martes 14 de agosto de 2018 | 10:53
Columnas

El hashtag #ReactivenALeoGarciaMX: verdades y mentiras

@Manuel_Ibarra jue 19 abr 2018 18:02
Foto propiedad de: Twitter

Bajo la bandera de una supuesta defensa a la “libertad de expresión”, se han difundido toda clase de mensajes falsos y “fake news” en Twitter respecto al tema.

En una primera instancia, todo hace suponer que se trataría de una “causa justa”: Twitter, la gran empresa trasnacional de tecnología censurando a Leo García, el indefenso usuario de esta red, simplemente por compartir sus ideas.

¿Quién es Leo García? Una cuenta de un presunto “experto” en “análisis de redes sociales”, cuya supuesta fama se incrementó después de que proclamara a los 4 vientos que el exitoso trending topic 100% orgánico #UniversitariosConAMLO estaba inflado con “bots”. Esto fue desmentido por investigaciones de medios como Sin Embargo y BuzzFeed. Poco después, ocurrió la presunta suspensión.

Sin embargo, como lo he explicado en Twitter hace unos minutos, el hashtag #ReactivenALeoGarciaMx, que por varios minutos se mantuvo en primer lugar de los trending topics en México, está lleno de contradicciones e información falsa, tanto de parte de quienes lo impulsan, como por parte del propio “afectado”, @LeoGarciaMx.

Para comenzar, el hashtag #ReactivenALeoGarciaMx fue impulsado en un principio por cuentas de bots y trolls, muchas de ellas anónimas, con nombres como “Mafia del Poder” y “Godofredo de Bouillon (sic)”, mismas que son utilizadas principalmente para tuitear mensajes contra “López” y Morena, su agrupación política.

Después de que se logró “inflar” el hashtag, presuntamente mediante una acción coordinada, se sumaron al “apoyo” comunicadores y periodistas como León Krauze, Julio Astillero y la corresponsal de Daily Beast en México, Andrea Noel (@metabolizedjunk), tuiteando mensajes en solidaridad con la presunta víctima.

Al mismo tiempo, varias de las cuentas que inflaron el trending topic, culparon directamente a “Morena”, a medios de comunicación y a los “chairos” (sic) de estar detrás de la presunta suspensión de la cuenta. Sin pruebas, por supuesto.

Sin embargo, pronto comenzaron a surgir grietas en esta versión. Para comenzar, la cuenta no aparecía como “suspendida”, sino como “desactivada”, siendo obvias las diferencias entre ambas modalidades.

En Twitter, las cuentas suspendidas desaparecen y en su lugar aparece un mensaje informando de la suspensión. Las cuentas “desactivadas” muestran el @username del usuario en cuestión, pero aparece un mensaje de que la cuenta “no existe”.

Para desactivar una cuenta en Twitter, se entra a opciones de tu cuenta en Twitter y se elige la opción de "desactivar". Se tiene hasta 30 días para recuperarla, si no es así, Twitter la elimina definitivamente

Ante estos múltiples cuestionamientos, la propia periodista Andrea Noel contactó por otras vías a Leo García, pidiéndole que comprobara que su cuenta había sido suspendida por Twitter.

García se negó señalando que no tenía a la mano el smartphone en donde recibió esos mensajes, aduciendo que “siempre procura separar lo personal y lo del trabajo”.

Ante estas contradicciones, la propia Andrea Noel y muchos otros tuiteros rectificaron en su apoyo a @leogarciamx, ya que ninguna de las evidencias que existen apunta a una “suspensión” de su cuenta, sino a que esta fue desactivada, presuntamente por él mismo u otra persona.

El mismo García habría señalado a través de mensajes de WhatsApp difundidos en Twitter que su cuenta no fue suspendida, sino que fue “hackeado”, por lo cual el hashtag y sus impulsores pejefóbicos han quedado, en mi opinión, 100% desacreditados.

Mucho cuidado con querer utilizar esta falsa alarma para acusar al puntero en las encuestas de la elección presidencial de “censurador” y de que nos quiere controlar las redes “como en Venezuela”. Las pruebas de la falsedad de esta suspensión ahí están y no dudaré en volver a difundirlas, en caso de ser necesario.