Columnas

Aún sin logros, AMLO sigue bien calificado

AMLOCortesía

Su aprobación viene de los apoyos económicos que entrega

Sin sorpresas, y como un mago que no saca nuevo de la chistera, así fue como cumplió, apenas, el Ejecutivo Federal su compromiso constitucional de rendir el segundo Informe de actividades. Sin embargo, no deja de sorprender que Andrés Manuel López Obrador (AMLO), de acuerdo a las múltiples encuestas que normalmente se realizan en el marco de este acto de gobierno, siga siendo bien calificado por la población que en promedio le otorga un 58 por ciento a su gestión gubernamental, aún cuando en prácticamente todos los rubros se registran números preocupantes, por no decir desastrosos.

En el reporte presentado por López Obrador el pasado martes 1 de septiembre no hubo lugar para la autocrítica, de manera que, como ya se había adelantado en este espacio, la mala estrategia frente a la pandemia que arroja ya un saldo de 66 mil muertos, los millones de desempleos, la falta de apoyos a emprendedores y empresarios, y el déficit que registra el peor momento económico de México desde 1932, no fueron siquiera mencionados, tampoco se llegó a reconocer que no se ha logrado combatir la corrupción ni barrerla de arriba hacia abajo ni de abajo hacia arriba. Y mucho menos se dijo que la estrategia de ‘abrazos no balazos’ es un error monumental que suma al menos 23 mil homicidios dolosos en los primeros siete meses del presente año y más de 60 mil en lo que va del sexenio.

Fue una “mañanera” más pero que solo alcanzó para cubrir 45 minutos. Un reporte plagado de frases que ya conocemos porque se repiten todos los días en el espacio matutino que se proyecta durante dos horas de lunes a viernes, sin contar los videos que nos entregan los fines de semana.

“Este gobierno no será recordado por corrupto...”. “Ya se acabó la robadera de los de arriba...”. “Ya no hay lujos en el gobierno...”. “No es por presumir, pero en el peor momento contamos con el mejor gobierno...”. “Estamos enfrentando dos crisis al mismo tiempo, la sanitaria y la económica, y vamos saliendo adelante...”. “Los jóvenes (...) tienen garantizado el derecho a la educación y el trabajo; ya no son ‘ninis’. (...) No dejaremos que los jóvenes sean enganchados por la delincuencia...”. “La educación no es privilegio sino un derecho de todo el pueblo...”. “La pandemia no ha desembocado en hambruna, ni en escasez de alimentos, ni en asaltos, y el pueblo tiene recursos para su consumo básico...”. “Pronostiqué que la crisis económica provocada por la pandemia sería transitoria (y...) que saldríamos pronto (...); así está sucediendo: ya pasó lo peor, y ahora vamos para arriba...”. “La caída de la economía fue menor que en Italia, España, Francia y el Reino Unido...”. “México es un ejemplo mundial de cómo hacer realidad el progreso con justicia...”. “Estamos rescatando (a Pemex y a la CFE), haciéndolas más eficientes, limpiándolas de corrupción...”. “Estamos aplicando el programa de reforestación más importante del mundo...”. “Vamos viento en popa en la construcción del Aeropuerto (...), la refinería de Dos Bocas y el Tren Maya...”. “Estamos avanzando en el combate a la delincuencia” (¿aunque los niveles de impunidad -del 95%- sugieran lo contrario?). “Casi en todos los delitos ha habido disminuciones” (¿cómo saberlo, si sólo el 10% se denuncia?). “Ahora hay justicia para el pobre, y en materia de seguridad ya no manda la delincuencia organizada...”. “Ya no hay en el gobierno federal funcionarios como García Luna...”. (Jaime Garcia Elias/El Informador 02/09/20)

Nada nuevo pues. Ahora bien, lo que sí es de llamar la atención es la generosa aprobación con que los mexicanos califican a Andrés Manuel.

El lunes 1 de septiembre, previo al acto constitucional, el diario Reforma publicó en primera plana “Llega debilitado al informe”, y entregó su encuesta realizada en vivienda respondida por 1,200 personas.

En entrevista con el periodista Leo Zuckermann, la coordinadora de encuestas del mencionado diario de circulación nacional, Lorena Becerra, justificó el titular que se le dio a la publicación con el argumento de que el presidente ha perdido 22 puntos desde la primera medición cuando tomó posesión en marzo de 2019.

Subrayó que son 22 puntos de desgaste del presidente y un aumento al doble de su desaprobación, sin embargo, atribuyó el que la gente no lo califique tan mal, “pese a estar reprobado en todos los rubros salvo educación”, a que tiene una buena imagen. “Su aprobación se está sosteniendo básicamente por su imagen y no por resultados efectivos de gobierno que esté viendo la población”.

En la encuesta de Buendía & Laredo, realizada via celular, se encuentra ciertamente lo que podríamos considerar una explicación lógica de que a pesar de los malos resultados de la gestión gubernamental la ciudadanía siga calificando bien al presidente. Y es que cuando se pregunta “lo mejor y lo peor” de la administración, la gente habla de los programas sociales.

En la encuesta señalan como “lo mejor” el apoyo a adultos mayores, programas sociales, apoyos específicos como a jóvenes y al campo y mencionan también entre los aciertos el combate a la corrupción. Entre “lo peor”, apuntan ‘reducir los apoyos, el mal manejo del COVID, la inseguridad y la economía.

Jorge Buendía, explica que la gente no identifica claramente un gran error de esta administración “el primer dato que te dice (la encuesta) cuando contrastas los aciertos con los errores es que tienes una brecha de 20 puntos porcentuales donde hay mayor porcentaje de gente que te puede contestar fácilmente un apoyo versus los que te dicen que tienen en la mente un error claro”.

Entrevistado también por Zuckermann, Roy Campos de Consulta Mitofsky, habló de los resultados de su encuesta vía internet, donde AMLO registra un incremento en sus niveles de aprobación en los últimos dos meses para un 54 por ciento, su mejor calificación en los últimos seis meses. Sin embargo, mencionó que su nivel es muy parecido al que tenían Felipe Calderón y Vicente Fox en vísperas de su respectivo segundo informe; estando Felipe arriba y prácticamente empatados Fox y López Obrador.

Y si bien reconoció que los momentos entre los periodos presidenciales de cada uno son distintos debido a circunstancias que influyen como redes sociales, López Obrador no es el Dios que empezó pues ya trae desgaste de gobierno.

Mitofsky pregunta el apoyo al presidente por profesiones y la encuesta arroja que son principalmente informales, profesores, campesinos, Free lance y amas de casa las que principalmente apoyan a AMLO, quien es peor calificado por empresarios y desempleados, siendo lógico que estos sectores que han sido afectados lo califiquen peor.

Roy Campos subraya que “la oposición de López Obrador es la realidad. Se enfrenta a la realidad cuando hay desempleo y no apoya a los empresarios”.

Y la realidad pronto lo puede alcanzar.

[email protected]

@salvadorcosio1

...