Criptocracia. Denisse Maerker: ¿aplicación selectiva de la ley?

Denisse Maerker
Denisse MaerkerInternet

La conductora del nuevo noticiero estelar Denisse Maerker me parece una mujer inteligente, preparada y con sentido común. De hecho, creo que en Televisa su credibilidad es de la más altas entre los conductores de noticias de esa empresa. Por las razones anteriores, es de sorprender que Denisse haya incurrido en un delito potencialmente grave: portar uniforme reglamentario de la Fuerza Aérea Mexicana que no tiene derecho de utilizar. Y no hay dudas de la probable actualización de ese tipo penal. Ella misma difundió por twitter la conducta que la puede incriminar; es decir, vestir el uniforme señalado. (http://www.sdpnoticias.com/nacional/2016/09/16/incurre-denisse-maerker-en-delito-al-vestir-uniformes-del-ejercito).

En efecto, el artículo 250 del Código Penal Federal dispone a la letra que:  Se sancionará con prisión de uno a seis años y multa de cien a trescientos días a quien IV.- Al que usare credenciales de servidor público, condecoraciones, uniformes, grados jerárquicos, divisas, insignias o siglas a las que no tenga derecho. Podrá aumentarse la pena hasta la mitad de su duración y cuantía, cuando sean de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas Mexicanas o de alguna corporación policial. (negritas mías)

Cabe decir que si bien el artículo 404 del Código de Justicia Militar establece un tipo penal similar con una sanción de 4 meses, es sólo aplicable a los sujetos de ese ordenamiento, en otras palabras, los militares en el amplio sentido de la expresión.

Alguien podrá decir que la conductora de Televisa no sabía que portar el uniforme de las fuerzas armadas estuviera prohibido. Por desgracia, la ignorancia de la ley no justifica su incumplimiento. Peor aún se trata de un delito que se persigue de oficio no por querella a petición de parte agraviada.

Por supuesto, el probable delito previsto en el artículo 250 del CPF en el que habría incurrido Denisse sería extensible a los militares que estaban junto a ella y- por lo que se ve en la foto- no sólo no la detuvieron o impidieron oportunamente que ese probable delito se cometiera. La “ayudaron”, por el contrario, a que pudiera incurrir en un delito que podría ser grave. Ellos si existiera la observancia de la ley serían procesados bajo la normatividad militar.

Ya se sabe que la ley no se aplicará a Denisse (como sí se aplicaría a cualquier ciudadano de a pie) ni siquiera se abrirá averiguación previa y podrá seguir feliz por la vida por encima de la ley que- se supone- sujeta a todos. En nada abona a la credibilidad del noticiero que recién inicia esta preparada mujer para que no se asesore de un equipo jurídico, que le dé seguimiento a todo aquello que pudiera ser contrario a la ley. Sabemos que no pasa nada si ella viola la ley. Por lo menos la mayor parte de los 1081 delitos posibles que se podrían cometer en este país inundado de delitos en el código penal y en leyes especiales. Pero por imagen, por su imagen que sigue siendo positiva, mucho le aportaría a Denisse que por iniciativa propia evitara enviar un mensaje- sin duda involuntario- de impunidad, justo- así lo creo- lo que ella combate por convicción. Lo adecuado es que el discurso y los hechos transiten por un mismo sendero para evitar ser parte del problema nacional. De aquellos quienes ejerciendo ilegales privilegios hacen del Estado de derecho una pieza que se usa sólo cuando se requiere por razones ajenas a las establecidas en el sistema nomativo.

@evillanuevamx

[email protected]

 

0
comentarios
Ver comentarios