Opinión

Adrián, no te conviene la guerra sucia contra Samuel, solo lo haces crecer

"Adrián, te metes con lo más sagrado, la familia. Con mi papá, que a diferencia de ti, toda su vida ha trabajado de 8 a 8, de lunes a sábado".
Mariana Rodríguez y Samuel García
Compartir en
abril 27, 2021 a las 10:37 CDT

Entre otras razones, Samuel García es el líder en las encuestas en Nuevo León por la caída en las preferencias electorales de la candidata de Morena.

Fue Adrián de la Garza, del PRI, quien puso fuera de combate a Clara Luz Flores cuando difundió un video de ella con el líder de la secta Nxivm.

Por desgracia para el priista, no solo Adrián se benefició con el desplome de la morenista, sino también el abanderado de Movimiento Ciudadano. La crisis de Clara Luz ubicó a De la Garza en el primer lugar de las encuestas, pero también puso a Samuel de nuevo en competencia.

Si Adrián de la Garza se hubiera dedicado a administrar la ventaja no tan amplia, pero ventaja al fin que tenía, quizá habría podido llegar como líder al día de las votaciones. Pero, engolosinado, pensó que tenía material para hacerle a Samuel lo mismo que a Clara Luz: noquearlo con un video, de tal modo de que el priista se quedara sin rivales.

No midió Adrián que la guerra sucia a veces funciona —contra Clara Luz evidentemente funcionó—, pero en muchas ocasiones tiene un efecto búmeran.

Así las cosas, un video difundido por el candidato del PRI en el que Samuel, de niño, bailaba cumbias en una fiesta de un pariente suyo convicto por narcotráfico, El June, no perjudicó al representante de Movimiento Ciudadano, sino que lo benefició porque le permitió responder con sentido del humor. Y es que, la verdad de las cosas, solo como una mala broma se puede acusar a alguien por bailar  a las 10 años de edad.

Ello motivó que Samuel García, en vez de caerse en las encuestas —estaba en segundo lugar—, creciera y rebasara, aunque no por mucho, a Adrián de la Garza. Este priista, entonces, entró en desesperación y ha filtrado a algunos medios de comunicación de Monterrey y de la Ciudad de México, viejas acusaciones —algunas reales, la mayoría inventadas o muy exageradas—, contra Samuel, su padre y hasta su esposa, la estrella de Instagram Mariana Rodríguez.

Tales acusaciones no han tenido ningún efecto, ya que las encuestas desde hace semanas se mantienen sin cambios: Samuel, de MC, en primer lugar, seguido —todavía de cerca— por Adrián, del PRI.

Si se llegara a las votaciones con una ventaja de entre tres y cinco puntos a favor de Samuel García, podría Adrián de la Garza con movilizaciones en las casillas intentar emparejar el marcador. Si la ventaja de Samuel creciera un solo punto más, Adrián estaría perdido. Pero si el candidato del PRI se acercara un poco al de Movimiento Ciudadano, a De la Garza se le facilitaría derrotar a su rival con operación electoral.

Pero en vez de intentar emparejarse con una campaña de propuestas, en su desesperación Adrián de la Garza recurrió a más guerra sucia. Todo indica que puso en contacto a un periodista antes prestigiado, Ramón Alberto Garza, con familiares de Samuel García. Las personas que entrevistó el sitio de internet de Ramón, Código Magenta —se equivocó esta empresa al prestarse a la guerra sucia— han intentado enlodar, me parece que sin éxito, al candidato de Movimiento Ciudadano, quien ha respondido al abanderado del PRI con fuerza y, así lo pienso, en un tono bastante adecuado.

Si las cosas siguen así, Samuel llegará con gran ventaja a la jornada electoral, lo que le convertirá en gobernador de Nuevo León. Lo único que podría pararlo sería una orden de aprehensión a la que dudo recurra el gobierno de AMLO por tres razones, una más importante que las otra:

La primera razón menos importante para no perseguir a Samuel es la complejidad de armar un caso jurídico verdaderamente sólido, lo que se ve muy difícil con las pruebas que se han presentado; la segunda razón menos importante para no perseguir a Samuel es de pragmatismo político: no beneficiaría a Morena, sino al PRI; la razón de peso para no perseguir a Samuel, no en este momento —si algo hay debió juzgarse en el pasado, antes de las elecciones, o deberá llevarse a la fiscalía después— es la de no manchar el prestigio democrático, absolutamente bien consolidado, del presidente López Obrador, quien por ningún motivo pasará a la historia por haber eliminado, a la mala, a candidatos líderes en las encuestas.

Andrés Manuel no permitirá que se le haga a nadie lo que Vicente Fox quiso hacerle antes de las votaciones presidenciales de 2006: eliminarle con una orden de aprehensión evidentemente electorera.

La respuesta de Samuel

Enseguida, porque me parece de interés público, la respuesta de Samuel García a Adrián de la Garza:

"Ya salió el peine, ya quedó claro de dónde salió el video en el que salgo bailando cumbias: Adrián se lo compró a estos parientes que aparecen en una 'entrevista' que, seguramente abusando de su necesidad, también pagó".

"Como sea, la entrevista deja clarísimo que no conozco a esas personas, ellos mismos lo dicen. Que papá nunca ha querido hablar con ellos, ellos mismos lo dicen. Y que pasamos de la terrible acusación de que papá era operador financiero de un cártel, y que ellos pagan mi campaña, a que una señora dice que papá no le pagó un terreno".

"De nuevo Adrián, te estás metiendo con lo más sagrado, con la familia. Te estás metiendo con mi papá, un hombre que, a diferencia de ti, toda su vida ha trabajado de 8 a 8, de lunes a sábado. Un hombre que a puro esfuerzo se hizo de un nombre y un prestigio. Como dicen, antes de hablar de él, lávate la boca".

"En fin, no puedo pasarme toda la campaña 'probando mi inocencia' de todo eso que sale del búnker del PRI. La realidad es que vamos ganando en todas las encuestas, que Adrián no va a ser gobernador y por eso está desesperado, cometiendo bajeza tras bajeza.

"Raza, lo único que deben de tener claro es que, el día que me cite una autoridad competente, iré a declarar. Porque, como se los he dicho, no tengo nada que ocultar".