August 24, 2019 07:49


Scherer, jurista. El inteligente memo de AMLO que no entienden algunos juristas, pero sí otros analistas

AMLO
No saben pensar fuera de la caja (como dicen los gringos) algunos abogados listos como Valadés y Cossío y algunos “juristas” sangrones y poco dotados como CarbonellInternet

El Universal este 19 de abril

Dice la columna Bajo Reserva: “Nada más terminen las vacaciones de Pascua y el consejero jurídico de la Presidencia, Julio Scherer Ibarra, tendrá mucho que hacer para recomponer el entuerto que se armó en su ausencia. Desde el pasado o domingo 14 de abril, Scherer salió del país, por lo que desconocía el contenido del memorándum de su jefe... que ‘cancelaba’ la reforma educativa. El centro del debate en torno a ese documento ha sido que carece de toda validez jurídica, pues instruye a tres secretarios de Estado a ignorar la Constitución”. En ausencia de Julio, “nadie en Palacio Nacional se acordó del papel ese llamado Constitución Política”.

Mi Comentario: Scherer no solo es muy buen abogado, sino un hombre muy cercano a AMLO. Ignoro si está fuera del país. Tampoco sé si leyó o no, antes de que se difundiera, el famoso memorándum del presidente López Obrador. En lo personal considero muy difícil que Julio no haya conocido el documento. No veo a Andrés Manuel ignorando las recomendaciones de su consejero jurídico. Ahora bien, si Scherer conoció el contenido del documento —y pienso que así fue—, no consideró necesario darle todas las formalidades a una redacción dirigida a apoyar una negociación política, no jurídica. Porque, como bien dice en su columna de SDP Noticias el abogado del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM—esto es, tan competente como el que más— Ernesto Villanueva, si la queja de alguna de las partes interesadas lleva a que un juez determine la invalidez del referido memorando, el costo para la Presidencia de México será cero. No hay, pues, entuerto que recomponer.

Columna Astillero de La Jornada

Dice Julio Hernández hace un par de días: “Los juegos políticos tácticos hasta ahora practicados le han permitido a López Obrador mantener una presión política y jurídica sobre los profesores tan duchos en estos menesteres, expertos en tensar casi al punto de la ruptura, para llegar a negociaciones finales que siempre les son ventajosas. Pero ahora el político tabasqueño ha escogido un camino, el de un memorando pretendidamente habilidoso, que le ha generado la inmediata réplica adversa de jurisperitos varios (el ministro en retiro, José Ramón Cossío, el constitucionalista Diego Valadés y el también docto Miguel Carbonell; de sus opositores políticos (con el desesperado cazador de oportunidades, Vicente Fox Quesada, en destacado lugar) y del segmento social predispuesto a encontrar indicios de autoritarismo creciente en el comportamiento del poderoso Presidente de la República”.

Mi comentario: La CNDH se ha sumado a las críticas al memorando y, por su parte, el Consejo General de la Abogacía Mexicana ha dicho que ese documento es contrario a la Constitución. O sea, todos contra el memo. En su columna, Julio Hernández citó a Carbonell, uno de abogados más petulantes que conozco: AMLO, dijo el pretencioso jurista, “requiere asesoría jurídica con urgencia”. Es decir, un tipo bastante incompetente pero que se sabe vender bien, aprovecha el enredo —que no es jurídico, sino simple negociación con la CNTE— para ofrecer sus servicios al presidente de la República. Miserias profesionales. En fin, creo que ni Valadés ni Cossío, tampoco Carbonell, la CNDH o el Consejo de la Abogacía entienden lo que Andrés Manuel está haciendo: negociar con un grupo capaz de violentarse al que no quiere, al que no va a reprimir. Creo que al final AMLO se saldrá con la suya y terminará convenciendo a la CNTE de aceptar la nueva reforma educativa elaborada por Julio Scherer y Esteban Moctezuma, esta sí con todas las formalidades legales.

Malo Guzmán y José Luis Camacho en SDP Noticias

Dijo Verónica Malo Guzmán hace un par de días: “Con ese papel (el memorando), reta a la CNTE a aceptar su contra reforma a cambio de las últimas dádivas adicionales prometidas. La Coordinadora sabe que no hay posibilidad real (constitucional y legal) de abrogación de la Reforma de Peña Nieto, por lo que la única opción que tienen es aceptar la aprobación legislativa federal de su nueva reforma, so pena de que sigan ‘padeciendo’ la de Peña Nieto”.

Dice José Luis Camacho el día de hoy: “Scherer es consejero jurídico, no político”.

Mi comentario: Una politóloga y un periodista profesional experimentado entienden mejor el asunto que los juristas más prestigiados (Valadés, Cossío) y más arrogantes (Carbonell) y también que instituciones honestas como la CNDH y el Consejo de la Abogacía. Lo que los abogados, por no atreverse a pensar fuera de la caja, no han comprendido es que Andrés Manuel no pretende eliminar una reforma constitucional con un decreto, sino nada más hacerle ver a la CNTE que si no se aprueba la nueva reforma educativa, entonces la que seguirá vigente es la de Peña Nieto. Y esto es algo que AMLO, seguramente bien asesorado por Scherer, está haciendo con riesgo cero, ya que en caso de que su memorando lo invalidara un juez, no habría ninguna sanción para el presidente de México, como ha dicho el jurista Villanueva.

Villanueva en SDP Noticias

Dice el jurista Villanueva: “La pregunta que debe hacerse es la siguiente: ¿Una resolución de uno de los poderes es inconstitucional al momento de redactarla y hacerla de conocimiento público y, por tal razón, carecería de vida jurídica? La respuesta es en sentido negativo, en virtud de dos razones: a) No existe ninguna disposición constitucional que establezca que una resolución afectada de inconstitucionalidad debe ser privada de la vida jurídica al segundo o minuto posterior a que fue emitida; b) Se requiere necesariamente que quien tenga interés jurídico haga valer esa inconstitucionalidad ante el Poder Judicial de la Federación y que sea el órgano competente el que declare la inconstitucionalidad respectiva. ¿Qué sucede si nadie interpone esa demanda de amparo o juicio de nulidad ante el Tribunal Federal de Justicia Administrativa? La instrucción escrita del presidente seguirá teniendo validez y eficacia jurídica hasta que un juzgador competente no disponga lo contrario”. 

Mi comentario: Es decir, si nadie lleva el tema a un juez —y hasta el momento nadie lo ha hecho—, lo recomendado por el memorando se aplicará. Pero si alguien, con interés jurídico demostrable. consiguiera que un juez invalidara el documento, entonces seguiría vigente la reforma de Peña Nieto que tanto molesta a la CNTE. ¿Sanción para AMLO? Ninguna: simplemente su memo sería inválido, y ya. Así de sencillo. Resulta una pena que algo tan elemental no lo entiendan algunos de los abogados más competentes —y algunos de los más mamilas— de México. Porque, carajo, no todo es la letra de la ley. El arte de la negociación no es ilegal, pero quizá para entenderlo ciertos abogados tendrían que ser un poquito más listos o menos dogmáticos.

0
comments
view comments