Columnas

Dos tramposos, los candidatos del PRI a Nuevo León y a Monterrey, buscaron el desprecio de los regiomontanos, y desprecio han encontrado.

Los y las votantes tienen que movilizarse para impedir la gran injusticia diseñada y ejecutada por Adrián de la Garza y Francisco Cienfuegos, candidatos del PRI a gobernador de Nuevo León y a presidente municipal de Monterrey, respectivamente.

La líder en las encuestas en la contienda por la gubernatura, Clara Luz Flores, candidata de Morena, deberá rechazar fuertemente tal injusticia.

Si es honesto —con este reto se verá si lo es realmente—, el candidato del PAN al gobierno nuevoleonés, Fernando Larrazabal, condenará el abuso contra Luis Donaldo Colosio Riojas.

También debe expresarse en contra de tal inmoralidad el canditado de Morena a presidente municipal de Monterrey, Víctor Fuentes.

El propio presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, quien sufrió un desafuero con el que se intentó marginarlo de la elección presidencial de 2006, está obligado a exigir justicia a las autoridades electorales regiomontanas.

Todos debemos alzar la voz para que el caso llegue ya, antes de los tiempos procesales, al Tribunal Electoral, para que los magistrados de inmediato tomen nota acerca de lo que ha hecho el gobierno municipal regiomontano para eliminar de la contienda al candidato de Movimiento Ciudadano a presidente municipal de Monterrey: mentir acerca de la residencia de Colosio Riojas.

La perversidad es evidente: el candidato del PRI, Francisco Cienfuegos, sabe que en las encuestas está muy lejos de Luis Donaldo Colosio. Entonces, ha pedido a su aliado, alcalde con licencia de Monterrey, Adrián de la Garza, emitir un dictamen, absolutamente falso, en el que la autoridad municipal asegura que el joven político de MC no cumple con el requisito de la residencia en la capital de Nuevo León. Tal dictamen de la administración municipal, un enorme insulto a la inteligencia, está fundado en amañadas entrevistas con vecinos, pero sin considerar numerosos documentos perfectamente válidos, como recibos de luz y agua y su credencial de elector, que demuestran el domicilio legal de Colosio desde hace años en una colonia de la Sultana del Norte.

Si todos exigimos que tamaña injusticia no se concrete, no ocurrirá. Una pena que los priistas Cienfuegos y De la Garza recurran a semejantes insidias. Si tenían buenas posibilidades de ser competitivos en las elecciones de 2021, las han perdido. Clara Luz Flores noqueará a Adrián de la Garza, y Luis Donaldo Colosio —a quien no podrán quitarle a la mala su candidatura— aplastará a Francisco Cienfuegos, quien se irá al tercer lugar: la segunda posición será del expanista Víctor Fuentes.

En democracia, las trampas no benefician: todo lo contrario, hacen mucho daño al tramposo. En este caso, dos tramposos, los candidatos del PRI a los gobiernos de Nuevo León y de Monterrey. Buscaron De la Garza y Cienfuegos el desprecio de los electores regiomontanos, desprecio es lo que han encontrado.