Columnas

Adrián, El Bronco y el procurador se ensañan con el adulto mayor carretonero

Juan RetizGabriela Kalifa

Clara Luz entra al quite. Le da soporte legal, atención médica y dotación de alimentos.

Irreverente

No atendió el citatorio para presentarse ayer en la audiencia en su contra y en vez del bote con que lo amenazaron los abogados del alcalde Adrián de la Garza y del procurador estatal Gustavo Adolfo Guerrero, Juan Antonio Retiz recibió hoy la visita de una brigada de ayuda que le envió la alcaldesa de Escobedo, Clara Luz Flores Carrales.

Les platico: La busqué ayer y al enterarla de la saña con que el alcalde de Monterrey, el gobernador de NL y el procurador del Estado desataron en contra del carretonero -diabético- y de su suegro de 85 años, le pregunté: "¿Le entras?". Y en friega me respondió: "Va".

Y hoy cumplió, porque hasta el humilde domicilio en la Colonia Nueva Esperanza, llegaron abogados, médicos y gente del área de Asistencia Social con víveres para la familia afectada.

Los abogados tomaron nota de la carpeta de investigación 391/2020 abierta por un fiscal que reporta a la procuraduría estatal de NL, a petición del representante legal de la policía municipal de Monterrey, un tal Mario Parra, que fue quien ayer se quedó esperando a Juan en el 4o piso del Palacio de Justicia a donde lo citó para que respondiera por el "grave delito" de maltrato animal, y por el cual me recetaron una multa de $4,310, después de pasar tres días y medio encarcelado.

Los médicos lo trasladaron a una clínica de Escobedo donde iniciaron los primeros estudios para atenderle de una diabetes avanzada que le ha causado severos daños en su pierna izquierda.

Los antecedentes de este indignante caso pueden leerlos en los artículos previos, el primero escrito por mi colega Carolina Garza:

https://detona.com/articulo/la-justicia-es-un-trapo-lleno-de-inmundicias

https://detona.com/articulo/que-poca-madre

El resumen es: Juan Retiz y su suegro de 85 años fueron detenidos cuando circulaban en su carretón por policías de Fuerza Regia- que depende del alcalde Adrián de la Garza- y después de una "acuciosa" evaluación médica del caballo que tiraba el carretón con el que buscaban desperdicios para venderlos, determinaron que ahí había un caso flagrante de maltrato animal.

Esto porque detectaron que el jamelgo mostraba un absceso (por cierto, de nacimiento) en una de sus extremidades y debido a ello, pidieron la intervención de ministeriales que prestos como si se tratara de un peligroso criminal organizado, lo remitieron a una celda, donde permaneció cual peligroso delincuente hasta que un alma caritativa pagó la multa y fue dejado en libertad.

Le advirtieron que ya no podría utilizar al caballo para fines de transporte, solo como esparcimiento y además debería de alimentarlo my bien, porque lo estarían vigilando y si no lo hacía, pa´l bote otra vez.

Juan me dijo cuando lo entrevisté: "Si hay días enteros que se pasan sin que tengamos qué comer, imagínese lo que me están pidiendo. El caballo es nuestro medio para sobrevivir".

Cuando Juan y sus familiares pensaron que ahí había quedado la cosa, ni madres, porque ayer lunes recibieron la visita de un ministerial quien dejó un recado para que se presentara Juan a responder por las acusaciones de maltrato animal que seguían vivas.

Al saberse el caso, ésta familia ha recibido muchas muestras de apoyo de iglesias, organizaciones y personas. Una de ellas me dijo ayer: "Esto que hacemos es de corazón, pero ¿dónde está el gobierno que se dice ´piadoso´ de los pobres, para entrarle al quite".

¿Dónde están las leyes para castigar la saña en contra de la gente más pobre, que toleran el alcalde de Monterrey, el gobernador de NL y el procurador de justicia.

Hoy que se cumplen dos años del gobierno de la 4T, ¿habrá manera de que el huésped de la suite presidencial del Palacio Nacional, le eche un ojo a injusticias infamantes como ésta?

Las arengas populistas de López Obrador no se aterrizan en acciones, porque si así fuera, las leyes que hoy tienen en la calle a peligrosos criminales, serían reformadas por el atajo de inútiles legisladores, que están más ocupados en los tiempos electorales que en su obligación de velar por el bienestar de sus representados.

Y así como le pregunté a Clara Luz, lo hago ahora con los senadores, diputados federales y locales: "¿Le entran?" A ver qué me responden. Digo, si sus múltiples ocupaciones de Total Home se los permiten.

CAJÓN DE SASTRE

"Y el cínico de Adrián de la Garza quiere ser gobernador. Y el procurador Guerrero cobrando un sueldo millonario que no desquita, permitiendo que la justicia por la que se supone debe velar, brille por su ausencia en este y muchos casos. Qué mugrero de funcionarios", dice la irreverente de mi Gaby, ya medio encabronada, desde su búnker atómico de Hualahuises.