido es saber que el queso que consumíamos no era tal, ¡caray; qué nos han dado gato por liebre desde hace mucho!

Interesante ver una entrevista en Forbes por parte del grupo Philadelphia defendiendo al untable que los identifica en el mercado, pero aceptando que los otros si están en entre dicho… ¡Carajo! El punto aquí es ¿por qué cualquiera de sus productos fue hecho de esta manera y cómo fueron capaces de engañar al público poniendo en peligro la vida misma del consumidor.

Pero… ¿Caseinato es lo único malo encontrado en los alimentos, que más nos incluyen?

Estas prácticas en el ramo alimenticio no son nuevas, declaraciones de laboratorios e investigadores han tratado de alertarnos con hechos harto importantes sobre lo que estamos llevando a la boca día tras día, desde los cárnicos, embutidos, productos lácteos, refrescos y más… todos los productos envasados llevan conservadores que bajo el manto de la corrupción gubernamental saltan normas sanitarias marcadas incluso por la FDA (Food And Drug) es responsable de: Proteger la salud pública mediante la regulación de los medicamentos de uso humano y veterinario, vacunas y otros productos biológicos, dispositivos médicos, el abastecimiento de alimentos, los cosméticos, los suplementos dietéticos y los productos que emiten radiaciones.

¿Alguna vez has leído las etiquetas que aparecen en la parte trasera de los productos? Los primeros ingredientes son siempre agua, azúcar, sal, sodio; pero cuando llegas al final, pronunciar el nombre de las sustancias más extrañas, vaya que cuesta un poco.

Muy pocos saben que muchos productos que consumimos están atiborrados de derivados de PETRÓLEO, así como lo lees, el llamado BHT (butilhidroxitolueno) o E-321… El BHT al no degradarse con el calor se incluye en algunos fritos, repostería industrial, cereales de desayuno, frutos secos, sopas preparadas, purés instantáneos, mazapanes, chicles e incluso en cosméticos y productos del hogar.

Aparte de considerarse un disruptor endocrino, el BHT afecta al comportamiento de sustancias carcinógenas y se ha asociado a alteraciones en el sistema inmunitario, la sangre y el hígado. También es un reconocido alérgeno (Ahora ya sabes porque el aumento de alergias) y se acumula en el tejido graso del organismo al igual que otros tóxicos.

Un equipo de científicos del Centro Médico Cedars-Sinai de Estados Unidos, realizó un estudio de tejidos productores de hormonas a partir de células madre obtenidas de sangre humana, estos tejidos son los responsables de la regulación del apetito.

Tres aditamentos terribles, butilhidroxitolueno (BHT), el ácido perfluorooctanoico (PFOA) y el tributilestaño (TBT) afectan al tejido epitelial del sistema digestivo y al tejido neuronal del hipotálamo del cerebro. De estas tres sustancias la más agresiva es el BHT, antioxidante sintético, ya comentamos que se utiliza habitualmente como conservante alimentario. En las etiquetas lo lees como aditivo E-321 y suele utilizarse junto con E-320, butilhidroxianisol (BHA).

Noviembre del 2015 ya hablábamos al respecto en este espacio… ¿Cuál es realmente la causa del porqué ahora sí la OMS acepte que las carnes rojas y en mayor grado los embutidos “probablemente” produzcan CANCER? https://www.sdpnoticias.com/columnas/alimentos-cancer-oms.html

Hoy esperamos ayudar a estar un poco más enterado sobre los aditivos que consumimos cada día, ya que se incorporan en prácticamente todos los alimentos y bebidas más vendidas en el mercado.

Como ya mencionamos el BHA y BHT el Butilhidroxianisol (BHA) y el Butilhidroxitolueno (BHT) son dos aditivos antioxidantes en la cima de la polémica. Los dos están considerados como productos seguros, SIC; ojo, esta garantía es verdadera sólo cuando son ingeridos en bajas dosis. Cuando se sobrepasan ciertos límites, está ampliamente demostrada la relación directa que existe entre el BHA y el BHT con un aumento de riesgo de cáncer en animales de laboratorio.

Un miembro del club mortal es también el glutamato monosódico el llamado causante del síndrome del restaurante chino el cual consiste en fuertes dolores de cabeza, náuseas y entumecimiento de miembros estos aditivos se utilizan para que los productos duren más tiempo a temperatura ambiente y no se hagan rancios al oxidarse los aceites, muchos de baja calidad que son utilizados en su elaboración.

