El diseño y la gastronomía ponen el alto el nombre de México

 

Mientras la mayor parte de los medios de comunicación del país están enfrascados en lograr la mejor cobertura de las aburridas campañas presidenciales o preocupados por publicar la masacre del día, la vida para los ciudadanos de a pie sigue. Los que trabajan triunfan fuera del país, y el Presidente Calderón tan preocupado hace unos años por que se “hablara bien de México” hace caso omiso a esas noticias que debían inundar las páginas de los periódicos y “alivianar” el denso panorama nacional.

Apenas el pasado 24 de abril la tienda del Museo de Arte Moderno de Nueva York inauguró el proyecto Destination: Mexico, una exposición-venta que reúne el trabajo de 60 diseñadores mexicanos, que luego de casi 2 años de un cuidadísimo proceso de selección, tuvieron oportunidad de vender sus productos en uno de los foros más importantes del mundo del diseño.

Hasta finales de julio, en las 2 tiendas de Nueva York, la de Tokio y la tienda en línea del Museo, estos 150 productos diseñados por creadores mexicanos estarán al alcance del mundo. En apenas 2 semanas en anaquel, las ventas están 90% arriba de las cifras estimadas.

Destination Mexico es un proyecto que ya cambió el rumbo de las cosas.

Hace cerca de 2 años se comenzó a trabajar en este proyecto.

Kathy Thornton-Bias directora de la tienda del Museo de Arte moderno de Nueva York vino a México para explorar a posibilidad de realizar un Destination dedicado a nuestro país.

Esta es la décima ocasión en que la tienda de MoMA dedica tres meses al año, sus tiendas al diseño de un país o una ciudad, a ese proyecto le han llamado Destination. Los países y ciudades participantes a la fecha han sido Estambul, Corea del Sur, Dinamarca, Finlandia, Buenos Aires, Brasil, Portugal, Berlín y Japón.

En cada ocasión los resultados han sido avasalladores. De entrada porque la tienda de MoMA vende anualmente cerca de 125 millones de dólares y tiene millones de visitantes al año. Luego porque MoMA ha procurado además de tener varios puntos de venta -Soho, la ubicada en el Museo, la tienda en línea y la de Tokio- ser también distribuidor de productos para otras tiendas alrededor del mundo. Después de 10 ediciones de Destination las estadísticas indican que por lo menos el 20% de los diseñadores que participan en cada evento, se quedan como proveedores de la tienda de MoMA.

Para la mayoría de los diseñadores fue un proyecto formativo. De puro aprendizaje de primera mano. Una vez pasado Destination todos sabrían cómo exportar, qué certificaciones se necesitan y cómo enviar sus diseños a puerto seguro.

Ya en los anaqueles al alcance del público y con el frenesí de la novedad, todos sabrán cómo  sus productos son recibidos en otros espacios y los alcances que el diseño mexicano puede tener fuera del territorio nacional.

Con este proyecto además de posicionar el nombre del diseño nacional a nivel global, los diseñadores aprendieron a exportar, a poner precio a su trabajo y a creer que su creatividad puede cruzar fronteras, y de pasó, generar más empleos y ayudar al desarrollo económico, tan deteriorado, de este país.

Si este proyecto no ha cambiado rumbos, autoestimas, visiones y sueños, que alguien me diga lo contrario.

Al diseño nacional sólo le queda mirar para adelante.

Más información del proyecto: http://www.momastore.org

 

****

 

Unos días después de este gran logro de los diseñadores mexicanos en Nueva York, se anunció en Londres la lista Saint Pellegrino que desde hace ya varios años destaca los 50 mejores restaurantes del mundo, seleccionados por un amplísimo jurados de expertos de todo el mundo.

Hace ya tres años que restaurantes mexicanos comenzaron a figurar en la selección. Sin embargo, este año el avance fue contundente. Los chefs Mikel Alonso y Bruno Oteyza (@mikelalonso) del restaurante Biko, españoles de nacimiento pero con larga trayectoria en el país, fueron los primeros en aparecer hace dos años en la lista. En 2010 se posicionaron en el lugar 46 y en 2011 llegaron al número 31. Este año descendieron 7 lugares quedando en el 38.

A partir del 2011 apareció también otro restaurante nacional: Pujol del joven chef Enrique Olvera (@enriqueolvera), el primero de cocina mexicana en la historia de la lista. (Biko es cocina española con toques nacionales).

Olvera con apenas 35 años ha venido caminando con pasos fuertes y determinados buscando posicionar la cocina mexicana en el ámbito internacional, ya no como cocina popular sino como una gastronomía de altos vuelos. Al parecer ya lo ha logrado; en 2011 apareció en el número 48 de la lista y ese año avanzó 17 lugares para colocarse en el sitio 36. Pujol es hoy un destino obligados en la ciudad de México para los foddies, curiosos, turistas y aquellos que les gusta lo bien hecho.

Y mientras el país parece desmoronarse hay casos no tan de excepción sino cada vez más comunes en que destacados connacionales ponen en alto el nombre de nuestro país y se convierten en ejemplo para los jóvenes y sin embargo nadie pareciera notarlo.

 

 

0
comentarios
Ver comentarios