Opinión

La 4T y el arrepentimiento

La incompetencia y el autoritarismo son un cáncer; este seis de junio confíen en la intimidad de las casillas electorales.
Compartir en
Por H. E. Cavazos ArózquetaApril 23, 2021 at 5:00 am CDT

Los males que aquejan a nuestro país

Se entiende la culpabilidad ponzoñosa que debe embargar la conciencia de quienes en 2018 votaron por la 4T con las visceras. Como también se comprenden los motivos que los impulsaron para ello: la percepción de que el cataclismo nacional era inminente a causa de la corrosiva corrupción.

Hoy todo indica que la incompetencia y el autoritarismo son un cáncer más brutal que la corrupción misma. Que eso no significa que no se deban combatir y luchar contra todos los males que aquejan a nuestro país. Sin embargo, la prioridad hoy debe ser salvarlo; y ya salvado, mañana sería curarlo.

Así las cosas, los invito a que este seis de junio confíen en la intimidad de las casillas electorales. No tienen que hacer una manifestación expresiva ni pública de que han cambiado de opinión o de que se han arrepentido por el voto de confianza a la falaz y mentirosa ‘Cuarta Transformación’. No. No habrán los enfadosos “te lo dije” cantándose por doquier.

Y si fueran de los que aún confían en el lopezobradorismo, pero se han sentido decepcionados, por el mal manejo de la economía, de la pandemia, de la administración pública, de la seguridad, de la diversidad, del respeto al derecho ajeno, de la democracia, del empleo, del cuidado al medio ambiente, de las libertades, de la justicia, pues bueno: un voto de castigo sería la materialización plena del ejercicio de la ciudadanía y un símbolo de vocación democrática. La inteligencia debe ponderar sobre la necedad.