La devoción de Andrés Manuel. La pasión de Bernie Sanders

La devoción de Andrés Manuel por el cristianismo es auténtica. No finge. No es hombre que guste de fingir con esos propósitos. Sí, es imperfecto en este sentido?y seguramente en otros-- a ojos de los no devotos, de aquellos que no necesitan de guía porque la fraternidad humana para con el prójimo le es de naturaleza; la razón y la justicia, la encuentran en su fuero interno y de ahí, hacia fuera. No se paran a buscar o a complicarse con otras explicaciones.

Si Andrés Manuel siente devoción por el señor Jorge Mario Bergolio alias Papa, sin conocer el pasado de esta persona, pero obviamente deslumbrado? gran capacidad del argentino para la manipulación-- pues, allá cada quien, está actuando honestamente. Pero se comprende que podría tomarse como una debilidad alabar u obsequiar a un líder católico de un poder fáctico reconocido en lo general por una trayectoria de complicidad con la sociedad privilegiada que mantiene al resto sin derechos humanos básicos.

Si el ser devoto religioso afectará su modo de ver la existencia, imagino que sí. Quizá esta fue la razón por la que no se lanzó con todo en el 2006. Tenía consigo, a su lado, a millón y medio de personas hasta las últimas consecuencias, además de más de 30 millones de seguidores. Fue frustrante que él no pudiera ver claro en ese momento. ¿Será que su devoción fue lo que lo llevó al plantón, en lugar de a la acción?

Estoy atenta a lo que hará ahora rumbo al 2018 simplemente porque sigue siendo-- a pesar de su devoción--el único líder político derecho que conozco, sin la ilusión de llegar para enriquecerse a costa del erario público.

Antier, en el foro de debate para la candidatura demócrata gringa, Bernie Sanders fue una bocanada de aire fresco en el sentido de asegurarle al pueblo estadounidense que ?las cosas no van a cambiar si no son millones los que salen a las calles a exigirlo?. El Senador por Vermont se perfila fuerte y le habla con pasión con verdad a la gente. Instó a los gringos: ?¿Quieren subir el salario mínimo porque es injustamente bajo y un abuso en contubernio? ¡Manifiéstense millones de trabajadores sin tregua en las calles para lograrlo! ?¿Quieren que las universidades sean gratuitas como lo son en los países más avanzados del mundo? ¡Marchen y protesten millones de estudiantes para que esto se cumpla! ¿Quieren seguro universal para todos como debe un país que se dice de primer mundo?

Ah qué bonito se siente verificar la fuerza de la pasión basada en el conocimiento, en las ganas de que el mismo pueblo despierte, que la clase media que ha sido mermada y llevada hacia la pobreza por los pillos sosteniendo el control en el Capitolio, se labren su propio destino. Declaró el demócrata : ?Aquellos que han sido o son afectados por las políticas depredadoras, levántense, salgan a las calles. Protesten y digan a los congresistas republicanos que se niegan a tomar acción a favor de la sociedad afectada ¿saben qué? ¡Están despedidos!?.

Llegará lejos la pasión de Bernie Sanders. Se siente. Si no gana, podría ser elegido vicepresidente. Pronunció y retumbó en el escenario al finalizar el debate una frase ya reconocida como suya, que Andrés Manuel utilizaba constantemente y hace tiempo no lo escucho decir: ?Concretemos juntos la revolución de las conciencias?.

0
comentarios
Ver comentarios