Columnas

Joe Biden niega vacunas a México

César Dávila
Joe Biden en reunión virtual con AMLOTomada de video

Mal se vio el presidente de EU, Joe Biden, al no acceder vender vacunas a México.

Vacunas vs Covid-19

En la cruzada por las vacunas COVID, el presidente Andrés Manuel López Obrador, venía obteniendo logros importantes luego de entrevistarse con Xi Jinping, presidente de China y con el presidente de Rusia, Vladimir Putin.

Son de las cosas que se tienen que hacer, y que efectivamente ha hecho el presidente, al no ser México un país productor ni inventor de la vacuna COVID, que, como el resto del mundo, nos tienen a expensas de los envíos del exterior.

Mal se vio Joe Biden al no acceder vender vacunas a México, su vecino “amigo” del sur, uno de los más afectados por la pandemia. Pudo designar una cantidad pequeña como cortesía política, sin mermar gran cosa para ellos; para México hubiese sido un gran alivio en estos momentos; no lo hizo.

¿Deberemos ignorar este pasaje de mezquindad en la historia de la relación bilateral? No lo creo, porque hoy vemos que, en momentos de crisis, tuvo que venir la ayuda de otras latitudes como China, Rusia, La India y Europa, sin que estos hayan aun inmunizado a su población, pero que entienden la importancia de compartir.

Desde luego que cada país ve por sí mismo primero, pero se debe entender que esta guerra no es de banderas sino de la humanidad contra la pandemia, y a pesar de que el presidente de Estados Unidos tenga fuertes presiones al interior para no exportar vacunas, hay argumentos que pudieran justificar el compartir vacunas con México y el mundo:

1. Cuando se tiene con México una frontera de más de 3,000 km, donde a pesar del cierre temporal, se sigue compartiendo el paso entre familiares y amigos binacionales.

2. Se debe procurar la reactivación económica de toda la zona T-MEC, ya que es importante reavivar la industria maquiladora mexicana, vital para las cadenas de suministro de muchas empresas norteamericanas.

3. Es necesario desarrollar una inmunización hemisférica de manera uniforme, ya que de no hacerlo el virus continuaría propagándose y mutando en los países con menos recursos, aumentando el riesgo de que las vacunas actuales no cubran nuevas cepas.

En la conferencia mañanera de ayer martes, cuando le preguntaron al presidente Andrés Manuel López Obrador, si Joe Biden había respondido la petición de suministrar dosis a México; este no destacó la ofensa del norteamericano, sino que se limitó a decir: “hubo una actitud del presidente Biden de mucha comprensión a nuestro planteamiento, y los equipos de los dos países verán qué es posible y cuándo" es decir, no se quejó de él para no cerrar la puerta, sino que por el contrario, dejó abierta la posibilidad, a pesar del rechazo inicial.

Recordemos que Estados Unidos también negó vacunas a Canadá; pero si a alguien le conviene inmunizar después del American First, es a los vecinos del norte y del sur.

Por eso el presidente, aunque impaciente, se mostró paciente.