Otro estudio este pertenece a la Universidad de Berkeley; existen todavía pocas certezas sobre los mencionados antioxidantes, y es por esta razón la recomendación a consumir moderadamente los productos que contienen BHA y BHT. Recuerda esto cuando vayas por las papas fritas, tus gansitos, los yogourts y todos esos alimentos chatarra tan antojables.

El glutamato monosódico es un saborizante especial el glutamato transforma a los alimentos en más sabrosos y añade ese sabor único y adictivo, de manera natural lo encontramos en los jitomates, salsa de soya y queso parmesano. El profesor de química de la Universidad de Tokio, Kikunae Ikeda, lo extrajo de un alga marina y añadió sodio, dando lugar al aditivo en polvo, él lo patenta bajo el nombre de MSG. Hay quienes dicen que hasta los alimentos de mascotas los contienen y es la razón de obesidad en perros y gatos.

El doctor John W. Olney, un investigador de la Universidad de Washington, concluía que si se inyectaban grandes cantidades de este compuesto, glutamato monosódico, bajo la piel de ratones recién nacidos, estos desarrollaban parches de tejido muerto en el cerebro, partes del cuerpo atrofiadas y esterilidad.

Aspartamo (La muerte dulce)

El edulcorante de moda, hasta 200 veces más dulce que el azúcar, menos cantidad para conseguir el mismo sabor. ¿Pero a qué precio? Desde los años 80´s se hablaba del aumento de riesgos en cáncer cerebral por su consumo, la Asociación Americana contra el Cáncer alegó que era “impreciso”, sin embargo hay otros estudios que contradicen y lo ponen como uno de los grandes precursores de la enfermedad; el Hospital General de Massachusetts ha demostrado una curiosa consecuencia de este, comprobó sus efectos en el intestino, descubrió que bloqueaba una proteína llamada IAP esta proteína ayuda a regular el metabolismo y quemar grasas. Cómo ya sabes el aspartame es el edulcorante empleado en las bebidas light. Así que olvídate de la “diet coke” para perder peso… ups.

Y aquí viene lo bueno; Lecitina de soya, un producto llamado emulsionante. Esta es la función que cumple la lecitina de soya, que aparece en multitud de alimentos como el chocolate.

Ésta celulosa se añade a alimentos particularmente caros, como el queso parmesano, para conseguir una mayor cantidad de producto Además de mezclar grasas y agua, la lecticina de soya permite que el compuesto resultante permanezca estable durante más tiempo y que los productos puedan ser consumidos mucho después. Existe, eso sí, un riesgo potencial comprobado por lo que respecta a este producto: al estar sacado de la soya es un alérgeno.

Algunas empresas habrían añadido celulosa a ciertos alimentos, cuando además este compuesto no es humanamente digerible. Esta sustancia absorbe la humedad en muchos productos, como el queso, y permite mejorar su textura, haciéndolos más agradables a nuestro paladar, además de retrasar su fecha de caducidad, la celulosa se añade a alimentos particularmente caros, como el queso parmesano, para conseguir una mayor cantidad de producto por consiguiente, más beneficio económico.

Enero del 2016 con la llegada del Zika, Vladimir Putin hablaba fuerte respecto al problema de la obesidad en EEUU Vladimir Putin dice y con mucho respaldo en sus palabras: “La evolución humana es amenazada por las grandes farmacéuticas, OMG Organismos Genéticamente Modificados y vacunas […]”.  https://www.sdpnoticias.com/columnas/pandemias-gordos-putin-zika.html

Traemos a colación a la OMS, pues al parecer para ellos siempre resulta poco riesgoso o nada riesgoso el consumo de tantos aditamentos, conservadores y colorantes artificiales… Vaya, hasta el agua tiene algo…

Flúor

El flúor es una sustancia que se añade al agua corriente durante el proceso de potabilización, la fluoración del líquido vital ante los posibles efectos no deseados que puede tener sobre la salud pública, hay países que han llegado a renunciar a esta práctica, por ejemplo en ciudades de Finlandia, Alemania, Japón, Holanda, Suecia y Suiza... Aunque a decir verdad, eso del agua es un tema amplio para otra columna.