Columnas

Dante Delgado: el líder moral de Movimiento Ciudadano, es un animal político.

Dante Delgado un maestro para mentir

En su sexenio, Felipe Calderón vio en el PRI, a un opositor cómodo, con quien podía barajar la idea de un plan B rumbo a la sucesión presidencial. Para el panista, era más conveniente que llegaran los priistas al poder en lugar de arriesgar a que lo hiciera López Obrador.

Por ello, durante su mandato, ningún priista pisó la cárcel, y se dejó crecer la imagen del entonces gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto; quien al llegar al poder, no hizo nada para perseguir o enjuiciar a su antecesor.

Hoy, el presidente López Obrador, incapaz de pensar en la posibilidad de cederle el poder a alguien más, ha encontrado a un aliado dentro de la oposición, con la única función de quitarle votos al resto de los partidos, para que él y los suyos, puedan seguir quedándose con la mayoría en los congresos y arrebatar de paso, varias gubernaturas.

Dante Delgado, el antes amigo personal del presidente y ahora “opositor mediático” del mismo, que por un lado critica fuertemente al mandatario, pero que por el otro le sirve la mesa para lograr sus objetivos, es el opositor que López Obrador necesitaba.

El líder moral de Movimiento Ciudadano, es un animal político, ha sabido navegar con la corriente que le toque, sin importar a donde lo lleve, el fin, es encontrar tierra firme en donde pueda seguir edificando su proyecto político.

El Senador veracruzano dio de que hablar con su cuarta carta dirigida al Presidente, en donde le recrimina su autoritarismo e intento de represión al modificar la ley para poder perseguir sin recato alguno, a sus opositores y/o adversarios. En el escrito, acusa al PRI y al PAN de servirle de tapete al mandatario al aprobar las reformas de estas leyes, como la del artículo 19.

Nadie puede negar, que Dante sabe escribir, pero tampoco se puede negar, que es un maestro para mentir. Primero, porque lo que omite decir en ese escrito, es que dicha ley fue aprobada con el voto de la mitad de la bancada de su partido. Que los priistas, contrario a lo que afirma, votaron en su gran mayoría en contra. Pero además, miente porque en los hechos, esta sirviendo a los intereses de Morena con las decisiones que su partido ha tomado con miras a las elecciones de este año.

Al presidente le conviene hacer crecer a Dante Delgado, y a este último, le conviene adoptar un papel de crítico y adversario a un régimen, al que en la práctica consiente. ¿A quien le beneficia más que Movimiento Ciudadano no vaya en alianza con el resto de los partidos? ¿Puede justificar Delgado y los suyos no ir en esa coalición por “construir un proyecto diferente” para México, cuando envía a candidatos como Paquita la del Barrio o Samuel García? ¿Se le puede creer a Dante que no le gustan los perfiles propuestos por la alianza, cuando en 2018, junto al PAN y al PRD, avaló candidaturas como la de Yunes en Veracruz?

Por eso, poco hay que creer de las palabras de Dante, quien en es un opositor de palabras, y un aliado en acciones.

Elecciones 2021

La candidatura de Félix Salgado Macedonio sigue generándoles dolores de cabeza a los dirigentes nacionales de Morena, quienes no han podido calmar las voces de rechazo no solo de la sociedad, sino también al interior de su mismo partido.

Ahora fue el grupo autodenominado “Constituyentes”, en el que participan personajes como Jiménez Spriú, Bruno Bichir, Héctor Bonilla, Lilia Rossbach, Margarita Valdés, entre otros; quienes por medio de una misiva, expresaron su rechazo a esta candidatura.

Esperemos que el reclamo sea legítimo y no este siendo este tema utilizado solo para presionar mejores posiciones por parte de cada grupo. Por lo pronto, se les da el beneficio de la duda.