El Rincón del Chamán. ¿Los malosos se hacen buenos?

Manuel Bartlett
Manuel BartlettInternet

 

Columnómetro de Aquiles Baeza. 

1.- Otra vez el veterano político poblano Manuel Bartlett hizo cimbrar el sistema, pero esta vez dio abundante materia prima a los mal pensados que vieron en los contratos que firmó la Comisión Federal de Electricidad (CFE) con la empresa IUSA –de Carlos Peralta- como una licitación muy pero muy incómoda.  

El sospechosismo subió muchas rayitas de intensidad con el dato de que el director general adjunto de IUSA es nada más y nada menos que Raúl Salinas de Gortari.

Raúl Salinas fue acusado de enriquecimiento ilícito, purgó diez años en la cárcel y fue exonerado ocho años después de haber obtenido su libertad. A su hermano el villano favorito, el expresidente Carlos Salinas de Gortari, le reprocharon que permitiera a su carnal usar sus influencias para obtener jugosos contratos del gobierno.

La verdad es que hoy nadie cree en milagros y menos que Raúl Salinas de Gortari se deshiciera de la mala fama de formar parte de la mafia del poder.

En el sector privado ven extraña la licitación de la CFE que le otorga el 87 por ciento de los contratos a dos empresas que suministrarán los medidores de consumo de energía eléctrica: A IUSA, propiedad de Peralta, y a Conymed, empresa de Andrés Tort, cuñado de Peralta.

En esta historia de la vida real cualquier parecido con la realidad no es coincidencia. Manuel Bartlett fue el titular de la Comisión Federal Electoral (CFE) en la elección que ganó Carlos Salinas en 1988, cuando se cayó o calló el sistema, como prefiera, luego fue cuatro años secretario de Educación en el sexenio salinista.

Nadie puede llamarse a engañado pues ya se sabía que la Comisión Federal de Competencia Económica investigaba a las empresas IUSA y Controles y Medidores Especializados por prácticas monopoólicas y por simular la competencia. Con Enrique Peña Nieto estas empresas fueron de las más consentidas, dicen.

Las redes sociales se solazaron durante muchas horas con este escándalo, pero como sea, la licitación –incómoda o no- quedó en familia.

Seguramente el presidente estaba informado. ¿Qué no?

¿O le habrán otorgado a Raúl el perdón y el olvido? Es pregunta.

2.- Muy difícil de creer ha sido la historia que habla de una rectificación presidencial y no de una mala decisión o un mal cálculo político que estuvo a punto de mandar a la calle al 35 por ciento de la plantilla laboral del Instituto Mexicano de la Radio (IMER).

Digamos que la austeridad franciscana tenía en la mira al IMER y el recorte era inminente. Los planes conocidos antes de su ejecución pusieron en alerta no sólo a los 240 trabajadores eventuales sino a los trabajadores de planta que temían un despido masivo.

Se cerraron los espacios noticiosos de @IMER_Noticias y luego se supo que las estaciones solo transmitirían música continua sin locutores. En Reactor 105-7 FM se anticipó que el 1 de julio, por cierto el día del AMLOfest, la estación se quedaba sin voces vivas.

La trasquiladora también pasaría sobre Jazz Digital, Interferencias HD, Música Internacional y Música del Mundo.

Ricardo Raphael puso el dedo en la llaga y en la última emisión de su programa Réplicas, divulgó una carta de su renuncia al IMER en la que  acusó a la SEP –a cargo de Esteban Moctezuma- de dejarlos a su suerte y de hacer promesas y no cumplirlas.

Las redes sociales hirvieron en apoyo a los trabajadores del IMER.

El tema llegó a la mañanera donde el preciso admitió que no estaba informado. Por la tarde una orden presidencial metió reversa al recortón previsto para el IMER y se autorizaron unos 20 millones de pesos para mantener la operación de las estaciones… al menos en lo que resta del año, diría Carlos Ferreyra.

Los ausentes de esta historia y que aparecieron al final saludando con sombrero ajeno todos los conocen, no hacen falta presentaciones. Quedó claro que de no haberse armado tal escándalo los trabajadores del IMER habrían asistido al AMLOfest pero para protestar por los despidos.

3.- Otra historia para la araña fue la que llevó a Sergio Sarmiento y Guadalupe Juárez a despedirse de Radio Centro, donde ya pasaban cosas raras como el cierre de estaciones entre las que se cuenta Formato21, así como la cancelación de contratos y la emisión de otros noticiarios.

Este grupo radiofónico –poderoso e influyente en otras épocas- dio así un viraje editorial bastante radical, impensado en otros tiempos. Hasta parece guión de radionovela en el que solo un milagro los pondrá a salvo de una crisis que lleva varios años tocando a su puerta.

4.- Conspiracy theory de Indicador Político.

Con la venia de Ángel Viveros.

--¿Cómo se dice Propaganda reloaded en lenguaje de la 4T?

--Canal 11 y Canal 22. 

0
comentarios
Ver comentarios