La genialidad detrás de los trastornos del Aprendizaje

Dislexia
Albert Einstein, Leonardo da Vinci o Thomas EdisonInternet

 

Los trastornos del aprendizaje por lo general son catalogados como problemas que tienen los niños o los adultos para estudiar o comprender las clases o la vida cotidiana. Pero, recientemente la ciencia está encontrando pistas sobre una posible relación entre los trastornos del aprendizaje y la genialidad.

A lo largo de la historia, los genios han tratado de hacer realidad sus sueños sin poner atención a las limitaciones que han tenido a lo largo de sus vidas. Ellos no siguen reglas, simplemente desarrollan su genialidad y gracias a ellos es que en la actualidad contamos con tantos avances científicos.

Existen teorías que dicen que los genios de la ciencia como Albert Einstein, Leonardo da Vinci o Thomas Edison podrían haber padecido dislexia, un problema de aprendizaje que se basa en la alteración de la capacidad para leer y escribir, ya que las personas confunden o alteran el orden de las palabras. 

De acuerdo a la CNN, existen numerosos ejemplos de personas con dificultades en el aprendizaje y problemas de desarrollo mental que están o han hecho cosas extraordinarias. Por ejemplo, un niño con autismo que es un maestro en la construcción de Legos, una persona con Síndrome de Asperger que sabe más que cualquiera acerca de la historia presidencial de los Estados Unidos y un niño con dislexia que es un chef experimentado.

En el libro “The Power of Different: The Link Between Disorder and Genius”, la psiquiatra Dr. Gail Saltz dice que las mismas diferencias en el cerebro que causan la dislexia, la depresión y el autismo son las que hacen que estas personas tengan muchas más habilidades creativas y musicales y una mayor empatía para visualizar las cosas de una manera diferente.

En la misma entrevista hecha por la CNN a la Dra. Saltz, la doctora dice que muchos empresarios exitosos tienen el Trastorno de Déficit de Atención (TDA), que se trata de un trastorno de carácter neurobiológico que se caracteriza por la falta de atención, hiperactividad e impulsividad.

En otro estudio hecho por la Universidad Northwestern, se encontró que existe una ventaja significativa a la impulsividad, en este caso, las personas con TDA, que tienen un menor control de sus impulsos, tienden a actuar de una manera más creativa en sus pensamientos al contrario de las personas que no tienen Déficit de Atención.

De acuerdo a la Dra. Saltz, las personas con dislexia tienen una gran probabilidad de tener una aptitud inusual en cuanto a las relaciones visual-espaciales. Esto tiene que ver con las conexiones que tienen en el cerebro que dificultan que la persona lea o haga cosas de una manera en particular. Estas mismas conexiones cerebrales permiten que la persona tenga una especie de habilidad en la visión periférica y en el procesamiento del reconocimiento de patrones.

Saltz hace reconocimiento en su libro a un investigador y profesor clínico de la Universidad de Harvard, la Dra. Beryl Benacerraf con una dislexia severa que a pesar de su condición desarrolló un ultrasonido genético que ha ayudado a los médicos a analizar a los bebés que tienen síndrome de down al poder estudiarlos genéticamente desde que se encuentran en el vientre de su madre por medio de este ultrasonido. La doctora Benacerraf tuvo una gran dificultad para pasar el examen de admisión a la carrera de Medicina y hasta tuvo que recurrir su padre a contactos para que la dejaran entrar a hacer su posgrado en la Universidad de Harvard, pero ya estando ahí, descubrieron que la doctora en realidad era una persona extremadamente inteligente, solo que su manera de comprender las cosas era diferente a la de los demás estudiantes y no fue hasta que se le reconoció que su manera de aprendizaje era distinta cuando la doctora comenzó a destacar.

Vivimos en el mundo del promedio, todo se mide y está basado en los promedios. El sistema educativo está hecho para la gente promedio y es por eso que los niños súper dotados no tienen las mejores calificaciones en la escuela, ya que ellos se salen del promedio.

Un ejemplo es un niño con dislexia, Déficit de Atencion e Impulsividad que es grandioso para las cuestiones artísticas y para los problemas matemáticos siempre y cuando sean verbales, pero por su dislexia y su TDA no logra prestar atención en clases y suele estar reprobado siempre. Pero, al realizarle estudios a este niño nos damos cuenta que su Coeficiente Intelectual está por arriba del promedio e incluso en algunas áreas destaca de más poniéndolo en la categoría de súper dotado. Aquí la culpa no es del niño sino del sistema educativo que está hecho para los niños promedio. Si a un niño con trastornos del aprendizaje se le diera la orientación necesaria podría desarrollar una infinidad de cosas, pero lo que hacemos es en lugar de ayudarlo lo catalogamos como “burro”, “menso”, “distraído” y el niño crece pensando que es así en lugar de desarrollar sus potencialidades.

Todos los genios suelen tener dificultades de adaptación y problemas de aprendizaje. Hay que saber tratar a estos niños para que en lugar de ser incomprendidos podamos dejarlos desarrollar el gran potencial que tienen al crear más y mejores sistemas educativos que se adapten al niño que piensa diferente y poder hacer de este un mundo mejor.

0
comentarios
Ver comentarios