Una mini despensa priista en casa

Ahora no sé si me engañe, me mintieron o la engañaron.  Mas el caso es que ahora alguien cree que soy promotora del voto priista, y en particular del aspirante a diputado local por el distrito XXX de Naucalpan, Estado de México. Pero se equivocan, mis ideas y convicciones no se venden, ni tampoco estoy dispuesta a invertir mi tiempo en las aspiraciones de alguien que ni siquiera conozco. 

Hace unos días, mi vecina de inmueble contiguo tocó a mi casa y me invitó a participar en lo que yo entendí sería el equipo de funcionarios electorales para recibir el voto ciudadano el próximo primero de julio.

Mis preguntas ante la propuesta a mi interlocutora fueron: ¿Te tocó a ti organizar a los funcionarios?, ¿Ya no se ubicará en donde siempre como desde hace 20 años que llegué aquí de vecina?

Ella contestó que no sabía cuál era la razón pero en efecto, ya no se instalaría la mesa receptora de votos en la calle   muy cerca de donde vivimos.   Añadió que tenía que conseguir a diez personas y que de las que había visitado ya más de veinte, sólo una se había animado a acompañarla en esta encomienda ciudadana.

La verdad no sentí chantaje de su parte, pero sí mi propia necesidad de ser solidaria con ella y hasta con una tarea ciudadana que muchos rehuimos.  Así que le dije que contara conmigo.  Acto seguido me pidió la copia de mi credencial de elector, lo cual no me pareció extraño.  Bueno, hasta le ofrecí acompañarla a tocar puertas de vecinos conocidos y desconocidos “para juntar al equipo”. 

Al otro día le entregué mi copia del documento coloquialmente conocido como “la del ife” y por cuatro días no supe más nada ni de mi vecina, ni del asunto.

El viernes por la tarde de la semana anterior, cuando llegué a mi domicilio, me notificaron de otra visita de mi vecina, quien dejó el mensaje que el “del distrito” nos citaba a las siete de la noche en casa de ella.

Por solidaridad y cumplimiento a mis compromisos,  llegué al lugar de la cita un minuto antes de la hora avisada y comunique a la anfitriona que me apenaba pero tenía un compromiso previamente contraído a las 19:30 horas.  Así que ahí esperé justo hasta la media hora de mi llegada y me disculpé.  Después supe que el visitante “del distrito” había arribado una hora con cuarenta minutos tarde de la hora señalada.

El lunes de esta semana, al llegar a casa me entregaron dos hojas: Una especie de relación con mi nombre, mis datos de sección y fecha de nacimiento, misma que llevaba el título de relación de vecinos.  Al verla y saber que había sido entregada por mi vecina, no entendí el contexto de aquellos papeles y pensé darme el tiempo para preguntar mis dudas.  No pasaron ni dos minutos cuando advertí la presencia de un plástico doblado que no resultó ser otra cosa que una manta que promocionaba al candidato priista a diputado por el distrito XXX de Naucalpan, Sergio Mancilla Zayas, de la que se me advirtió debía poner en una ventana exterior de mi casa.  Entonces comprendí  que mi participación para el domingo primero de julio, no era la que yo había imaginado.

Advertí que debía poner manos en el asunto y avisar a mi querida vecina que no seguiría en su equipo de trabajo.  Pero antes de encontrarla y reflexionar sobre cómo dar aviso y no defraudar, el nuevo envío del “del distrito” fue una despensa… despensita: Un litro de aceite, una bolsota de avena, una bolsitita de sopa y otra de igual tamaño de leche en polvo, unos dos puñados de azúcar y una lata de sardina y dos de atún.

A mi amiga y vecina le recompensaré mi deslinde con acciones inmediatas que le demuestren que quiero y puedo apoyarla.  Sin embargo, al “del distrito” ni un minuto más de mi tiempo para comprometer el voto de nadie por una despensitita u otras amenidades. 

Sin embargo, le advierto al candidato a diputado local Mancilla Zayas, que mi voto no será de ninguna manera para él, a menos que a través de sus acciones y no de sus dádivas, me provoque lo contrario.

 

Acta Divina… En la página del candidato a diputado local por el Estado de México, Sergio Mancilla Zayas, se advierte que fue servidor público y que le interesan: Luis Donaldo Colosio, Alfredo Del Mazo Maza, Sergio Mancilla, Enrique Peña nieto y contra el cáncer de seno.

[email protected]

 

0
comentarios
Ver comentarios