Columnas

Acepto el préstamo de Salinas Pliego (con intereses cristianos, no de Elektra), pero cambio la apuesta

Salinas Pliego va él mismo por 'la grande'

Ojalá le entre don Ricardo a la apuesta de una encuesta telefónica. Perderá dos mil pesos, pero recuperará sensatez y su familia se tranquilizará.

Primero

El dueño de TV Azteca llamó “gobernadorcillo” a Javier Corral, de Chihuahua solo porque este funcionario se atrevió a poner en orden a las empresas de don Ricardo Salinas Pliego.

Buen día #GobernadorcilloCorral, no había visto tus tweets, ayer estuve todo el día rescatando perros, gatos, apoyando gente y disfrutando de mi fin de semana 😌

En lugar de buscar pleito, ponte a trabajar y devuélvele a los habitantes de Chihuahua sus garantías y libertad. 😜 https://t.co/4E2gnV1UaN pic.twitter.com/tqo50Hnw3h

— Ricardo Salinas Pliego (@RicardoBSalinas) November 16, 2020

Segundo

Imaginé un escenario improbable, pero no imposible: que el chihuahuense —uno de los precandidatos naturales del PAN para las elecciones de 2024— se convirtiera en el próximo presidente de México.

Si eso ocurriera, pronostiqué, Ricardo Salinas Pliego sería uno de los empresarios invitados a la toma de posesión y al besamos, donde él saludaría con entusiasmo al presidente Corral, se pondría a las órdenes del nuevo gobernante y no lo trataría de “presidentillo”, sino de “presidentote”.

Tercero

En Twitter el también propietario de las tiendas Elektra y de Banco Azteca me apostó que Corral jamás será presidente.

Puso en la ruleta del futurismo electoral dos mil pesos y, como sabe que no me alcanza, ofreció prestarme ese dinero. Por cierto, dado que mis tuits nadie los ve, él se ofreció a difundir uno de mis mensajes. Sinceramente agradecido he quedado.

Como veo que tu pobre tweet nadie lo ve, te lo voy a compartir porque soy buena gente 😌

Te apuesto $1,000 a que el #GobernadorcilloCorral NO llega a presidente.

Y otros $1,000 a que NUNCA, bajo ninguna circunstancia, pasaría a saludarlo ¿le pones? Si gustas te presto. https://t.co/TuWvG0Jzk9

— Ricardo Salinas Pliego (@RicardoBSalinas) November 17, 2020

Cuarto

En una tuit acepté el préstamo y la apuesta, pero creo que cometí un error: el de no aclarar que pagaré lo que me preste pero con intereses bancarios normales, ¡no con los de Elektra y Banco Azteca!

Como todo el mundo sabe, los créditos de Elektra son los más caros del mercado. Así que suplico renegociar el punto, ya que no quiero terminar pagando en vez de dos mil pesos, más de 2 mil euros.

Quinto

Un tuit posterior, que podría ser calificado como acto anticipado de campaña, me convenció que no exageraban quienes conocen al señor Salinas Pliego y lo ven decidido a ser el salvador de México en 2024; en efecto, es obvio que está preparándose para ser él mismo candidato a la presidencia de la república de cualquier partido que logre alquilar.

No ha entendido el señor Salinas Pliego que exhibir en público su biblioteca, sus libros y sus escopetas es promoción política adelantada y, por lo tanto, sancionable por el Instituto Nacional Electoral.

Buenas tardes, hoy les voy a compartir la privacidad de mi casa y mi oficina personal. Súbanle al volumen y escuchen el video, ahí les explico con más detalle que es lo que están viendo... se los dedico a los que querían ver mi biblioteca y conocer mi casa. pic.twitter.com/QZB3Rw9Udv

— Ricardo Salinas Pliego (@RicardoBSalinas) November 18, 2020

Si Donald Trump pudo en Estados Unidos, pensará el dueño de TV Azteca, ¿por qué no entregar en México todo el poder político a un hombre de negocios?

Y como Carlos Slim está fuera de la jugada por cuestiones de edad, entonces don Ricardo cree que solo él puede lograr la hazaña.

Sexto

Le cambio la apuesta a Ricardo Salinas Pliego: los dos mil pesos que me preste —insisto, con intereses cristianos, no los de Elektra— los pongo en la ruleta preelectoral, es decir, va ese dinero a favor de que en una encuesta que se haga ahora mismo Javier Corral derrota el mero mero de Banco Azteca.

Tal ejercicio demoscópico sería el final del sueño presidencial de don Ricardo. Si no por otra cosa, por aquella sabiduría del Filósofo de Güemez: “Si dos perros persiguen a una libre y el de adelante no la alcanza, el de atrás menos”.

En efecto, si Salinas Pliego no pudiera superar a Corral, que está lejos de ubicarse entre los favoritos para la grande, menos logrará retar a quienes tienen mayores posibilidades de llegar a la presidencia en 2024, como Marcelo Ebrard, Claudia Sheinbaum y Enrique Alfaro.

Volver a la serenidad

Ojalá le entre Salinas Pliego a la apuesta de una sencilla encuesta telefónica. Perderá dos mil pesos, pero recuperará sensatez y su familia volverá a la tranquilidad.

Deben los suyos estar más que preocupados viéndolo armar alboroto de tiempo completo en Twitter. No es Salinas Pliego un bot inventado por adolescentes: sus tuits son reales. Tampoco un acosador, pero a veces se acerca. No ha entrado en la locura merecedora de atención especializada, pero debe tener cuidado: la ilusión presidencial marea al más pintado.

¿Apostamos, don Ricardo Salinas?