Los primeros 100 días, semana ocho: Venezuela y el exterior

Especial
EspecialEspecial

El gobierno de López Obrador combina los retos internos con diplomacia de alcance internacional.

No es poco el reto al que se enfrenta el nuevo presidente de México. A las crisis combinadas de inseguridad, feminicidios y el saqueo obsceno a Pemex en todos los flancos, se usuma la más severa crisis política y humanitaria de lo que va del año: el intento estadounidense de llevar a cabo un golpe de estado en Venezuela.

No hay que simpatizar con el gobierno de Nicolás Maduro para repudiar el grosero intento de Donald Trump y el complejo militar industrial -frase del propio presidente norteamericano Dwight Eisenhower- de interferir en las decisiones del pueblo venezolano.

Sí, Maduro ha cometido errores, pero también ha hecho lo suficiente para seguir ganando elecciones en su país. Y si, según el estándar de los derechistas nacionales e internacionales, Maduro es un "dictador", ese epíteto se le puede aplicar, con más facilidad aún, a figuras oscuras de la política mexicana como Felipe Calderón, que ni siquiera ganó una elección y quien sin un mandato real nos arrojó como nación a una fallida guerra de la cual seguimos pagando un alto costo en sangre.

Por otra parte, es lamentable ver a las presuntas “democracias liberales” del mundo, como el Reino Unido, España y Francia, intentar presionar a un presidente electo en las urnas para que llame a nuevas elecciones, bajo amenaza de "reconocer" a un eunuco neoliberal de 35 años como Juan Guaidó, mientras que sus propios países atraviesan fuertes crisis de gobernabilidad y sus líderes son ampliamente impopulares entre sus propios ciudadanos (casos Macron y Theresa May).

Por este motivo, la posición de neutralidad de México, similar a la de otras naciones no alineadas abiertamente con los intereses bélicos de los Estados Unidos, nos coloca en una posición de respeto a nivel internacional en la cual nuestro país no había estado en décadas, quizás desde la entrada en funciones del fracasado modelo neoliberal a nuestro país, de la mano del gris y pésimo gobernante Miguel de la Madrid.

Ahora se habla de México en medios internacionales ya no como un simple estado fallido o destino turístico para borrachos springbreakers, sino como una nación influyente en el aspecto diplomático, a la cual se le coloca al nivel de superpotencias como China y Rusia.

Es difícil, pero esperemos que esta nueva administración logre navegar con éxito en esta nueva independencia, tomando en cuenta la jaula geopolítica que significa la cercanía geográfica y cultural con el imperio de los Estados Unidos, todavía la principal potencia militar del planeta.

0
comentarios
Ver comentarios