Opinión

Encuestas serias sobre Nuevo León, Sonora, Edomex y la Cámara de Diputados

El próximo domingo los estudios de opinión más objetivos acerca de las elecciones 2021.
Alfonso Durazo
Compartir en
abril 26, 2021 a las 12:48 CDT

“Las preferencias para la Cámara de Diputados han permanecido –salvo en Nuevo León, que es siempre especial— tan contundentemente iguales”. Lo dijo en Milenio, este lunes 26 de abril un activista de Morena, Gibrán Ramírez Reyes.

Acepto que Nuevo Léon es especial, y sin duda las preferencias electorales en mi tierra han cambiado radicalmente desde el año pasado. Pero dudo de la otra parte del juicio del señor Ramírez Reyes: que no ha habido cambios en lo relacionado con las elecciones para la Cámara de Diputados. Veamos las cosas con cierto detalle.

De doctores en Harvard a puro gobernador corrupto y mediocre

Políticamente hablando, lo más especial que tiene Nuevo León, tal como lo dijo el presidente López Obrador, es que desde hace demasiado tiempo sus habitantes no hemos sabido elegir gobernantes serios, decentes y competentes. Exigimos a los aspirantes a cualquier puesto hasta doctorados en Harvard —inclusive se piden títulos en ingeniería  del MIT a quienes se contrata para cargar las cajas de refrescos en una taquería—, pero nos hemos conformado con puros pendejos, que además son rateros, para encabezar la administración pública del estado más pujante de México. ¿Se repetirá en 2021 esa maldición que nos condenó a sufrir como inquilinos del Palacio de Gobierno a verdaderas vergüenzas como El BenjasNati, Medina y El Bronco...? Ya se verá, pero los pronósticos no son optimistas.  

El veleidoso electorado de Nuevo León

Punto por punto:

1.

En la primera mitad de 2020 arrasaba en la encuestas el señor Samuel García, de Movimiento Ciudadano. En segundo lugar estaba Adrián de la Garza, del PRI.

2.

Debido a que renunció al priismo y a que difundió en forma realmente extraordinaria sus logros como alcaldesa del municipio de Escobedo, el primer lugar en las encuestas lo tomó Clara Luz Flores —inicialmente sin partido, luego como abanderada de Morena—, con Adrián en la segunda posición y Samuel, absolutamente desplomado, en un lejano tercer lugar.

3.

Posteriormente, Clara Luz se cayó —la hundió haber mentido acerca de su relación con el dirigente de la secta Nxivm—, y cuando parecía que al fin Adrián de la Garza tomaría el liderato, sorprendentemente fue Samuel García el que se puso en la punta de la carrera. La candidata de Morena se fue a un increíble tercer lugar muy lejos de los líderes, de donde no ha podido salir..

4.

Cuando parecía que el crecimiento de Samuel no lo iba a detener nadie, Adrián y el PRI emprendieron una tenaz cruzada contra el candidato de Movimiento Ciudadano al que han acusado de todo lo imaginable e investigable tanto por la UIF como por la FGR: lavado de dinero, relaciones con el narco, emisión de facturas falsas, estafas fiscales, compras fraudulentas… más lo que se acumule; y no solo se han atribuido estos delitos al político en campaña, sino también a su padre e inclusive a su esposa, Mariana Rodríguez, la conocida influente (no influencer) de Instagram.

Mariana en nuestra lengua

Disculpen mi necedad, pero abro un paréntesis que nada tiene que ver con la política.

En cuestiones relacionadas con el uso de las palabras invariablemente sigo las recomendaciones de la Fundeu de la RAE:

1.

 “Influente es una alternativa válida en español al término inglés influencer”.

2.

 “La voz española influente figura en el Diccionario desde 1803 y fue la forma preferida, frente a influyente, hasta la edición de 1925. Ambos términos significan ‘que influye’ o ‘que goza de mucha influencia’, lo que coincide con el concepto que designa el anglicismo. Aunque en la actualidad se ha invertido la preferencia en el Diccionario de la lengua española debido al uso general de ambas voces, la semejanza gráfica de influente con el anglicismo influencer favorece la equivalencia entre estos términos”.

3.

 “No obstante, las voces influidor, correctamente formada a partir del verbo influir, e influenciador son válidas”.

4.

“Si se opta por utilizar el término inglés, lo adecuado es destacarlo en cursiva o entre comillas”.

En fin...,

la compañera de Samuel García, a quien este debe la mayor parte de su éxito, es influencer (en cursiva o con comillas), pero sería mejor decirle influente, aunque no sería incorrecto llamarla influidora o influenciadora. El caso es que en 2021 Mariana Rodríguez ha destacado más que todos los estrategas electorales. ¿Le alcanzará a Samuel con el buen trabajo en redes sociales de su esposa?

La encuesta de El Heraldo

Ha habido pocas encuestas de vivienda y muchas telefónicas, de robots o de redes sociales. Los estudios más serios son los de El Heraldo de México, realizados mediante preguntas telefónicas con mensajes pregrabados que contestan los entrevistados en su teclado del teléfono marcando opciones de respuesta.

