Columnas

Tengo otros datos: Problemas de la 4T para la soberanía energética de gas

Industria eléctricaMargarito Pérez/Cuartoscuro

La dependencia que tiene México del gas natural proveniente de Estados Unidos.

Alternativas para terminar con la dependencia 

Las intensas tormentas invernales que se registraron en el sur de los Estados Unidos y el norte de México hace unos días ocasionaron que el suministro de gas natural proveniente de Texas, que abastece las plantas de generación de electricidad de ciclo combinado en el país azteca, se interrumpiera y provocara un apagón que afectó a 4.8 millones de consumidores en 20 municipios de los estados de Nuevo León, Tamaulipas, Chihuahua, Coahuila, Durango, Zacatecas.

El fenómeno natural, dejó al descubierto la dependencia que tiene México del gas natural proveniente de Estados Unidos, ya que este energético es esencial para el funcionamiento de las plantas de ciclo combinado, siendo que éstas generan el 39.5 por ciento del total de la energía eléctrica que se produce y consume en el país; por lo que será urgente que el Gobierno de la Cuarta Transformación (4T) busque alternativas para acabar la dependencia y donde las soluciones a través del almacenamiento en cavernas del energético y la explotación de este con la técnica del fracking están descartados.   

estadísticaCortesía

Recordemos que la falta de gas natural en México, sucedió debido a que Estados Unidos cortó el suministro de dicho energético, por las afectaciones que se suscitaron ante las bajas temperaturas registradas en estos días en el país de las barras y las estrellas, así como en el norte del territorio mexicano. Cabe recordar, que el gas natural debe ser transportado a temperaturas mayores de 8 grados centígrados; si el energético es llevado a más baja temperatura se corren el riesgo de que los ductos revienten.

Los gobiernos de los expresidentes Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto impulsaron una política energética que hizo al país dependiente del gas texano para la generación de electricidad. Según datos de la periodista financiera del Economista, Karol García, las importaciones del energético proveniente de Estados Unidos "en una década han aumentado nada menos que 275 por ciento, o 4,020 millones de pies cúbicos diarios adicionales".

Los exmandatarios también descuidaron la inversión en exploración y explotación de las cuencas de gas que hay en abundancia en México como es la cuenca de Burgos en Coahuila.

Por otro lado, las cifras de la Secretaria de Energía que encabeza Rocío Nahle, son muy claras ya que entre enero y septiembre del 2020, se importaron 5,479 millones de pies cúbicos al día, cuando en 2010 el monto fue de 1,459 millones de pies cúbicos.

El especialista en energías, Rogelio Calderón destaca entre varios aspectos el porqué se dio la dependencia para México del gas importado.

“Durante más de 10 años, existió una estrategia que se basó principalmente en la premisa de (“Es mejor y más barato importar que producir”), tanto el gobierno mexicano como reguladores, organismos y distintos actores, con gran empeño impulsaron dicha estrategia, misma que tomó mayor impulso desde la planeación de los sistemas de gasoductos Norte-Noroeste y los Ramones, este último que fue cancelado en su esquema original en noviembre del 2012”.

Las centrales de ciclo combinado de electricidad trabajan las 24 horas, a través de gas y vapor de agua; esta técnica mantiene la continuidad del sistema y ofrece el respaldo al sistema eléctrico nacional cuando las intermitentes (renovables) no producen. Pero si no hay gas estas no pueden trabajar.

La generación de energía a partir gas natural, que según expertos es una fuente mucho más barata y menos contaminante que el carbón o el combustóleo, además de producir electricidad continua, pero no deja de ser una fuente fósil no renovable.

La empresa de origen español Iberdrola que dirige en México Enrique Alba, es el mayor productor privado de electricidad a partir del gas natural del país; cuenta con una capacidad de generación en sus plantas de ciclo combinado de 5,568 MW.

Las opciones de la actual administración federal para acabar con la dependencia de gas natural son pocas ya que almacenar el energético en cavernas no es rentable como lo señala una magnifica columna de Federico Arreola que lleva por título “Caverna de @rocionahle. Calumnia @CartonCalderon a @claraluzflores. Grillan a @colosioriojas” y publicada en SDPNoticias el pasado 19 de febrero.

La otra propuesta que no es viable para la pronta explotación de la cuenca de Burgos es fracking por estar prohibido por el Gobierno de la 4T.

El fracking que se usa para la explotación de gas y de petróleo y que se ha usado con aparente éxito en Texas, pero tiente riesgos ya que contamina la atmósfera y grandes volúmenes de agua, que quedan inservibles, no pueden tratarse ni volver al ciclo del agua, además que está relacionado con actividad sísmica.

La técnica del fracking consiste en hacer perforaciones a grandes profundidades para fracturar rocas que contienen el hidrocarburo. Para ello, es necesario meter un tubo que llegue a la capa de rocas, y una vez allí, el agua que se introduce tenga la suficiente presión para romper esas capas. Sin embargo, el vital líquido pierde presión a medida que alcanza profundidad, por lo que se utilizan aditivos químicos para evitar la fricción y llegar con más presión. El resultado es que el agua empleada se contamina con los químicos, además de metales pesados propios de las rocas fracturadas, y por ello no puede ser usada para ninguna actividad ni reinsertarse en el ciclo acuífero.

La solución es invertir en exploración y explotación de gas en la cuenca de Burgos con métodos que no impliquen el fracking y rehabilitar gasificadoras del puerto de Manzanillo y aprovechar los gasoductos de la zona para distribuir el energético y la de Baja California para que se tengas otras opciones de importación del energético de otras partes del mundo y que no so lo sea el proveniente de los Estados Unidos.

Alemania enfrentó un problema similar al de México, ya que la electricidad que se consume en dicho país europeo sin intermitencia provenía de plantas de ciclo combinado, pero su principal fuente de abastecimiento de gas para esas generadoras de energía es Rusia; y las plantas eólicas y fotovoltaicas no son suficientes para dar continuidad las 24 horas al sistema eléctrico alemán.

La decisión que tomó el Gobierno de Angela Merkel fue la creación de una generadora de energía eléctrica a través del carbón.

La planta de 1,050 MW que le ha costado a Uniper 1,500 millones de euros (1,650 millones de dólares) y este proyecto recibió una exención del plan de Alemania para salir de la energía de carbón para 2038. La carbonífera empezó a funcionar en mayo del 2020.

Con esta decisión el Gobierno germano enfrenta el reto de disminuir la dependencia del gas de Rusia y de la energía nuclear de Francia.

El problema no está fácil y el Gobierno de la Cuarta Transformación tendrá que tomar difíciles decisiones para lograr salir de este problema que representa la dependencia del gas del vecino del norte.

El presidente Andrés Manuel López Obrador, informó en su conferencia mañanera de este miércoles 17 de febrero, que enfrentara esta crisis de dependencia del gas de Texas, con la modernización de las 86 plantas hidroeléctricas de la Comisión Federal de Electricidad; ya que en estás se produce energía eléctrica limpia con el agua de las presas, la inversión es menor, es una energía continua, además la electricidad se puede acumular con más facilidad que con los proyectos eólicos y fotovoltaicos.