Puercoespines de Schopenhauer (Calderón, García Luna…) unidos por el ‘crimen uniformado’ (diría Durazo)

Fox y Marta
Se entiende que tengan miedoImagen que circula en internet

Fox, Calderón, Martita, García Luna, Macedo de la Concha, periodistas amigos, empresarios cercanos juntitos se protegían y juntitos ya pierden

Una cadena es tan fuerte como su eslabón más débil.Thomas Reid)
El eslabón más fuerte era don Genaro, pero lo arrestaron y su debilidad romperá a esa mafiaSimple sentido común

La lista negra

1.- Vicente Fox tiene miedo.

2.- Felipe Calderón tiene miedo.

3.- Marta Sahagún tiene miedo.

4.- Rafael Macedo de la Concha tiene miedo.

5.- Genaro García Luna tiene miedo.

6.- Los periodistas amigos de ellos y ella tienen miedo.

7.- Los empresarios cercanos a tales puercoespines tienen miedo.

Unidos todos por el quinto de la lista, sí, el señor García Luna. El hombre fuerte del grupo está en prisión, y la mafia se tambalea.

Cayó García Luna en Estados Unidos no solo porque un narco lo denunció, sino también, y sobre todo —lo da a conocer hoy en El Universal el columnista Salvador García Soto—, porque la UIF mexicana, de Santiago Nieto, encontró evidencia de negocios del super policía con los hermanos Bibriescahijos de Martita, esposa de Fox, mujer corrupta, denunciada en su momento por Alfonso Durazo.

Fue el señor Fox, en sus tiempos de presidente de México, quien encumbró a don Genaro. Este se hizo fuerte y poderoso con el general Macedo de la Concha, entonces procurador general y operador de uno de los ataques más fuertes a nuestra democracia, el desafuero de AMLO para encarcelarlo y eliminarlo de las elecciones de 2006 ¡por el único pecado de construir una calle que conectara con la Ciudad de México a un hospital!

El desafuero se vino abajo por la presión de la gente en las calles, pero todos los mencionados y muchos otros poderosos se unieron para diseñar y ejecutar el fraude electoral de ese año.

Después del fraude, Calderón utilizó el ilegítimo poder que tuvo para entregar a García Luna todo el presupuesto y todo el mando en el que fue su principal —más estúpido y más dañino— proyecto político/económico, la guerra contra el narco, de tal modo que el súper policía hizo lo que quiso en el gobierno federal durante seis años.

Jefe de jefes, don Genaro, generoso con sus aliados, protegió narcotraficantes y sedujo periodistas; también, enriqueció a sus favoritos entre los hombres de negocios otorgándoles contratos multimillonarios.

Vivían tan felices. Armados de información comprometedora de los priistas que en 2012 llegaron al gobierno, se las arreglaron para permanecer intocables. Ojalá Peña Nieto, Videgaray, Osorio Chong y Nuño no terminen por arrepentirse de su falta de decisión para poner orden en el caos generado por Calderón y García Luna.

Los puercoespines de Schopenhauer

Fox, Calderón, Martita, García Luna, Macedo de la Concha, periodistas amigos, empresarios cercanos y priistas que no se atrevieron a perseguirlos decidieron que ante la posibilidad de que llegara un gobierno distinto, sí, como el de Andrés Manuel, tenían que estar unidos.

Les pasó lo que a los puercoespines cuando hace frío, tal como lo cuenta Arthur Schopenhauer en Parerga y paralipómena. Escritos filosóficos menores. Es famosa la historia: como ha helado los puercoespines se juntan todos para darse calor entre ellos. Pero si se acercan demasiado unos a otros, las espinas de cada uno lastiman a los demás. Llegan a una solución intermedia: juntos, para calentarse, pero suficientemente separados para no dañarse.

Así estaban Fox, Calderón, García Luna… 

Cada quien en lo suyo pero protegiéndose. No descarto que, al menos el último, el general Macedo, tuviera que ver en los hechos violentos recientes que la prensa usó con excesiva pasión para tratar de convencer al presidente López Obrador y al secretario Durazo de volver a la guerra contra el narco tal como la diseñó el súper policía. Uno de los puercoespines, según me dijeron personas que conocen el tema, Macedo de la Concha, estuvo detrás del discurso del general Gaytán contra la 4T.

Buscaban que las cosas no se salieran de control. Pero, desgraciadamente para ellos, falló el hombre que los cohesionaba y seguramente los financiaba, don Genaro, aliado y quizá jefe de El Chapo Guzmán.

Por tal motivo han tenido que estar todos ellos más cerca que nunca y ya se espinan. Para evitar cada uno el propio dolor delatará a los otros. El que empezará será el súper policía. Y así, lastimados por las espinas de los demás, de una u otra manera soltarán la sopa. Ya les delatan sus miedos, como el de Fox, o sus incoherencias, como las de Calderón.

El crimen uniformado

Dijo Durazo, actual secretario de Seguridad Pública, que el actual gobierno de México va con todo contra el “crimen uniformado”. Podrá hacerlo porque él mismo no es policía: es un funcionario público que quiere simplemente hacer bien su trabajo y que, cuando encontró corrupción en el gobierno al que servía, el de Fox y Marta, renunció y denunció.

Se entienden las campañas mediáticas y de redes contra Durazo: a los puercoespines les urge neutralizarlo. Una pena que no pocos periodistas se presten a tal linchaniento, sobre todo en la radio. Ojalá entren en razón.

0
comentarios
Ver comentarios