Los retos de Peña Nieto

Si bien pudo parecer que Peña tendría ciertos problemas para obtener la legalidad de la presidencia de México, hoy al observar la actitud cerrada del IFE y del TEPJF  ante las demandas de impugnación, podemos decir que es asunto sencillamente resuelto para el priísta. Asuntos que si le deben presentar retos, son el proceso de transición del poder en manos de Calderón a su mandato, la conformación del nuevo gabinete de gobierno, y su legitimación. 

La transición política peñista es llevada a cabo al más puro estilo priísta de siempre, es eminente el cinismo de estos señores para hacer sus maniobras utilizando a quiénes solo han venido siendo parte de su sucio juego. Muestras ya las tenemos, Calderón esta jugando su papel en esto abriéndole paso a una televisora y cerrándoselo a otra, una que ha favorecido la campaña de Peña Nieto y otra que busca sin favoritismos mantener un línea crítica y profesional. 

Para los que siguen en la duda, renovación priísta no hay por ningún lado, prueba clara son los brillantes dinosaurios priístas de siempre en las cámaras de diputados y senadores, esto no es para menos, si el PRI de siempre es quién se afana a seguir gobernando, es porque no tienen en quién poder entregar la estafeta de sus corruptelas aún, y porque Peña Nieto no tiene la capacidad de provocar una renovación en su partido, simplemente es uno más de esos peones en el juego político de la corrupta clase política mexicana. Decepcionante transición la que están llevando a cabo Peña Nieto, Calderón y los señores del PRI. 

Otro reto para el hasta ahora virtual próximo presidente de México, es la conformación de su gabinete. Por el bien de mi país, esperaría que tal se pudiera conformar de la mejor manera, con personas aptas y honestas, que incluyera voces divergentes que enriquecieran nuestra insípida clase política y que en equipo lograrán impulsar a nuestro país a un mejor panorama del que hoy atravesamos, tal cosa se ve prácticamente imposible. Y es que la campaña del PRI éste 2012 fue muy costosa, por lo que Peña llega al poder más con favores que cumplir que en gobernar para todos,  seguramente gran parte de su gabinete servirá como pago a esa clase política de siempre, los caciquismos del PRI. Si ellos atinaron en elegir a un candidato al que pudieron promocionar como un producto, no van a titubear en manejar el gabinete a su conveniencia, y si por ahí se asoman algunas buenas cartas en el gabinete peñista, será solamente la zozobra de esa absurda propuesta de marketing político de “el nuevo PRI”. 

Y por último, el reto de legitimación. La legalidad de la presidencia de la república la decidirán en los próximos días los magistrados del TEPJG, la legitimidad será dada por el pueblo de México en respuesta a las acciones de gobierno de Peña Nieto. El proceso de legitimación es sin duda lo más cercano a la circuncisión política. Según los estudios de Mitofsky y Buendía & Laredo, el presidente Calderón en su último año de sexenio llega con el peor índice de aceptación de la época contemporánea. Muy apenas logra pasar el 50% de aceptación, (51% Mitofsky, 59% Buendía & Laredo), lo cuál lo evidencia para la historia como un presidente que durante seis años fue legal más no legítimo. 

Peña Nieto no tiene hasta ahora un mejor panorama. Calderón comenzó a ser altamente reprochado al brotar el conflicto pos electoral del 2006, Peña, desde antes de iniciada su campaña, lastre que sigue cargando, y que se incrementa ante la evidencia clara de una elección muy tramposa con la cuál llega al poder. Peña Nieto no logra convencer a los sectores de la sociedad que no votaron por él que es la mayoría (no obtuvo más del 50% de votos), sectores de la sociedad lo han descubierto a él y a la cúpula que está detrás maniobrándolo, para ellos que siguen siendo muchos Peña no merece el título de legítimo por mucho tribunal que lo convierta en legal. 

El panorama que le espera no pinta prometedor, por el bien de México espero que Peña Nieto pueda hacer bien las cosas, a sabiendas que esta brotando una generación que relevará esa clase política corrupta en verdaderos servidores del prójimo.

0
comentarios
Ver comentarios