Sé que El Heraldo encuesta ahora mismo en los 15 estados en los que habrá elecciones de gobernador o gobernadora. El domingo se conocerán los resultados. Nuevo León lo midieron una vez la semana pasada y lo medirán de nuevo en estos días.

Los analistas de El Heraldo, de las empresas OPMI y SRS, van a responder a las preguntas clave:

1.

¿Ha seguido creciendo Samuel García, hasta el punto de ser ya imparable?

2.

¿El PRI logró detener el avance del candidato de Movimiento Ciudadano, de tal modo de ubicarlo a pocos puntos de Adrián de la Garza, lo que pondría al priismo en la posibilidad de derrotar a Samuel el día de las elecciones con la refinada ingeniería electoral que caracteriza al viejo partido que estuvo durante tantas décadas en el poder debido, precisamente, a su capacidad de movilización a la hora de las votaciones?

3.

¿Ya está totalmente fuera de competencia la candidata de Morena o pudo Clara Luz relanzar su campaña con el video de disculpas por haber mentido en lo referente a la su participación en la secta del convicto Keith Raniere?

El próximo domingo...

...sí, ese día lo sabremos tanto en los espacios electrónicos de El Heraldo como en sus páginas impresas. A juzgar por los resultados electorales que ya vi, habrá sorpresas.

¿La Cámara no cambia?

“Las preferencias para la Cámara de Diputados han permanecido tan contundentemente iguales”. No estoy de acuerdo con esta afirmación de Gibrán Ramírez Reyes.

Si en Nuevo León se ha hundido Morena, es un hecho que el partido del presidente AMLO ganará menos diputaciones en esta entidad de las que se había pensado hace unos meses; inclusive podría perder todos los distritos electorales federales. Esto ya hace que las preferencias para la Cámara de Diputados no sean “tan contundentemente iguales”.

Desconozco qué encuestas vio el señor Ramírez Reyes antes de lanzar la afirmación que estoy analizando, pero las que yo conozco dicen que ha habido movimientos en muchos lugares.

En Zacatecas podría Morena ganar la gubernatura, pero debido a los errores de su candidato, David Monreal, ya no ocurrirá con una ventaja de dos dígitos. Se ha cerrado bastante la contienda y, en el mejor de los casos para el partido del presidente AMLO, se llevará la victoria con pocos votos de diferencia. Ello necesariamente se traducirá en menos diputados para la causa morenista.

Lo mismo puede decirse de San Luis Potosí, Sinaloa, Michoacán, Campeche y Baja California Sur —en los últimos dos estados ya no tienen el primer lugar la candidata y el candidato de Morena, Layda Sandores y Víctor Castro—; en estas entidades el partido que representa a la 4T ha caído en las preferencias, quizá no tanto como para perder gubernaturas, pero sí para ya no dominar aplastantemente las elecciones de diputados y diputadas federales.

Estable Morena solo ha estado en Colima, Nayarit y Sonora —con grandes ventajas para su candidata y candidatos, Indira Vizcaíno, Miguel Ángel navarro y Alfonso Durazo, respectivamente— y en Chihuahua ka estabilidad favorece a otra opción política: la de Maru Campos, abanderada del PAN, quien sigue arriba, como ha estado desde el principio.

El hecho es que Morena está en problemas: ganará pero seguramente mucho menos de lo que había pronosticado. Ya se verá si consigue mantener el amplio control de la Cámara de Diputados que durante la primera parte del sexenio de AMLO le ha permitido sacar adelante sin problemas las reformas que el presidente de México ha necesitado para consolidar su proyecto.

Elecciones en Edomex, fortaleza de Morena

Quizá lo que más ayuda a Morena sea su fuerza electoral en el Estado de México, donde no habrá elecciones de gobernador. Este lunes El Heraldo presentó una encuesta de preferencias electorales municipales. Destaco lo siguiente:

1.

De los 17 municipios encuestados, que son los más importantes de la entidad, Morena y aliados arrasan en 12 de ellos. Esto es significativo por tres razones: (i) el peso del estado en el padrón electoral; (ii) el peso del estado, por lo tanto, en la conformación de la Cámara de Diputados, y (iii) que se trataba, hasta ahora, de uno de los bastiones priístas por excelencia.

2.

No se sabe si Alfredo del Mazo se ha ido plegando a la 4T en función de que las preferencias han ido migrando hacia Morena en la entidad o porque estas hayan ido migrando en la medida en que el gobernador ha trabajado de la mano de AMLO. En todo caso, se trata de un instinto de supervivencia —no sé si bueno o malo a la larga— de Del Mazo y en general de la clase política de la entidad (algo parecido ha ocurrido en Oaxaca con Murat).

3.

La fuerte competencia de Juntos Haremos Historia y Va por México en Atizapán, Toluca y Naucalpan no debía ser sorpresa. Son las demarcaciones que concentran la mayor actividad económica e industrial del estado, lo cual está asociado a posiciones no muy proclives a la izquierda y a los fundamentos del gobierno de la 4T.

4.

Los municipios de Metepec y Huixquilucan son abiertamente de oposición (el PAN va solo en este último caso y arrasa en la intención del voto). Son alcaldías ciertamente acostumbradas a las viejas estructuras y formas del poder.